puerros1-550x288.jpg

Troncos sorpresa

Ahora que se acerca el calor, quizás estés buscando recetas ligeras ideales para mantener la línea y poder lucir ese fantástico bikini que tienes en mente. Pero es verdad que resulta un rollo siempre comer ensaladas y las mismas cosas.

Por ello, hoy te traemos una receta rica y original con puerros, de poder disfrutar de todo el sabor de una forma sana y de un alimento que no es muy consumido, pero es altamente diuréticos, para eliminar todos los líquidos a la vez que las toxinas de nuestro cuerpo. Además de los beneficios de su gran aportación de fibra.

Un alimento recurrente y gran aliado en las dietas para personas preocupadas por su peso, ya que tiene muy pocas calorías.

Ingredientes para 4 personas:

4 puerros grandes

1 cucharada de zumo de limón

2 huevos cocidos

5 filetes de anchoa

50 gr de maíz dulce

1 cucharada de perejil picado

3 cucharadas de aceite

Una cucharada de vinagre de vino

tabasco

pimienta

sal

Preparación:

Cogemos los puerros los lavamos bien, seguidamente los secamos y cortamos quitando las hojas y rebanamos por la mitad a lo largo, dividiendo el puerro en dos.

Cogemos las mitades y las cocemos en agua salpimentada durante 10 minutos. Trascurrido este tiempo, los sacamos y los escurrimos retirando todo el agua. Los dejamos enfriar.

Una vez estén preparados ponemos en una fuente a lo largo las mitades y rociamos con el zumo de limón… ¿No se te está haciendo la boca agua?

Mientras cogen el sabor, coceremos los huevos. Trascurrido el tiempo, los dejamos enfriar y los trocearemos y picaremos en trocitos.

Cogemos una lata de anchoas y las lavamos para desalarlas con abundante agua. Las secamos y después las picamos bien.

El maíz podemos comprarlo en mazorca, pero nos resultara más fácil obteniéndolo en latas ya envasadas en donde ya vienen los granos sueltos y dulces.

Cogemos un bol y echamos los huevos ya cocidos y picados, las anchoas y el perejil, el cual también picaremos bien o usaremos ya picado.

En otro bol prepararemos un aliño con el aceite, el vinagre de vino y el tabasco. Dejándolo a nuestro gusto. Añadiremos esta mezcla al anterior bol.

Rellenamos los puerros con esta mezcla. Los colocamos en una fuente preparándolos y decorando el plato con perejil, para finalmente servir.

Este plato se sirve en temperatura ambiente hasta el momento de servir. Aunque en épocas veraniegas se puede servir fresco ¿Ves por qué se te hacía la boca agua?

 

sopa-de-pescado-1000x288.jpg

Sopa de pescado y marisco, ¡qué manjar!

Para a los que el pescado nos gusta más que a un tonto un lápiz, esta receta nos gusta muchísimo. Si os hablo sinceramente, es uno de los platos que más me gustan junto con los chipirones en su tinta y las cocochas. A los carnívoros, os invitaría a probar este plato de rechupete que seguro os hará cambiar de opinión sobre los platos del mar.

Según la región de España, cada sopa tendrá una característica distinta. En el País Vasco por ejemplo se le añade pan de “sopako“. Como su nombre indica en euskera es pan para la sopa. Es una pistola de pan muy tostada que intensifica ese color amarronado que le dan otros ingredientes.

Continue Reading

1314_cremademariscoconrape_1270023094.jpg

Crema de marisco con rape

Hoy te traemos lo mejor del mar a tu mesa. Una receta sabrosa y ligera de esas que  nos sirven para entonar el cuerpo, algo que nos vendrá muy bien para estos primeros días de primavera. Sabemos que las cremas y caldos pueden resultar complicadas, pero te aseguramos que esta te va a resultar más sencilla de lo que piensas.

Ingredientes para 6 personas:

500 g de rape

1 cabeza de merluza

24 gambas

12 almejas

½ cebolla

1 zanahoria

1 puerro

2 dientes de ajo

1 dl de aceite (unas 18 cucharadas)

6 cucharadas de vino blanco

8 cucharadas soperas de harina

1 cucharada sopera de pimentón

½ guindilla

Sal

Preparación:

Pelar y picar los ajos, la cebolla, la parte blanca de los puerros y la zanahoria. Mientras herviremos los tomates 2 minutos hasta que queden escalfados y podamos pelaros. Reservar.

Limpiamos las almejas y empezamos a pelar las gambas, reservaremos la cabeza y las cáscaras para utilizarlos más adelante. Trocear el rape en trozos muy pequeños.

Cogemos la parte verde del puerro y la echamos en un cazo con 2 litros de agua. Lo ponemos a hervir y cuando rompa añadiremos la cabeza de la merluza. Dejamos que hiervan juntos durante 15 minutos.

Freímos la cebolla, el ajo, la zanahoria y la parte blanca del puerro. Cuando este empezando a dorarse los trozos, echamos las cabezas y las cáscaras. Removemos durante unos minutos y añadimos un chorreón de brandy para flamear la mezcla. Después echamos la harina junto con el pimentón.

Ponemos a fuego lento y removemos unos minutos sin dejar de remover. Vertemos el tomate y vino blanco. Una vez mezclado bien añadimos la guindilla. Manteniendo el fuego lento dejamos cocer 20 minutos meneando la cacerola de vez en cuando.

Cogemos el caldo resultado de la cabeza de merluza junto a los puerros y lo añadimos a la cacerola la mitad y dejamos hervir.

Freímos los trocitos de rape durante 3 minutos y los dividimos en dos platos. Batiremos el resto del caldo que nos queda junto a los platos. Lo echamos a la cazuela y lo dejamos hervir 5 minutos. Pasándolo por un pasapurés. Sazonamos mientras hierve.

Freímos ligeramente las gambas junto a las almejas. Cuando estas últimas se abran retiraremos la sartén del fuego.

Por ultimo solo nos quedaría añadir estos dos últimos ingredientes a la mezcla final cociéndolo todo unos 5 minutos. Rectificaremos el punto de sal si lo vemos necesario.

Serviremos caliente.

Ya lo ves: sencillo y delicioso. Claro que, no te esperarías menos, ¿verdad?

como-hacer-fajitas-mexicanas1.jpg

Fajitas mexicanas

Hoy te traigo una receta ideal para cuando tienes poco tiempo para cocinar y precisas algo rápido. Esta receta es de mis preferidas, por su sabor, su toque picante y porque me recuerda a las fiestas mexicanas con sombreros de mariachi, tequila, “¡¡Ayayayyyy!!” y todos los tópicos.

Se conoce como fajitas a un delicioso plato que nació en México, allá por 1930, cuando los trabajadores de la zona de Texas (EE.UU.) preparaban de almuerzo una combinación de carnes y vegetales servidos en tortillas.

Vamos, pues, a  ver, a modo de ejemplo, cómo hacer Fajitas de pollo, sencillita y fenomenal para los amigos del picante.

Ingredientes:

Una cebolla mediana

Un pimiento verde

Un pimiento rojo

Dos pechugas de pollo sin piel y deshuesadas

Dos limones

Comino molido

Sal

Pimienta

Aceite de oliva

Cuatro tortillas de trigo

Un yogur natural

Queso rallado

Para la salsa:

Siete tomatitos pequeños

Perejil

Elaboración:

Vas a empezar por corta las pechugas de pollo, la cebolla y el pimiento en tiras pequeñas; las colocas en un bol y, al mismo recipiente, le añades medio limón, comino, pimentón y, para culminarlo, sal, pimienta y aceite de oliva. Tómate un ratito para mezclarlo todo muy bien.

Acto seguido, mientras reposa la carne ya condimentada, preparas la salsa, para lo que vas a cortar los tomatitos y a picar el perejil. Pon los tomates en un bol, junto con medio limón, sal, aceite de oliva, pimienta y una pizca de perejil.

Una vez que ha reposado la carne, calentamos aceite en una sartén, añadimos las tiras de pollo junto con el pimiento y la cebolla. Fríelo durante siete minutos, removiendo a menudo.

Mientras se va haciendo el pollo, puedes seguir con la salsa, a la que añadirás, a tu gusto, cebollino, limón, pimienta y yogur natural. También quedará estupendo un poco de queso rallado que le añadas.

Una vez dorado el pollo, calienta as tortillas en el microondas, ponlas junto a las salsas y que cada cual decida cómo comerse su fajita.

¡Te chuparás los dedos! y nunca mejor dicho, ya que estas fajitas se comen con las manos y seguramente se te escape un poco de salsa. A propósito, puedes encontrar los productos mexicanos cualquier supermercado sin problema, bien de marca comercial, bien de marca blanca.

Por supuesto, las fajitas, que también se conocen como “tacos mexicanos” permiten una variedad de rellenos sólo limitada por la imaginación del cocinero.

carne-tomate-andaluz.jpg

Carne con tomate al estilo andaluz

A fuego lento y con amor

A fuego lento y con amor

Hay platos que deben cocinarse como antaño, al abrigo de una buena lumbre: despacio, con calma, en un silencio apenas quebrado por el tic-tac del reloj de la cocina, respetando los tiempos, observando la comida que pide una pizquita más de sal, un poquito más de agua, bajar un poco el fuego. Continue Reading

4077676997_3ac1ff3118_o2.jpg

Cómo preparar un buen entrecot al queso azul

El entrecot al queso azul es un plato sumamente exquisito, apto para los paladares más exigentes, pues los ingredientes utilizados para su preparación le dan un sabor bien intenso, en especial el roquefort. Básicamente, la salsa de queso azul es el complemento ideal para acompañar este corte, que podemos comprar online a través del sitio online de Carnes Villa María.
Se trata de una propuesta sencilla y rápida, que no caben dudas de que les gustará a tus comensales invitados, por lo que no es necesario ser un gran cocinero para elaborar este sabroso plato. Sólo tienes que seguir los pasos que te daremos a continuación y listo, te lucirás con un sabroso entrecot con salsa de queso azul.
Ingredientes para 4 porciones
4 entrecots de ternera, 100 gramos de nata, 2 cebollas, 6 hojas de albahaca, 50 gramos de queso azul, 50 gramos de queso mascarpone, aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta negra molida a gusto.
Elaboración
Para preparar nuestro entrecot al queso azul, debemos comenzar por pelar las cebollas y cortarlas bien finitas, tipo juliana. Luego, colocamos  una sartén a fuego medio y rehogamos las cebollas con un poco de aceite de oliva virgen.
A continuación, debemos agregar a la sartén el queso azul desmenuzado, la nata y el queso mascarpone. No olvidemos de subir el fuego para que los ingredientes puedan tomar la temperatura necesaria y, por ende, facilitar que el queso se funda, mezclando la preparación con una espátula para evitar que se formen grumos. Salpimentamos a gusto y dejamos cocinar la salsa a fuego lento hasta que espese la nata, logrando así una consistencia cremosa.
Por último, picamos las hojas de albahaca y las agregamos a la preparación, procurando conservar la salsa caliente. Es sugerible probarla para corroborar que esté bien condimentada. Si cuando vayamos a servir la salsa observamos que está demasiado espesa,  entonces la podemos aligerar agregándole un poco de leche.
Para preparar el entrecot, según prefiramos, podemos optar por hacerlo a la parrilla, en una sartén o a la plancha, previamente precalentada y pintada con un poco de aceite de oliva. Lo ideal es que los trozos sean de no más de 2 centímetros,  para facilitar su cocción.
Primero, para poder marcar mejor los trozos de entrecot, debemos pasar ambas caras a fuego fuerte. Una vez hecho esto, es necesario bajar el fuego, echarles sal y pimienta negra, y dejarlos cocer hasta que estén a punto. Para verificar su cocción, antes de retirarlos del fuego es conveniente realizar un pequeño corte en el filete, siempre en la parte más gruesa.
Ahora sí, podemos servir el entrecot y bañarlo con la salsa de queso azul, bien caliente. Acompañarlo con una copa de un rico vino, es una buena opción.
Sugerencias
Para preparar la receta de entrecot al queso azul, las cantidades pueden variar de acuerdo a nuestras preferencias. De este modo, para una salsa más espesa, le podemos agregar más nata, o si nos gusta que sea más ligera sólo basta con añadirle menos nata a la preparación. Lo mismo puede aplicarse a la cantidad de queso azul, de acuerdo a si deseamos una sala de sabor más o menos fuerte.
Para la salsa, además del roquefort, pueden servir cualquiera de los quesos denominados azules, como el queso cabrales, el gorgonzola italiano, el azul danés o el queso stilton inglés. Cualquiera de ellos, puede ser usado para darle consistencia y sabor a la preparación. Por supuesto que cuánto de mejor calidad sea el queso, más intenso será el sabor que tendrá la salsa.
Para darle un toque extra a la receta, aquellos que lo prefieran, tienen la opción de agregarle champiñones. Pero como se trata de un ingrediente que no es del agrado de todos, antes de decidir incorporarlos a la comida es conveniente consultar con los comensales, para que todos puedan disfrutar de este exquisito platillo.

Imagen:

http://farm3.static.flickr.com/2784/4077676997_3ac1ff3118_o.jpg

bullabesa-469x288.jpg

Bullabesa

La receta de hoy para algunos tiene su origen en el recetario catalán. Aunque se relaciona más con la comida francesa. Y es prima hermana de la sopa caldeirada portuguesa. Aunque es un plato más típico hoy en día en le provincia Provenza y en la ciudad de Marsella.

Se compone de una sopa de diversos pescados, normalmente servidos enteros y según los sitios donde se haga, puede llevar patatas o no.

Ingredientes para 4 personas:

2 kg de pescado variado (puede ser gallo de mar, rape, bacalao, atún…)

200 g de galeras y cigalas

1 cebolla grande

400 g de tomates

3 dl de aceite

2 dientes de ajo

3 ramitas de perejil

1 ramita de hinojo

Un poco de cascara de naranja

Azafrán

Unos picatostes

Sal

Pimienta

Para la salsa rouille:

3 dientes de ajo

1 pimiento morrón

3 cucharadas de aceite de oliva

1 rebanada gruesa de pan del día anterior

1 taza de caldo de pescado

Preparación:

Para empezar, deberemos limpiar minuciosamente el pescado, quitarle las espinas, las escamas y salarlo.

Cortar fina la cebolla y los ajos. Pelar y picar seguidamente el tomate.

Calentar una cazuela ancha con la mitad del aceite, echar los ingredientes ajo y cebolla hasta rehogar y después añadir los tomates. Dejar a fuego lento hasta que reduzca el agua.

Le añadiremos posterior mente 3 litros de agua caliente. Le agregaremos el hinojo, el laurel, el perejil, el tomillo y el trozo de cascara de naranja con un clavo de especia. Mezclar todo muy bien.

Sazonar con sal y pimienta el resultado. Añadir el resto del aceite mientras seguimos mezclando.

Poner azafrán sobre los pescados y los cocemos a fuego lento. Es importante cocinar antes los que necesiten más tiempo para hacerse y reservar los que tengan que estar con menos tiempo.

Coceremos todos los pescados juntos durante 15 minutos.

Mientras, podemos untar un diente de ajo al pan y después calentarlo al horno.

Sacar con cuidado el pescado, para que no se desmorone y colocarlo en una fuente.

Para servir el caldo en los platos colocaremos las tostadas de pan encima.

El pescado lo serviremos con la salsa rouille.

Preparación salsa rouille:

Lavar bien el pimiento morrón, retirándole las semillas. Pelar los dientes de ajo.

Poner la miga del pan en remojo, la corteza no.

Majar en un mortero los dientes del ajo y el pimiento hasta obtener una pasta fina. Añadir la miga de pan bien escurrida.

Seguiremos manejando esta masa en el mortero vertiendo aceite poco a poco hasta conseguir que la masa espese.

Desleírla con el caldo de pescado y poner en una salsera.

kokotxa-800x288.jpg

Unas kokotxas de muerte

Si te encantan las kokotxas y quieres disfrutar de este plato no puedes perderte la receta que te voy a ir explicando a continuación. De verdad que no te arrepentirás,¡ están de muerte! te lo digo yo, que cada vez que las hago la cazuela queda reluciente. Si un día quiere sorprender a tus invitados con un buen plato tradicional, las kokotxas al pil pil no te fallarán nunca.

Existen dos tipos de kokotxas, las de merluza y las de bacalao. Las primeras son menos gelatinosas que las segundas, por tanto, si la gelatina no es lo vuestro, es mejor que optéis directamente por las de merluza. Es verdad que éstas suelen ser bastante más caras, pero merece la pena. En general, el coste de los dos tipos de kokotxas es bastante elevado porque hay que tener en cuenta que de cada merluza, solamente sale una. Continue Reading

Aguacates-en-ensalada-569x288.jpg

Aguacates en ensalada

Ingredientes:

3 aguacates

5 ramas de apio blanco

1 cogollo de lechuga

3 huevos duros

100 gr de almendras crudas y peladas

3 cucharadas de nata liquida

Limón

Aceite

Pimienta

Sal

Preparación:

Para empezar esta exótica receta procederemos a preparar los aguacates. La forma es pelándolos y cortándoles la pulpa en dados de tamaños lo más similares posibles, reservamos en un recipiente. De la misma forma, separamos las ramas de la lechuga, las limpiamos con agua, cortamos en trozos y vamos colocando sus trozos en  los extremos de una bandeja amplia, que será donde sirvamos la ensalada.

Te recomendamos que metas la fuente en el frigorífico para que este más fresca a la hora de comer. De esta forma, además, la lechuga no pierde frescura y ni se pone fea, siguiendo estando crujiente. Que es lo que con el calor les suele suceder, que se mustia.

Ponemos los huevos a cocer en un cazo al fuego. Mientras iremos preparando el resto de ingredientes, en este caso el apio. Para ello tienes que quitar las partes duras, así como las hebras y cortarlo en bastoncillos. Echamos en el mismo recipiente que el guacamole.

Añadiéndole después el aceite, el limón, la pimienta y por último la sal, estos dos al gusto. De esta forma, si ponemos la tapa al recipiente, podemos gracias a sacudidas enérgicas de arriba y abajo, hacer que se mezcle a la perfección nuestros ingredientes, sin necesidad de darle vueltas en la bandeja y estropear la presentación.

Abrimos y con la ayuda de una cuchara extendemos su interior por la bandeja, que ya habremos sacado del frigorífico, sin tapar la lechuga, por el centro. Con los huevos ya cocidos los pelamos y cortamos. Una vez listo los ponemos encima del resto de esta ensalada y adornamos su presentación.

Solo nos queda servir en la mesa y esperar el entusiasmo de los comensales, ya que es un plato fresco, cómodo y muy rico. Seguro que les encantara.

Consejo:

Cuando cortes aguacates y tengas que conservarlos un tiempo, echarlos en un recipiente junto a su hueso. El ayudara a que no se estropee y se conserve fresco hasta que lo necesitemos.

Si tienes montada la ensalada con anticipación o tienes que esperar para servirla. Puedes guardarla en el frigorífico. Al estar ya aliñada no olvides taparla con papel de aluminio o trasparente. Así no se estropeara.

 

2058034240_dfdf9003b2_b-1000x288.jpg

Pavo relleno

Quien más, quien menos, ha visto en series o películas estadounidenses como en ese país, el cuarto jueves de noviembre, se celebra el día de Acción de Gracias. Y una de las comidas tradicionales de este día es el pavo relleno que, aunque en Europa no se coma para celebrar un festivo puramente americano sí puede disfrutarse como parte de un menú navideño.

Ingredientes:

Si hemos pensado invitar a la familia y algún vecino, de modo que seamos una docena de comensales, aquí van las proporciones (saca la calculadora y adáptalas a la cantidad de personas que vayáis a comer):

Para empezar, para el asado necesitas una pava de como seis kilos, dos manzanas reinetas, una cebolla, cuatro ramitas de apio, sal, pimienta y aceite. El relleno requiere cuatrocientos gramos de pan de maíz, una cebolla, cien gramos de tiras de bacon, treinta pasas de Corinto y seiscientos mililitro de cado de pollo. Finalmente, para el acompañamiento, vas a necesitar puré de patata, boniatos, mermelada de arándanos y mazorcas de maíz.

Elaboración:

Ten en cuenta que para que no se quede seca la carne es conveniente usar una bolsa de asar. Dicho esto, empezamos por untar el pavo en aceite, salpimentarlo y rellenarlo con las manzanas.

Forramos la punta de las patas con papel de aluminio (no sólo queda bonito: evita que se quemen) y metemos el pavo en la bolsa de asar. Junto con él, ponemos el apio y la cebolla picados en trozos grandes. Cerramos y ponemos la bolsa en la bandeja del horno.

Horneamos los ingredientes a ciento setenta y cinco grados un par de horas y media, aunque al alcanzar las dos horas en conveniente poner una lámina de papel de aluminio sobre la pechuga, de modo que no se queme. A las dos horas y media, apagamos el horno y dejamos el asado dentro.

Vamos con el relleno: rehogamos el bacon con la cebolla picada muy fina y, cuando esté transparente, agregamos las migas del pan de maíz y volcamos el caldo. Mezclamos bien durante un ratito, de modo que se quede una masa húmeda. El resto de guarniciones, no requiere explicación alguna.

Recuerda:

Para el asado:

Una pava de unos seis kilos

Dos manzanas reinetas

Una cebolla

Cuatro ramas de apio

Aceite de oliva

Sal

Pimienta

Para el relleno:

Cuatrocientos gramo de pan de maíz

Una cebolla

Cien gramos de bacon en tiras

Treinta pasas de Corinto

Seiscientos mililitros de caldo de pollo

Para acompañar:

Puré de patata

Boniatos

Mazorcas de maíz

Mermelada de arándanos

Reserva tres horas para elaborar esta receta, por lo demás, muy fácil.