Crema de marisco con rape

Hoy te traemos lo mejor del mar a tu mesa. Una receta sabrosa y ligera de esas que  nos sirven para entonar el cuerpo, algo que nos vendrá muy bien para estos primeros días de primavera. Sabemos que las cremas y caldos pueden resultar complicadas, pero te aseguramos que esta te va a resultar más sencilla de lo que piensas.

Ingredientes para 6 personas:

500 g de rape

1 cabeza de merluza

24 gambas

12 almejas

½ cebolla

1 zanahoria

1 puerro

2 dientes de ajo

1 dl de aceite (unas 18 cucharadas)

6 cucharadas de vino blanco

8 cucharadas soperas de harina

1 cucharada sopera de pimentón

½ guindilla

Sal

Preparación:

Pelar y picar los ajos, la cebolla, la parte blanca de los puerros y la zanahoria. Mientras herviremos los tomates 2 minutos hasta que queden escalfados y podamos pelaros. Reservar.

Limpiamos las almejas y empezamos a pelar las gambas, reservaremos la cabeza y las cáscaras para utilizarlos más adelante. Trocear el rape en trozos muy pequeños.

Cogemos la parte verde del puerro y la echamos en un cazo con 2 litros de agua. Lo ponemos a hervir y cuando rompa añadiremos la cabeza de la merluza. Dejamos que hiervan juntos durante 15 minutos.

Freímos la cebolla, el ajo, la zanahoria y la parte blanca del puerro. Cuando este empezando a dorarse los trozos, echamos las cabezas y las cáscaras. Removemos durante unos minutos y añadimos un chorreón de brandy para flamear la mezcla. Después echamos la harina junto con el pimentón.

Ponemos a fuego lento y removemos unos minutos sin dejar de remover. Vertemos el tomate y vino blanco. Una vez mezclado bien añadimos la guindilla. Manteniendo el fuego lento dejamos cocer 20 minutos meneando la cacerola de vez en cuando.

Cogemos el caldo resultado de la cabeza de merluza junto a los puerros y lo añadimos a la cacerola la mitad y dejamos hervir.

Freímos los trocitos de rape durante 3 minutos y los dividimos en dos platos. Batiremos el resto del caldo que nos queda junto a los platos. Lo echamos a la cazuela y lo dejamos hervir 5 minutos. Pasándolo por un pasapurés. Sazonamos mientras hierve.

Freímos ligeramente las gambas junto a las almejas. Cuando estas últimas se abran retiraremos la sartén del fuego.

Por ultimo solo nos quedaría añadir estos dos últimos ingredientes a la mezcla final cociéndolo todo unos 5 minutos. Rectificaremos el punto de sal si lo vemos necesario.

Serviremos caliente.

Ya lo ves: sencillo y delicioso. Claro que, no te esperarías menos, ¿verdad?

Troncos sorpresa

Ahora que se acerca el calor, quizás estés buscando recetas ligeras ideales para mantener la línea y poder lucir ese fantástico bikini que tienes en mente. Pero es verdad que resulta un rollo siempre comer ensaladas y las mismas cosas.

Por ello, hoy te traemos una receta rica y original con puerros, de poder disfrutar de todo el sabor de una forma sana y de un alimento que no es muy consumido, pero es altamente diuréticos, para eliminar todos los líquidos a la vez que las toxinas de nuestro cuerpo. Además de los beneficios de su gran aportación de fibra.

Un alimento recurrente y gran aliado en las dietas para personas preocupadas por su peso, ya que tiene muy pocas calorías.

Ingredientes para 4 personas:

4 puerros grandes

1 cucharada de zumo de limón

2 huevos cocidos

5 filetes de anchoa

50 gr de maíz dulce

1 cucharada de perejil picado

3 cucharadas de aceite

Una cucharada de vinagre de vino

tabasco

pimienta

sal

Preparación:

Cogemos los puerros los lavamos bien, seguidamente los secamos y cortamos quitando las hojas y rebanamos por la mitad a lo largo, dividiendo el puerro en dos.

Cogemos las mitades y las cocemos en agua salpimentada durante 10 minutos. Trascurrido este tiempo, los sacamos y los escurrimos retirando todo el agua. Los dejamos enfriar.

Una vez estén preparados ponemos en una fuente a lo largo las mitades y rociamos con el zumo de limón… ¿No se te está haciendo la boca agua?

Mientras cogen el sabor, coceremos los huevos. Trascurrido el tiempo, los dejamos enfriar y los trocearemos y picaremos en trocitos.

Cogemos una lata de anchoas y las lavamos para desalarlas con abundante agua. Las secamos y después las picamos bien.

El maíz podemos comprarlo en mazorca, pero nos resultara más fácil obteniéndolo en latas ya envasadas en donde ya vienen los granos sueltos y dulces.

Cogemos un bol y echamos los huevos ya cocidos y picados, las anchoas y el perejil, el cual también picaremos bien o usaremos ya picado.

En otro bol prepararemos un aliño con el aceite, el vinagre de vino y el tabasco. Dejándolo a nuestro gusto. Añadiremos esta mezcla al anterior bol.

Rellenamos los puerros con esta mezcla. Los colocamos en una fuente preparándolos y decorando el plato con perejil, para finalmente servir.

Este plato se sirve en temperatura ambiente hasta el momento de servir. Aunque en épocas veraniegas se puede servir fresco ¿Ves por qué se te hacía la boca agua?

 

Jardinera de hortalizas

Quizás estés buscando una forma agradable y colorida de que tus hijos coman hortalizas, ya que tienen muchos nutrientes que favorecen a su crecimiento. Hoy te ofrecemos una receta que además de ser muy sana da mucho juego a la hora de servir, ya que se puede combinar con muchas salsas.

Ideal para cenas, dietas (siempre que no se utilicen salsas) o guarnición tanto para carnes como para pescados. Una forma distinta de comer un plato de verduras que no sea del típico braseado y que está igualmente riquísimo. Prepárate porque este verano está lleno de colores y sabores que encantaran a grandes y pequeños de una manera verdaderamente fácil.

Ingredientes para 6 personas:

2 berenjenas medianas

2 calabacines medianos

2 zanahorias medianas

2 nabos

2 chalotes

2 puerros

1 diente de ajo

1 pimiento rojo mediano

1 pimiento verde mediano

500 gr de patatas

1 rama de apio

Berros

Perejil

Sal

Preparación:

Para empezar comenzaremos por ir lavando, limpiando y cortando las hortalizas anteriores en trozos similares en tamaño. Esto es debido a que, puesto que tienen más o menos la misma dureza, así tardaran el mismo tiempo en hacerse y no tendremos sorpresas de llevarnos a la boca ningún trozo duro o poco hecho.

Cogemos una olla amplia y con la ayuda de un suplemento especial, empezamos a cocer al vapor las patatas, el apio, las zanahorias y los nabos, que requieren un tiempo similar de unos 20 minutos, aproximados. Añadimos sal al agua.

Mientras o después, en otra olla o en la anterior, pondremos a cocer el resto de verduras: los calabacines, los ajos, los chalotes, las berenjenas, los puerros y los pimientos. Ya que también son similares en el proceso y tiempo de cocción. Salamos también el agua al gusto.

Con ya todas las hortalizas al dente, las colocamos en una fuente para servir. Podemos decorarla a nuestro gusto colocando las hortalizas por colores o composiciones llamativas, que hagan aun más apetitoso el plato. Enseguida espolvoreamos encima el perejil picado y los berros. Si lo precisa corregimos la sal o añadimos pimienta molida.

Ya solo tendremos que servir, la forma será aún caliente. Esta receta adquiere muchas formas de aliñarla, con aceite, vinagre de vino, manzana o molerá, o bien haciendo una vinagreta especial. Tanto con cualquier tipo de salsa, como mayonesas o salsas de tomate aromatizado, por ejemplo, con orégano.

Cómo preparar un buen entrecot al queso azul

El entrecot al queso azul es un plato sumamente exquisito, apto para los paladares más exigentes, pues los ingredientes utilizados para su preparación le dan un sabor bien intenso, en especial el roquefort. Básicamente, la salsa de queso azul es el complemento ideal para acompañar este corte, que podemos comprar online a través del sitio online de Carnes Villa María.
Se trata de una propuesta sencilla y rápida, que no caben dudas de que les gustará a tus comensales invitados, por lo que no es necesario ser un gran cocinero para elaborar este sabroso plato. Sólo tienes que seguir los pasos que te daremos a continuación y listo, te lucirás con un sabroso entrecot con salsa de queso azul.
Ingredientes para 4 porciones
4 entrecots de ternera, 100 gramos de nata, 2 cebollas, 6 hojas de albahaca, 50 gramos de queso azul, 50 gramos de queso mascarpone, aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta negra molida a gusto.
Elaboración
Para preparar nuestro entrecot al queso azul, debemos comenzar por pelar las cebollas y cortarlas bien finitas, tipo juliana. Luego, colocamos  una sartén a fuego medio y rehogamos las cebollas con un poco de aceite de oliva virgen.
A continuación, debemos agregar a la sartén el queso azul desmenuzado, la nata y el queso mascarpone. No olvidemos de subir el fuego para que los ingredientes puedan tomar la temperatura necesaria y, por ende, facilitar que el queso se funda, mezclando la preparación con una espátula para evitar que se formen grumos. Salpimentamos a gusto y dejamos cocinar la salsa a fuego lento hasta que espese la nata, logrando así una consistencia cremosa.
Por último, picamos las hojas de albahaca y las agregamos a la preparación, procurando conservar la salsa caliente. Es sugerible probarla para corroborar que esté bien condimentada. Si cuando vayamos a servir la salsa observamos que está demasiado espesa,  entonces la podemos aligerar agregándole un poco de leche.
Para preparar el entrecot, según prefiramos, podemos optar por hacerlo a la parrilla, en una sartén o a la plancha, previamente precalentada y pintada con un poco de aceite de oliva. Lo ideal es que los trozos sean de no más de 2 centímetros,  para facilitar su cocción.
Primero, para poder marcar mejor los trozos de entrecot, debemos pasar ambas caras a fuego fuerte. Una vez hecho esto, es necesario bajar el fuego, echarles sal y pimienta negra, y dejarlos cocer hasta que estén a punto. Para verificar su cocción, antes de retirarlos del fuego es conveniente realizar un pequeño corte en el filete, siempre en la parte más gruesa.
Ahora sí, podemos servir el entrecot y bañarlo con la salsa de queso azul, bien caliente. Acompañarlo con una copa de un rico vino, es una buena opción.
Sugerencias
Para preparar la receta de entrecot al queso azul, las cantidades pueden variar de acuerdo a nuestras preferencias. De este modo, para una salsa más espesa, le podemos agregar más nata, o si nos gusta que sea más ligera sólo basta con añadirle menos nata a la preparación. Lo mismo puede aplicarse a la cantidad de queso azul, de acuerdo a si deseamos una sala de sabor más o menos fuerte.
Para la salsa, además del roquefort, pueden servir cualquiera de los quesos denominados azules, como el queso cabrales, el gorgonzola italiano, el azul danés o el queso stilton inglés. Cualquiera de ellos, puede ser usado para darle consistencia y sabor a la preparación. Por supuesto que cuánto de mejor calidad sea el queso, más intenso será el sabor que tendrá la salsa.
Para darle un toque extra a la receta, aquellos que lo prefieran, tienen la opción de agregarle champiñones. Pero como se trata de un ingrediente que no es del agrado de todos, antes de decidir incorporarlos a la comida es conveniente consultar con los comensales, para que todos puedan disfrutar de este exquisito platillo.

Imagen:

http://farm3.static.flickr.com/2784/4077676997_3ac1ff3118_o.jpg

Surtido de pinchos para un día especial

En el último año el pincho está proliferando en muchos bares, se está volviendo a poner de moda en España y eso hace resurgir y surgir empresas, franquicias, bares, que se dedican a llevar al pincho hasta lo más alto de la escala culinaria.

No es para menos ya que hacer un pincho original que tenga mucho sabor y sea estéticamente atractivo requiere mucha maña y también mucha creatividad, ya que puedes hacer un pincho de cualquier cosa que imagines. Por eso vamos a ver unos cuantos para que los elabores tú mismo y hagas de un día normal toda una celebración en la mesa.

Continue Reading

Pavo relleno

Quien más, quien menos, ha visto en series o películas estadounidenses como en ese país, el cuarto jueves de noviembre, se celebra el día de Acción de Gracias. Y una de las comidas tradicionales de este día es el pavo relleno que, aunque en Europa no se coma para celebrar un festivo puramente americano sí puede disfrutarse como parte de un menú navideño.

Ingredientes:

Si hemos pensado invitar a la familia y algún vecino, de modo que seamos una docena de comensales, aquí van las proporciones (saca la calculadora y adáptalas a la cantidad de personas que vayáis a comer):

Para empezar, para el asado necesitas una pava de como seis kilos, dos manzanas reinetas, una cebolla, cuatro ramitas de apio, sal, pimienta y aceite. El relleno requiere cuatrocientos gramos de pan de maíz, una cebolla, cien gramos de tiras de bacon, treinta pasas de Corinto y seiscientos mililitro de cado de pollo. Finalmente, para el acompañamiento, vas a necesitar puré de patata, boniatos, mermelada de arándanos y mazorcas de maíz.

Elaboración:

Ten en cuenta que para que no se quede seca la carne es conveniente usar una bolsa de asar. Dicho esto, empezamos por untar el pavo en aceite, salpimentarlo y rellenarlo con las manzanas.

Forramos la punta de las patas con papel de aluminio (no sólo queda bonito: evita que se quemen) y metemos el pavo en la bolsa de asar. Junto con él, ponemos el apio y la cebolla picados en trozos grandes. Cerramos y ponemos la bolsa en la bandeja del horno.

Horneamos los ingredientes a ciento setenta y cinco grados un par de horas y media, aunque al alcanzar las dos horas en conveniente poner una lámina de papel de aluminio sobre la pechuga, de modo que no se queme. A las dos horas y media, apagamos el horno y dejamos el asado dentro.

Vamos con el relleno: rehogamos el bacon con la cebolla picada muy fina y, cuando esté transparente, agregamos las migas del pan de maíz y volcamos el caldo. Mezclamos bien durante un ratito, de modo que se quede una masa húmeda. El resto de guarniciones, no requiere explicación alguna.

Recuerda:

Para el asado:

Una pava de unos seis kilos

Dos manzanas reinetas

Una cebolla

Cuatro ramas de apio

Aceite de oliva

Sal

Pimienta

Para el relleno:

Cuatrocientos gramo de pan de maíz

Una cebolla

Cien gramos de bacon en tiras

Treinta pasas de Corinto

Seiscientos mililitros de caldo de pollo

Para acompañar:

Puré de patata

Boniatos

Mazorcas de maíz

Mermelada de arándanos

Reserva tres horas para elaborar esta receta, por lo demás, muy fácil.

Técnicas para cocinar sin grasas y en su jugo: el papillote

El papillote es una técnica de cocina ideal para hacer pescados y verduras, pero también carnes blandas. Esta técnica culinaria es originaria de Francia y consiste en cocinar los ingredientes envueltos para que se hagan en su jugo y con el vapor que desprenden.

Gracias a esta manera de cocinar, los alimentos quedan más blandos y suaves de sabor y a la vez conservan todo su aroma ya que se cocinan en su propio jugo. Además, es una forma de no comer absolutamente nada de grasas añadidas, por lo que es fantástico en las dietas o si se quiere comer ligero y sano.

Continue Reading

El Tesoro de los Frutos Secos

Hay una información que pulula por ahí desde hace varios años que dice que los frutos secos engordan, naturalmente todo lo que se coma en exceso engorda (bueno, en realidad no engorda al comida sino que engorda quien la come), pero la verdad es que los frutos secos naturales (sin sal) ayudan a nuestro organismo de mil maneras distintas.

Aquí os informaremos sobre algunos de estos frutos que recomendamos no comer demasiados, pero que con unos cuantos al día será suficiente y no nos engordara, más bien, nos proporcionara mucha mejor salud y una vida más sana.

nuts

Frutos Secos

Vitaminas/Minerales

Propiedades

Almendras

Calcio, ricas en fibra, vitaminas B1,B2, PP, C, A, D y E, fósforo, hierro, etc. Anti-colesterol, fortalecen el corazón, excelente complemento de la dieta.

Anacardos

Grasas insaturadas, selenio, magnesio, vitaminas B1, B2 y B5, potasio, calcio, hierro y fósforo. Efecto antioxidante, anti-colesterol, previene el desarrollo de algunos tipos de cáncer.

Avellanas

Cobre, calcio, magnesio, vitamina B y E Anti-envejecimiento, fortalece el sistema nervioso.

Cacahuetes

Mineral alto folato, coenzima Q10 vitamina E, folato y magnesio. Regulador de insulina y glucosa, excelente para el cerebro.

Castañas

Calcio, ricas en fibra y carbohidratos, potasio, minerales, vitaminas del grupo B y fósforo. Ayudan al transito intestinal, controlan la anemia y la hipertensión, quita la sensación de hambre.

Nueces

Cobre, zinc, vitamina E, Ácido linoleico, fibra, Vitamina B6 y E, zinc. Aporte energético, relaja los vasos sanguíneos, reduce la tensión arterial, previene afecciones cardiacas.

Piñones

Proteínas, vitaminas y sales minerales, Ácidos grasos poli-insaturados, potasio, fósforo, magnesio, hierro, ácido fólico, calcio. Anti-colesterol, osteoporisis, ayudan a las etapas de crecimiento, enfermedades cardiovasculares.

Pistachos

Hierro, minerales, rico en fibra, ácidos grasos poli-insaturados, ácido oleico. Ayudan al transito intestinal y a bajar el colesterol.

Semillas de Girasol

Fósforo, potasio, magnesio, ácido fólico, vitamina B1 y E, calcio, ácidos grasos insaturados. Evita problemas circulatorios y problemas cardiovasculares, mejoran el rendimiento físico, favorecen al cerebro, aumenta las defensas del cuerpo.

Semillas de Calabaza

Proteínas, ácidos grasos, aminoácidos, minerales, ácido cucúrbico, vitaminas B, C, D, E y K, omega 3, omega 6, zinc, calcio, potasio, hierro, fosforo.  Propiedades anti-inflamatorias, emolientes y antiparasitarias, fortalece la vista, mejoran el funcionamiento de la uretra y la vejiga, evita cálculos renales.

 

Todos los frutos secos son maravillosos antioxidantes, protegen el sistema cardiovascular, son anti-colesterol, mejoran las funciones cerebrales, mejoran el transito intestinal, aportan grasas no saturadas, contando también que son excelentes para el cutis, cabello y uñas entre otros beneficios.

Unas kokotxas de muerte

Si te encantan las kokotxas y quieres disfrutar de este plato no puedes perderte la receta que te voy a ir explicando a continuación. De verdad que no te arrepentirás,¡ están de muerte! te lo digo yo, que cada vez que las hago la cazuela queda reluciente. Si un día quiere sorprender a tus invitados con un buen plato tradicional, las kokotxas al pil pil no te fallarán nunca.

Existen dos tipos de kokotxas, las de merluza y las de bacalao. Las primeras son menos gelatinosas que las segundas, por tanto, si la gelatina no es lo vuestro, es mejor que optéis directamente por las de merluza. Es verdad que éstas suelen ser bastante más caras, pero merece la pena. En general, el coste de los dos tipos de kokotxas es bastante elevado porque hay que tener en cuenta que de cada merluza, solamente sale una. Continue Reading

Trucos en la cocina

Siempre necesitamos algunos truquillos al hacer nuestras comidas y así nos ahorramos tiempo y dolores de cabeza.  En este post te informamos de algunos de esos trucos.

Pechuga de Pavo Seca: Sabemos que la pechuga de pavo casi siempre, por no decir siempre, queda muy seca. Cuando hagas pavo al horno, si lo vas a hacer entero, haz lo siguiente: compra en la farmacia una jeringa con aguja, la llenas de whisky o ron y se la pinchas en varias partes de la pechuga. Hazlo varias veces mientras el pavo está en el horno. Riquísimo.

Detalle del Zancarrón en Salsa con Vermout

Estofado de Carne Dura: Si vas hacer estofado de carne, mientras se va haciendo, échale un poquito de bicarbonato, con la punta de una cuchara pequeña, bastara para que quede muy suave.

Corrigiendo

Comida Muy Salada: Si la comida te está quedando salada mientras la cocinas y no quieres echarle más agua, puedes echarle una patata picada y dejar que se cocine con la comida, absorberá gran cantidad de sal.

Pastoso o Apelmazado: Si vas hacer arroz o pasta y no quieres que se te peguen o te queden pastosos o apelmazados, échale ½ limón al agua hirviendo y después echa el arroz o la pasta, te quedara suelto y perfecto.

Esos (molestos) grumitos

Grumos en la Sopa de Sobre: Si quieres preparar una sopa de sobre, en la que normalmente se hacen grumos, échale un chorrito de aceite de oliva al agua hirviendo y después echa el contenido del sobre sin dejar de remover.

Aceites con Sabores: Si quieres que tu aceite para la ensalada tenga otro sabor, puedes agregarle a tu aceitera el condimento que más te guste como un ajo, o una guindilla o unas ramitas de menta o de hierbabuena, le dará a tus ensaladas un sabor… huuummm… especial.

De hacerlo, hagámoslo bien

Ensalada bien aliñada: Cuando tengas la ensalada ya limpia y puesta en un recipiente, lo primero que tienes que echarle es la sal, después el vinagre y por último el aceite: te quedará mucho más sabrosa.

Tomates bien pelados: Si quieres pelar tomates y que no se te vaya parte de la carne con la piel, pon un cazo con agua a hervir y cuando ya esté hirviendo, retírala del fuego y pones los tomates durante 1 minuto, los retiras y pélalos, veras que fácil se pelan.

Albóndigas Suaves y Jugosas: Si quieres que las albóndigas te salgan mucho más suaves, puedes echarle a la carne picada una rebanada de pan de molde previamente mojado y un huevo. Mézclalo bien y sazónalo a tu gusto.