5528489760_0470e4773d-500x288.jpg

Recetas Económicas

Estamos en una época en que el ahorro es primordial, pero en la alimentación, aunque tengamos que buscar los precios más aceptables para nuestro presupuesto, no debemos escatimar calidad.  En este post te daremos algunas ideas para que no gastes mucho y comas sabroso.

Albóndigas de Patatas y Atún

Ingredientes:

5 Patatas medianas

4 Latas de atún en conserva

1 Cucharadita de mantequilla

1 Huevo

Harina

Aceite

Pimienta

Sal

Preparación:

Abre las cuatro latas de atún en conserva (puedes escoger en escabeche, al natural o con aceite de oliva o girasol, lo que más te guste), escúrrelos bien y cuando estén bien escurridos los desmenuzas, los colocas en un bol mediano y reservas.

DSC_6932

Mientras, limpia las patatas, pélalas y córtalas en tacos medianos, ponlas a hervir durante unos 15 minutos a fuego alto, agrégale sal y pimienta al agua. Cuando estén hervidas las patatas déjalas enfriar un poco, escúrrelas luego bien y pásalas por un pasapuré (tiene que quedar espesito).

Mezcla el puré con el atún y agrégale una cucharadita de mantequilla, revuelve todo durante un rato para que se una perfectamente y se forme una masa (Si ves la masa demasiado espesa échale un poquito de leche).

Escoge una sartén amplia y un poco profunda y agrégale aceite, ponla a fuego moderado y mientras se calienta coge el huevo y bátelo; coge otro recipiente y agrégale harina. Con la masa ve haciendo las albóndigas y vas pasándolas una a una primero por el huevo y después por la harina.

Cuando este caliente el aceite ve friéndolas hasta que estén doradas. Puedes acompañar estas albóndigas con una ensalada o con tomate crudo al que hayas espolvoreado sal y un poco de orégano o menta y le echas un chorrito de aceite de oliva… ¡Riquísimo!

Brochetas a la Parrilla

Ingredientes:

½ kg. Langostinos cocinados descabezados

4 Calabacines pequeños

2 Cebollas pequeñas

2 Tomates pequeños no muy maduros

Sal y Pimienta

Preparación:

Pelas los langostinos y ponlos a hervir a fuego alto unos 5 minutos, reserva. Lava bien los calabacines y los tomates y córtalos en rodajas medianas sin pelar; después pela la cebolla y córtala en rodajas medianas. Salpimentas a tu gusto y reservas.

Coge una sartén grill y échale un chorrito de aceite, cuando este caliente pon los langostinos, los calabacines, las cebollas y el tomate por una cara para que se vayan dorando y al rato voltéalos para que se hagan por el otro lado, con cuidado que no se quemen. Cuando estén hechos, deja enfriar un poco e insértalos a tu gusto en las brochetas. ¡Sabrosísimo!

Entrecot-de-buey-con-berenjenas-500x288.jpg

Entrecot de buey con berenjenas

¡A ver si te atreves, valiente! A ver si haces a ese plato formar parte de un menú, con sus entrantes, primero, el propio entrecot de buey con berenjenas y luego, para rematarlo, te comes el postre.

Lo cierto es que está pensado para ser un plato único, de modo que el reto del primer párrafo es sólo para verdaderos glotones. Las cantidades que aquí te ofrecemos están pensadas para que dos personas queden muy saciadas. So sí¨: es un plato único que vas a tardar en olvidar: ¡está buenísimo!

Entrecot de buey con berenjenas

Entrecot de buey con berenjenas

Ingredientes:

Vamos a ver, una vez ataviado con el gorro y el mandil, o con lo último de Agatha Ruiz de la Prada, lo que prefieras ponerte para cocinar, dispón sobre la mesa un entrecot de buey, una berenjena, tomillo, romero, pimienta verde en grano, aceite de oliva y sal.

Eso es todo. Como ves, un plato sencillito.

Preparación:

Vamos a empezar cortando la berenjena sin pelar en rodajas finitas. Chacachacachach… ¡¡Ay!! ¡El dedo! ¿Quién te mandaba imitar a Arguiñano? En fin, cúratelo mientras termino yo de cortar la berenjena (…) ¿Ya? Pues fríe la lonchas de la hortaliza en aceite de oliva y resérvalas.

En la misma sartén, marca el entrecot (no te quemes: la carne que queremos comernos es la de la res, no la tuya) por ambos lados. Sácalo y límpialo, quitando la grasa y el nervio lateral. Filetéalo. Así, con cuidado de mantener los diez dedos pegados a sus respectivas manos.

(… Nueve y diez…) ¡Bien! Conservas todos los dedos. Para celebrarlo, vamos a seguir cocinando. Prepara a carne en una bandeja, dejando un par de rodajas de berenjena entre cada tajada.

Ahora echa encima una buena cantidad de pimienta verde, rectifica la sal (esto quiere decir que pruebes la receta y le añade la sal que corresponda, no que cambies los granos de sal de lugar). Añádele también unas ramas de romero y tomillo junto con un chorro de aceite de oliva. Ponlo a gratinar hasta que el plato esté hecho.

¡Atención! Truqui

A la hora de presentar este palto, coloca la carne en el centro del pato y añádele un poco (sólo un poco, por favor) de aceite de oliva.

Recuerda:

Un entrecot de buey

1 berenjena

Tomillo

Romero

Pimienta verde en grano

Aceite de oliva

Sal

Es una receta, como ves, de dificultad media y que te levará como cuarenta minutos preparar.

rapesalsa.jpg

Rape en salsa americana

Hoy en día encontrar auténtico rape no es sencillo y es caro. Pero de vez en cuándo merece la pena darse un capricho y tomar este plato clásico que sigue resultando tan sabroso como el primer día.

Es una receta con la que siempre se queda bien cuándo viene a cenar alguien aficionado al pescado, ya que es muy sencillo realizarlo y es una receta muy agradecida, que suele aparentar más trabajo del que realmente lleva.

Ingredientes del rape en salsa americana

– Un rape de tamaño mediano, limpio, sin cabeza ni espinas y con los toros cortados a la mitad.

-12 langostinos gruesos

– 3 tomates medianos muy maduros, en el punto de salsa.

– 2 zanahoria

– ½ cebolla dulce

– 2 dientes de ajo

– ½ vaso de vino blanco

– un chorrito de brandy

– 1 cucharada de maizena

– Aceite de oliva

– Sal, pimienta y un toque de pimentón.

Preparación del rape en salsa americana

En una sartén flambeamos los langostinos con un poco de brandy. Para eso ponemos un poquito de aceite a calentar, los langostinos, las cabezas y las cáscaras. Añadimos el licor y con una cerilla larga y el máximo de cuidado prendemos fuego. Se reduce muy rápido pero si temes un accidente ten a mano una tapa grande para sartén.

Reservamos los langostinos por un lado y por otro cogemos las cabezas y las cáscaras y las batimos con un poco de agua de modo que queden muy desmenuzadas. En una sartén grande y con mucho fondo ponemos el tomate pelado y cortado, la zanahoria en rodajas finas, la cebolla a la juliana y el ajo picado. Cuándo esté rehogado añadimos el agua con los restos del marisco y completamos hasta un litro.

Dejamos que se haga a fuego lento 15 minutos más o menos y añadimos un chorrito de brandy, el pimentón y la maicena y revolvemos bien hasta que espese. Algunas personas pasan por la batidora todo esto antes de añadir el brandy y la maicena, pero a mi me gusta encontrar los trocitos de verdura.

Cocinamos el rape a la plancha y en el momento de emplatarlo se le pone por encima la salsa caliente y se adorna con los langostinos.

Truco: Una variante muy rica es hacer la salsa en una olla y cuándo esté casi lista se añade el pescado que se ha pasado previamente por la sartén vuelta y vuelta. Dejamos que se acabe de hacer en la salsa para que tome todo su sabor.

merluza-en-salsa-verde.jpg

Merluza en salsa verde

Os voy hoy a presentar esta sencilla receta, que aparte de sencilla es rápida de hacer y gusta a todo el mundo, incluso a los más pequeños de la casa. En casa les gusta mucho a todos, y como os he comentado también a los más peques de la casa, aunque no sean de comer mucho pescado, pues es conocido que a los niños el pescado les cuesta que les guste, y las madres nos solemos volver locas por este tema.

Esta receta yo personalmente la suelo hacer en paellera puesto que sale mejor y se puede espaciar mejor los alimentos, haciéndose de manera más rápida y de manera más sencilla.

Ingredientes para 4 personas:

4 rodajas de merluza

Perejil

1 cebolla picada

3 dientes de ajos

Sal

Aceite virgen extra si puede ser, sale con más sabor siempre

4 o 5 patatas, dependiendo de lo grandes que sean

Vino blanco

Caldo de pescado

Preparación:

Pondremos aceite en la paellera. Seguidamente, pondremos la cebolla cortada fina con los ajos cortados en pequeños cuadraditos y añadiremos el perejil. Cuando veamos que se está dorando le echaremos un chorrito de vino blanco.

Con anterioridad habremos hecho un caldo de pescado, con  la cabeza de merluza si puede ser.

Cuando hayamos echado el vino blanco y después de mover la paellera haciendo círculos (baldeándola un poco), añadiremos un poco de caldo y después las patatas que habremos cortado en rodajas, y echaremos una pizca de sal pero sin pasarnos demasiado. Si falta para cubrir caldo se lo añadimos entonces, es por ello que la paellera es mejor para este tipo de plato que cocinamos en esta ocasión.

Lo dejaremos a fuego medio (enla Vitrode inducción será en el numero 5 o 6) durante 10 minutos. Seguidamente, le añadiremos las rodajas de merluza, dejándolo igual que estaba hasta ahora en el numero 5 o 6, vaya a fuego medio durante unos 5 minutos aproximadamente, cuando vemos que está ya todo cocinado, que normalmente es a los 5 minutos de poner las rodajas de merluza, apagaremos el fuego, y listo para ser servido en mesa.

Mi consejo especial

Esta receta la podéis hacer para cualquier tipo de pescado pues es una receta que nos sirve tanto para pescados blancos como pescado azul.

También 2 minutos antes de acabar se pueden poner unas tiras de pimiento rojo (los hay a vender ya preparados, solo hay que hacer unas tiras) y le da un toque muy especial a este plato, dejándole un sabor inigualable y hace de este plato, un plato para disfrutar.

br-400x288.jpg

Dietéticas Berenjenas

Normalmente, cuando vamos a preparar un plato o vamos a comer fuera de casa, pensamos poco en comer verduras ya que tanto a niños como a adultos, casi no son de nuestro agrado: siempre pensamos en lo que más nos gusta, aunque no siempre es lo que nos favorece.

Aquí os hablaremos de una hortaliza muy conocida pero más bien poco consumida, La Berenjena, llamativa por su color (que pueden ser varios como negro, morado, jaspeado, etc.). Pero lo que la mayoría no sabemos es que está compuesta por un 92% de agua, perfecta para una dieta.

Berenjenas Rellenas con Carne Picada

Ingredientes:

2 Berenjenas grandes

½ Kg. de Carne picada (mitad ternera, mitad cerdo)

½ cebolla

150 gr. Queso rallado (a tu elección)

5 Cucharadas soperas de tomate frito

1 Hoja de laurel

Papel de aluminio o papel vegetal

Aceite

Sal

Pimienta

Preparación:

Limpia bien las berenjenas y pártelas en horizontal, le echas un poco de sal y pimienta (a tu gusto) y las envuelves en papel de aluminio o vegetal y las colocas en el horno a 180º durante 30 minutos. Cuando estén listas, las retiras del horno, que se enfríen a temperatura ambiente.

Cuando ya estén frescas sácalas, del papel que hayas utilizado y retira con una cuchara con mucha suavidad parte de la pulpa de las berenjenas, deja un poco de pulpa para que puedas rellenarlas mejor y reserva.

Mientras, haces un sofrito agregando en una sartén honda un chorrito de aceite, la ½ cebolla bien picadita, la hoja de laurel (previamente lavada) un poquito de sal y un poquito de pimienta, cuando esté pocha la cebolla echas las 5 cucharadas de tomate frito y remueves.

Cuando veas que está casi listo el sofrito agrégale la carne picada y remueve bien para que no se pegue entre sí. En más  o menos en 15 o 20 minutos puedes tener hecha la carne, agrégale la pulpa extraída anteriormente al sofrito y remueve, dejala freír durante unos 10 o 15 minutos.

Cuando ya lo veas listo, apagas el fuego y coges cada una de las berenjenas y las vas rellenando con cuidado. Al terminar, espolvorea por encima de cada berenjena el queso rallado y, si lo deseas, lo gratinas.

Este plato puedes acompañarlo con la guarnición que desees, a tu elección. También puedes hacer este plato sustituyendo las berenjenas por calabacines y el relleno puede ser tan variado como quieras: por ejemplo jamón cocido o jamón serrano, varios tipos de queso, salchichas, atún, etc.

792827066_ba18966a3a-500x288.jpg

Curiosidades de la Sal

La sal es unos de los ingredientes más comunes en nuestra gastronomía y en nuestras cocinas, sin ella, nuestros platos quedarían bastante sosos aunque pusiéramos otro tipo de condimentos.

Pero aquí no te hablaremos de la sal como condimento tradicional en cualquier parte del mundo, hablaremos de las curiosidades que presenta y representa este ingrediente.

Sabías que…

** Hay varios tipos de sal, con diferencia en sus sabores según su procedencia y, además, casi todas sirven para el consumo humano como la sal marina (obtenida por  la evaporación de agua de mar, es la mucho más sana); la sal vegetal (obtenida de las plantas del desierto de Kalahari y por concentración al hervirlas).

salinas

Tenemos también la sal maldon (obtenida de la cocción del agua de mar, proviene de Inglaterra siendo de gran pureza); la sal negra (proveniente de la India, poco refinada); sal de apio (obtenida de la mezcla de sal con semillas de apio trituradas y un poco de ajo molido); gomashio (obtenida de la mezcla de sal con semillas de sésamo y muy utilizada en Japón); himalayen (sal mineral obtenida de las montañas del Himalaya, es de color rosa)…

** En la antigua Etiopía (Abisinia), las barras de sal eran la moneda habitual, hasta ya muy entrado el siglo XX.

** En la edad media se le conocía como “Oro Blanco” ya que al ser tan cara, solo los más pudientes podían comprarla.

** Un método de suicidio ritual en la antigua China era comer exceso de sal, exactamente 1 gr., por cada kilogramo de peso del suicida. Sólo se realizaba entre la nobleza, ya que el producto era bastante costoso.

** La sal se utiliza como conservante desde hace más de 3.500 años: los antiguos Egipcios ya la utilizaban para momificar y embalsamar a sus muertos.

** Supuestamente, el Imperio Romano pagaba a sus soldados con sal, fundamentalmente para conservar sus alimentos. De aquí proviene el nombre de Salario.

** La sal es la única roca comestible para todo ser vivo.

** Los recién nacidos no distinguen el sabor salado hasta que haya pasado unos cuatro meses desde su nacimiento.

** La sal que se echa en las carreteras cuando nieva o hiela, es para evitar que se adhiera fuertemente al pavimento.  Esta sal al unirse con la nieve disuelve el hielo y evita que se congele disminuyendo el punto de congelación del agua.

** Cuando salivamos más, es porque tenemos escasez de sal en nuestro organismo.

Como podemos observar hay todo tipo de sales que no sólo sirven para cocinar, sino también para uso industrial y como conservante.  Abusar de sal sería desastroso para nuestro organismo, moderarla es la mejor manera de utilizarla.

 

poll-500x288.jpg

Una comida liviana

En estas fechas navideñas comemos y bebemos en exceso y a la larga puede hacernos ganar unos kilitos, sin mencionar que el estomago podría estar pesado durante varios días.  Aquí te ofrecemos unas pequeñas recetas para que puedas comer algo liviano, de fácil preparación y sin perder mucho tiempo.

Brochetas de Pavo y Manzana

Ingredientes:

500 gr. de pavo deshuesado

4 Manzanas reinetas (o a su elección)

40 gr. de mantequilla

2 Cucharadas de coñac

Hierbabuena o menta

Sal

Preparación:

Limpia el pavo, quitándole toda la piel y córtalo en dados (si prefieres le dices a tu pollero que te lo limpie y corte, que es más rápido, fácil y te ahorras el riesgo de cocinarte también un dedo).  Coge los dados de pavo y debes sumergirlos en el coñac durante 5 minutos más o menos, para que vayan adquiriendo sabor, mientras tanto pela las manzanas, quítales el corazón y córtalos también en dados.

Tinga poblana de pollo

Confecciona los pinchos alternando un dado de carne y otro de manzana y así sucesivamente hasta donde desees pic-pic, pic-pic…  Coge cada pincho ya confeccionado y sálalo a tu gusto, úntales un poco de mantequilla y espolvoréalos con una pizca de hierbabuena o menta.  Pon la parrilla de la barbacoa o si prefieres una sartén para barbacoas y ásalos durante unos 8 minutos por cada lado.  Hay que servir los pichos bien calientes.

Pollo con Naranjas

Ingredientes:

1 ½ Kg. de pollo deshuesado y en rebanadas

4 Naranjas grandes para zumo

1 Cebolla

2 Manzanas (a su elección)

3 Hojas de Menta o hierbabuena trituradas

½ vaso de vino aromático

Aceite

Sal

Preparación:

Exprime 2 naranjas y las otras 2 córtalas en rodajas finas, no se te olvide quitarles las pepitas, reserva.  Coge las manzanas pélalas, quítales el corazón y córtalas en rodajas finas, reserva.

Coge la cebolla límpiala y rállala, reserva.  Pones al fuego una cazuela de fondo amplio y le echas 6 cucharadas soperas de aceite, cuando esté bien caliente echas el pollo para que se vaya dorando, dándole vueltas de vez en cuando para que no se pegue y quede todo doradito.

Cuando ya lo veas dorado agrégale la cebolla durante unos 3 minutos, al pasar este tiempo incorpora la manzana, la naranja cortadas muy finas y el zumo de naranja.  Deja que hierba durante unos 15 minutos a fuego lento, luego añade el vino y la menta o hierbabuena triturada y espera otros 15 o 20 minutos hasta que quede en salsa y añádele la sal antes de apagar.  Servir calentito.

DSC_0015_ok-1000x288.jpg

Nidos de patata

Hacer unos nidos de patata es una forma original y divertida de comer un buen puré de este tubérculo y acompañarlo con lo que más te guste. Vamos a ver cómo se realiza y comprobaréis que es una receta muy sencilla y que encantará a todos, desde el más pequeño de la casa hasta a los abuelos.

Aunque proceda de Sudamérica, la patata se ha convertido en un elemento clave de las dietas europeas por sus propiedades nutritivas y culinarias. Lejos del mito, hay que decir que asadas o cocidas apenas tienen grasas; además, son una fuente de fibra y de potasio. Poseen vitamina C y otras del grupo B.

Continue Reading

Sin-título-121-500x288.jpg

Salmón en salsa de cabrales con puerro y cebolla

Hoy toca salmón. Porque lo digo yo y porque hace tiempo que no comemos pescado, que es muy importante para mantener un dieta equilibrada. Eso sí: como sé que no te acaban de gustar los platos sencillos, hoy vamos a currarnos una receta espectacular.

Y es que la preparación del pescado va más allá del frito – a la plancha – rebozado – cocido. Un tipo de comida tan variado, la incontable cantidad de sabores provenientes del mar, tenían que poder cocinarse de una buena cantidad de formas. Ponte el mandil, que te lo voy a demostrar.

Ingredientes:

Para empezar, y como vas a cocinar para cuatro personas –si sois menos, una simple regla de tres te dará las proporciones; si sois más, usa la misma regla de tres y vete pensando en pedir las ayudas por familia numerosa- ten a mano cuatro lomos de salmón.

Dispón también de doscientos gramos de cebolla cortada en juliana, perejil picado, cincuenta gramos de pimienta negra molida, un puerro, cincuenta gramos de queso de Cabrales, cien mililitros de nata líquida, tres cucharadas de aceite de oliva y sal (si es yodada, mejor).

Preparación:

Doy por supuesto que has dejado anoche los lomos de salmón descongelándose en la nevera, en una fuente con rejilla. Si no es así, deja esta receta para mañana y fríete un huevo (o hazte cualquier otra cosa: tú mismo)

En cuanto al puerro, debes eliminar la parte verde y las raíces (esas “barbas” que tiene debajo del bulbo). Hecho esto, córtalo en rodajas muy finas. Cuidado con los dedos, que no acaban de quedar bien si los troceas en este plato. Lava el puerro ya cortado.

Ahora, vas a calentar dos cucharadas de aceite y a añadir la cebolla en juliana y el puerro. Salpimienta y deja que se vayan cocinando a fuego suave, con la sartén tapada, durante 12 minutos. Pasado este tiempo, retira la sartén del fuego y resérvala.

Por otra parte, vas a introducir el queso de Cabrales y la nata en un cazo y vas a aplastar el cabrales con furia malaya y con un tenedor. Hecho esto, calientas la mezcla hasta que te quede una salsa homogénea, que condimentarás con perejil y un poquito de pimienta.

Para terminar, unta una plancha con el aceite que te ha sobrado y cocina en ella el salmón que habrás salpimentado previamente. Dale como dos minutos por cada uno de los lados de la rodaja.

A la hora de servir, prepara en cada plato una cama de cebolla y puerro, pon el salmón encima y, sobre éste, la salsa de queso.

Recuerda:

Cuatro lomos de salmón

Doscientos gramos de cebolla cortada en juliana

Perejil troceado

Pimienta negra molida

Un puerro

Cincuenta gramos de queso de Cabrales

Cien mililitros de nata líquida

Tres cucharadas de aceite de oliva

Sal (yodada si es posible)

En menos de media hora habrás terminado un plato de salmón, por lo demás, muy fácil de cocinar.

 

images11-500x288.jpg

Langostinos dos salsas

Un plato ideal como aperitivo, para festivos o simplemente para darle el gusto un día a familiares, amigos o, por qué no, a ti mismo. Puede hacerse en cualquier época del año siendo una receta  riquísima y muy práctica para hacer en épocas como la navidad, donde los mariscos nunca faltan.  O en épocas como en verano, siendo muy apetecible por ser un aperitivo fresquito y ligero.

Ingredientes para 4 personas:

1 kg de langostinos

½ l de aceite de oliva

2 huevos

1 limón

Sal

Vinagre

1 cebolla

1 cucharada de tomate concentrado

Una copita de brandy

1 copita de jerez

Pimienta negra recién molida

Pimienta verde

1 hoja de laurel

Preparación:

Cocer los langostinos en una olla con abundante agua, la cebolla pelada y cortada en rodajas, el laurel, los granos de pimienta verde, chorrito de vinagre y sal. Dejar enfriar los langostinos en la misma agua donde ya se han cocido.

Una vez que ya tenemos los langostinos cocidos, prepararemos las salsas.

Salsa de mayonesa al jerez: En un recipiente para batidora vertemos el huevo, el zumo de medio limón, un chorrillo de jerez, sal y pimienta al gusto. Iremos añadiendo el aceite mientras removemos hasta montar la mayonesa. Colocaremos en una salsera hasta dejar enfriar en la nevera.

Salsa de mayonesa al brandy: De la misma forma que la anterior pero cambiando el jerez por el brandy y añadiéndole el tomate concentrado. Lo colocaremos en otra salsera y dejaremos enfriar también en el frigorífico espolvoreándole pimienta negra al gusto.

Por último colocaremos lechuga en una bandeja, cortada previamente al estilo juliana. Pondremos encima los langostinos y al lado de la bandeja las dos salseras.

Consejos:

Los langostinos puedes comprarlos ya cocidos y así ahorrar tiempo. O si bien lo prefieres, en vez de ser cocidos también quedan riquísimos a la plancha, en ese caso solo tendrás que echar aceite sobre la plancha y una vez depositados los langostinos sazonarlos con sal o escamas de sal. Primero pasándolos por un lado y después sobre el otro. Se hacen en unos 5 minutos.

Conservación:

Los langostinos cocidos suelen aguantar no más de 2 días en la nevera, en un recipiente térmico bien cerrado.

Las salsas aguantan el mismo número de días que una mayonesa normal. Preferiblemente es preferible consumir en un máximo de 4 días.

Si ya sólo con decir “voy a preparar unos langostinos dos salsas” vasa quedar como un rey, imagínate lo que puede pasar cuando tus invitados prueben este plato.