Tomates-rellenos-1000x288.jpg

Tomates rellenos de arroz

Aun hayamos tenido unos días en los que parece que el buen tiempo nunca va a llegar, estamos ya en Mayo y hay que prepararse con alimentos que estimulen nuestra piel y ayuden a alcanzar ese dorado o tostado que buscamos conseguir este verano.

Estos alimentos son ricos en betacoratenos y vitaminas C y E. Que encontramos en frutas y hortalizas de color naranja, amarillo o, en este caso roja. Así que te traemos una rica receta para comer tomates de forma sana y muy original.

Ingredientes para 6 personas:

1 ½ tazas de aceite de oliva

1 taza de arroz

1 taza de cebollas muy picadas

1 taza de perejil picado

1/3 tazas de pan rallado

12 tomates grandes

750 gr de patatas

Sal

Pimienta

Preparación:

Para empezar esta receta primero prepararemos los tomates. Cortaremos la parte superior de ellos, por el tallo de cada tomate, y con la ayuda de una cuchara le quitaremos las semillas y pulpa, la que reservaremos triturándola por un chino o batidora.

Salpimentamos el interior de los tomates y los colocamos en una bandeja.

Cogemos una cacerola y vertemos la mitad de aceite que hemos preparado. Una vez que este caliente echamos la taza de cebolla picada y dejamos que se poche a fuego lento, con cuidado de que no se queme.

Cuando este la cebolla bien dorada echamos el arroz. Lo salteamos y le añadimos la mitad de la pulpa triturada del tomate, que teníamos reservado desde el principio, el perejil, sal y pimienta. Cuando el arroz este bien pringado le echamos agua y dejamos cocer hasta que el arroz este a medio hacer, sobre unos 10 minutos.

Con este arroz iremos rellenando los tomates huecos con la ayuda de una cuchara hasta que se cubra la mitad de estos. Ahora taparemos los tomates con la parte superior que le quitamos en un principio, la parte del tallo.

Pelamos unas patatas y las cortamos en dados, gajos o panaderas, según prefiramos. Las colocamos en la bandeja entre los tomates.

Regaremos con el resto de aceite los tomates y espolvoreamos el pan rallado. Encima de las patatas echaremos el resto de la pulpa que teníamos reservada.

Cogemos la bandeja y la introducimos en el horno a una temperatura media de 180 a 190ºC durante unos 45 minutos. Serviremos el pato con dos tomates y emplatándolo con las patatas y la salsa del tomate triturado.

Ajoarriero-de-antaño-600x288.jpg

Ajoarriero de antaño

Hoy os traemos un plato también con mucha historia. Se trata de un plato que se popularizo en ventas y posadas para las personas que trabajaban como arriero (lo que se conocía entones por transportistas de mercancías), en la zona de Bilbao a Zaragoza.

Este plato se inventó ya que el País Vasco es famoso por su bacalao. Los comerciantes que llevaban este alimento en su viaje no podían tardar mucho en venderlo en verano, ya que se ponía malo y lo tenían que ir vendiendo únicamente en la zona.

Hay muchas formas de prepararlo, según las zonas. Pero la que os presentamos es común en Bilbao.

Antes era costumbre añadirle patatas a la receta. Aunque ahora no se prodiga mucho. Aunque aún se ve así en lugares como Navarra. En Tafalla también, aunque esta receta lleva también caracoles. El toque que le da la patata es darle finura al plato.

Sea como sea, es un alimento riquísimo con una gran historia en nuestro país.

Ingredientes para 4 personas:

750 gr de bacalao

4 pimientos choriceros secos

3 tomates maduros

½ cebolla

1 huevo

6 dientes de ajoarriero2 dl de aceite

1 cucharadita de pimentón

Sal

Preparación:

Esta receta hay que empezar a prepararla la noche anterior. Pondremos el bacalao en remojo en un bol grande con agua. Al día siguiente, cuando este desalado lo descamaremos y desmigaremos. Lo reservamos.

Pelaremos y picaremos tanto la cebolla como los dientes de ajo.

Batiremos el huevo y pelaremos y trituraremos los tomates.

Cogeremos los pimientos choriceros secos y los dejaremos en remojo unos 10 minutos para que se reblandezcan. Luego los cortaremos en tiras.

Calentamos aceite en una cazuela de barro y echamos en ella la cebolla, los dientes de ajos, que ya están bien picados y dejaremos que vayan friendo.

Trascurridos 5 minutos añadimos el pimiento (intentando que se le haya retirado el total del agua), el tomate triturado y la cucharadita de pimentón. Dejamos sofreír todo en la cazuela durante 5 minutos y ya le podremos añadimos el bacalao desmigado.

Dejamos cocer durante 15 minutos a fuego suave y le añadiremos el huevo batido. Comprobamos el punto de sal corrigiéndolo si hiciera falta.

Serviremos muy caliente.

Sugerencias:

Este plato mejora considerablemente acompañado de un vino blanco aromático, que suelen ser los vinos jóvenes. Nada de vinos más clásico tinto que suelen ser muy secos y con cierto sabor a barrica.

¿No tienes la sensación de que flota en el ambiente un olor como el que tenía la cocina de la abuela?

pizza-anchoas-aceitunas-receta-728x624.jpg

Pizza de anchoas y aceitunas

En esta ocasión quiero deciros esta receta ya que a todos seguro que nos gusta, niños, mayores y más mayores, ¿A quién no le puede gustar una pizza casera?

Sobre la pizza…

La auténtica pizza es una especialidad napolitana. Tradicionalmente, se elabora con masa de pan o masa de pizza, cubierta con una capa de tomate triturado, queso mozzarella y los más variados ingredientes. Esta receta, sin queso puede degustarse perfectamente fría, como si fuera una coca salada.

Para el relleno de la pizza, se puede sustituir el tomate fresco y concentrado por 500 g de cebollas cortadas en rodajas finas y rehogadas con un poco de aceite. Condimentar con ajo y sustituir el orégano por tomillo. Espolvorear con abundante pimienta, para realzar el sabor algo dulzón de las cebollas. Después, continuar como se indica en la receta. 

Ingredientes:

para la masa

250 g de harina

15 g de levadura fresca

1 huevo

1 c de café de sal

10 cl de agua tibia

3 c soperas de aceite de oliva

para el relleno

400 g de tomates pelados

2 c soperas de aceite de oliva

2 dientes de ajo

1 c sopera de orégano fresco

150 g de anchoas en aceite escurridas

100 g de aceitunas negras sin hueso

sal

pimienta

Preparación de la masa

Desmenuzar la levadura y diluirla con 10 cl de agua tibia. Poner la harina tamizada y la sal en un recipiente hondo y formar un pozo en el centro. Añadir el huevo. Mezclar bien con la punta de los dedos.

Incorporar la levadura diluida y el aceite de oliva. Amasar durante 10 min hasta obtener una masa flexible y lisa. Formar una bola con la masa y cubrirla con un trapo húmedo  Dejar descansar la masa 1h 30 minutos en un lugar templado (25º).

Comprobar que la masa haya doblado su volumen.

Amasarla aplastándola y doblándola sobre si misma. Con un rodillo extenderla hasta obtener un gran rectángulo, que se trasladará a la placa del horno, untada con aceite.

Presionar con las manos sobre la masa para ajustarla y eliminarle las burbujas de aire.

Preparación del relleno

Triturar finalmente los tomates pelados, el concentrado de tomate, los ajos picados y el aceite. Añadir la sal, la pimienta y el orégano fresco picado. 

Precalentar el horno a 200 º, termostato 6-7

Cubrir la masa con el preparado de tomate, dejando un borde de 1 cm en todo el alrededor. Colocar las anchoas sobre el tomate, formando rombos.

Colocar las aceitunas en el centro de los rombos. Cocer la pizza de 20 a 25 minutos.

Sacarla del horno y verter un chorrito de aceite sobre toda su superficie.

Cortar la pizza en porciones cuadradas y servirla caliente.

Espero que tanto a vosotros como a vuestra familia y amigos les encante la receta.

Sopa-de-esparragos-338x288.jpg

Sopa de espárragos

Ingredientes para 4 personas:

600 gr de espárragos trigueros verdes

3 puerros

2 patatas

1 casco de cebolla

1 diente de ajo

1 cucharada de harina

1 pastilla de caldo de carne

4 rebanadas de pan

Aceite

Pimienta

Sal

Preparación:

Para empezar le quitamos la piel a las patatas, lavamos y reservamos enteras. De la misma manera lavamos los puerros y cortamos en rodajas. Raspamos los espárragos, los lavamos y les quitamos las yemas y partimos los tallos en trocitos.

En un cazo, con un litro y medio litro de agua sazonada, cocemos las puntas o yemas de los espárragos junto a ¼ de los puerros que tenemos troceados, durante 10 minutos. Pasado este tiempo, retiramos del fuego, quitamos las verduras y escurrimos. Conservamos el caldo de cocción.

En otro cazo mucho más amplio, y nuevamente en otro medio litro de agua con sal, echamos las patatas, el resto de los puerros troceados y los tallos de los espárragos que teníamos. Ponemos al fuego y dejamos cocer hasta que estos estén tiernos. Cuando lo creamos retiramos el cazo y trituramos en un pasapuré su contenido.

Ponemos este puré al fuego, junto con las puntas o yemas de los espárragos, el puerro que teníamos reservado y le añadimos la pastilla de caldo de carne concentrada.

Llegados a este punto, seleccionamos una sartén y junto 2 cucharadas de aceite, pondremos a rehogar la cebolla. Cuando esta empiece a dorarse, añadiremos la harina, removeremos y dejaremos que se rehogue durante unos minutos.

Ahora volvemos a recuperar el caldo del principio, el de las puntas o yemas de los espárragos y los puerros, lo vertemos y removemos hasta conseguir una crema lo más homogénea posible. Unimos esta crema al puré con menestra y ponemos al fuego, removiendo la mezcla, durante unos minutos.

En el horno o la tostadora, ponemos las rebanadas de pan, para que acompañen el plato de cada invitado. Podemos mejorarla regándolas con un fino hilo de aceite y, si lo queremos, colocar para a la hora de servir el plato, está encima de la sopa, a modo de picatoste.

Consejos:

Para ahorrar tanto tiempo como dinero, al consumir menos tiempo de cocción, podemos partir los ingredientes en trozos más pequeños y así se cocerán antes.

Para saber si un trozo de estas hortalizas esta cocida, podemos valernos de un tenedor. Pinchamos un trozo en su cocción, si al levantarlo boca abajo se cae, estará cocido.

tortilla1-e1372413815951.jpg

Tortilla: Plato para cualquier ocasión

La tortilla es el plato típico español o francés (por lo de la tortilla francesa) que es habitual en los hogares. En mi casa siempre tengo huevos y patatas para hacer una. Pero también existen multitud de recetas con tortilla para innovar en esas ocasiones especiales. 

Para empezar os explicaré mi favorita, “Tortilla de patatas española”:

Ingredientes:

1 kg de patatas

4 huevos

1 cebolla

Aceite de oliva

Sal

Elaboración:

Primero pelamos y picamos la cebolla para ponerla en la sartén con abundante aceite.

A continuación, pelamos las patatas y las troceamos. Las ponemos en la sartén a fuego medio hasta que se ablanden.

Después, escurrimos las patatas y las dejamos en un bol. Le echamos sal al gusto.

Ahora rompemos los huevos en el mismo bol y los mezclamos bien.

Mantenemos parte del aceite de las patatas en la sartén y hacemos la tortilla.

Por último, le daremos la vuelta con un plato para que quede bien doradita por los dos lados.

Otra receta es la de “Tortilla rellena con ensalada”:

Ingredientes:

250 g de bacalao

8 huevos

1 pimiento rojo

1 pimiento verde

1 berenjena

2 tomates

1 lechuga

1 cebolleta

Aceite de oliva virgen extra

Vinagre

Sal

Perejil

Elaboración:

Picamos la berenjena y los pimientos y los ponemos a pochar en la sartén. Cuando estén bien pochados, añadimos el bacalao y lo salteamos. Dejamos reposar.

Mientras batimos 2 huevos y les añadimos perejil. Lo echamos en la sartén y hacemos una tortilla redonda con los huevos.

Después se retira en un plato y colocamos en el centro una porción de verdura con bacalao. Cerramos la tortilla hacia dentro.

A continuación, limpiamos la lechuga y la troceamos en un bol. Añadimos los tomates troceados. Picamos la cebolleta en juliana y la añadimos. Finalmente aliñamos con aceite, vinagre y sal.

Se sirven las tortillas rellenas y acompañadas con la ensalada. Decoramos con una hoja de perejil.

Receta de “Tortilla de calabacín con queso y pimiento”:

Ingredientes:

16 pimientos verdes

8 huevos

200 g de queso

2 calabacines

2 patatas

1 cebolla

3 dientes de ajo

Aceite de oliva

Sal

Perejil

Preparación:

Picamos la cebolla y los dientes de ajo y los ponemos a pochar.

Pelamos las patatas y las troceamos, para añadirlas a la sartén a fuego medio.

Cuando las patatas estén blandas, añadimos un calabacín y medio picado.

Cocinamos hasta que se ablanden las verduras y escurrimos el aceite.

Por otro lado, en un bol batimos los huevos y les añadimos perejil y las verduras pochadas. Dividimos la mezcla en dos y hacemos dos tortillas.

A continuación, cortamos el calabacín restante y lo cocinamos en lonchas a la plancha.

Freímos los pimientos a fuego medio y los guardamos.

Cortamos el queso en lonchas.

Finalmente, colocamos la tortilla en el fondo del plato, sobre ella una capa de queso y sobre él una capa de calabacín a la plancha. Cubrimos con la otra tortilla y terminamos decorando con los pimientos fritos y el perejil.

La siguiente receta me parece muy original y se puede tomar como aperitivo, “Caracolas de tortilla, sobrasada y queso con boniatos”:

Ingredientes:

8 huevos

8 lonchas de queso

75 g de sobrasada

2 boniatos

1 zanahoria

4 rebanadas de pan de hogaza

50 g de paté de aceitunas

Aceite de oliva

Sal

Orégano picado

Preparación:

Para hacer las caracolas, batimos los huevos de 2 en 2. Añadimos cada vez sal y un poco de orégano. Hacemos las tortillas finas en la sartén con poco aceite.

Untamos las tortillas con sobrasada y colocamos encima, un par de lonchas de queso.

Enroscamos para hacer un rollito y lo cortamos en 4 trozos.

Por otro lado, cortamos los boniatos como si fueran patatas fritas. Los freímos en la sartén con mucho aceite templado y los escurrimos en papel de cocina. Añadimos sal al gusto.

Tostamos las rebanadas de pan en el horno y las untamos con el paté de aceitunas.

La presentación final consiste en repartir por encima de cada rebanada de pan las caracolas de tortilla, sobrasada y queso calientes. Espolvoreamos por encima zanahoria rallada y acompañamos con los boniatos.

Esta receta también se puede hacer con patatas fritas en el caso de no tener boniatos.

Por último, os enseñaré una receta que me encanta y que os sorprenderá por su sabor, “Tortilla de anchoas con ensalada de aguacate y tomate”:

Ingredientes para 4 personas:

8 huevos

2 dientes de ajo

12 anchoas

½ pimiento rojo

1 pimiento verde

12 ajos frescos

2 cebolletas

2 tomates

1 aguacate

1 guindilla

Aceite de oliva virgen

Sal

Elaboración:

Primero picamos la cebolleta, los ajos frescos y los pimientos. Pochamos en una sartén y cocinamos todo durante 10 minutos.

Mientras tanto, limpiamos las anchoas, quitándoles la cabeza, tripas y espina central. Les echamos sal y las troceamos.

Picamos los dientes de ajo y los doramos en una sartén junto con la guindilla. Añadimos las anchoas y salteamos.

Batimos los huevos de 2 en 2 y añadimos sal y perejil. Repartimos las verduras, anchoas y ajos y hacemos 4 tortillas.

Para la ensalada, cortamos los tomates y el aguacate. Añadimos la cebolleta cortada en juliana y finalmente, aliñamos con aceite, vinagre y sal.

Es muy sencillo realizar estas recetas con tortilla y muchas de ellas sólo necesitan ingredientes básicos que siempre tenemos en casa. Asique, ¡a innovar con la tortilla!

303892944_a90285a4c7-500x288.jpg

Hoy hablaremos de la Cebolla

Uno de los ingredientes que más utilizamos a la hora de cocinar y que está representada en nuestra gastronomía general es la cebolla, esta hortaliza bulbácea está en nuestros hogares desde hace más de 5.000 años.

Existen varios tipos de cebolla como la cebolla blanca, cebolla amarilla o marrón, cebolla dulce, cebolla roja o morada, cebolla chalota o escalonia, cebolleta, cebollino, cebolla rakkyo, etc., siendo su denominador común su composición que es de un 90% de agua.

open onion

Aporta pocas calorías y contienen una gran variedad de minerales y vitaminas como calcio, potasio, magnesio, fosforo, vitaminas A, C y E y también del grupo B, etc.

Cebollas Rellenas de Requesón

Ingredientes:

5 cebollas blancas medianas

½ kg. de requesón con sal

Queso parmesano

2 huevos duros

1 cucharadita de albahaca fresca

1 Pimiento rojo pequeño

1 Pimiento verde pequeño

Sal y pimienta

Preparación:

Coges  las 5 cebollas y las pelas, solo para quitar la piel externa; calienta el horno a 170ºC y mete las cebollas en el horno enteras durante más o menos ½ hora, observa que la parte externa esté dorada, cuando estén, apaga el horno y déjalas que se enfríen a temperatura ambiente.

Mientras se enfrían las cebollas, pelas los huevos duros en trozos pequeñitos, lava los pimientos y los cortas en cuadraditos muy finos, coge el requesón y desmenúzalo y ponle la cucharadita de albahaca pon todos los ingredientes en un recipiente y reserva.

Ve cogiendo las cebollas y una por una, las vas vaciando por el centro a cierta profundidad para poder rellenarlas, ayudándote con un vaciador o una cuchara, hazlo despacio para que no se te rompan las cebollas.

La parte central que has retirado de las cebollas, pícala bien pequeño y agrégala al recipiente donde has puesto el resto de los ingredientes, revuélvelo bien y salpimenta a tu gusto. Cuando tengas el relleno listo, coge una a una las cebollas y ve rellenándolas.  Cuando estén todas rellenas espolvorea cada una con queso parmesano, llévalas al horno y gratina. ¡Te chuparas los dedos!.

Chips de Cebolla

Ingredientes:

1 Cebolla grande

Ajo en Polvo

Aceite

Sal y pimienta

Preparación:

Limpia la cebolla quitándole la parte externa y la cortas lo más fino que puedas, puedes ayudarte con un cortador de verduras, cuando las tengas ya cortadas, pon las rodajas en un plato y le echas sal, pimienta (poca) y ajo en polvo, reserva un rato para que absorba los condimentos.

Coge una sartén profunda, échale aceite y cando este muy caliente echa las rodajas, cuando las veas bien doradas retiras y las pones en papel absorbente. ¡Rico, pero muy rico!

PB190589-1000x288.jpg

Berenjenas italianas

Buongiorno! Hoy nos trasladamos a otro punto del Mediterráneo para disfrutar de la cocina italiana. Una forma fácil, rica y original de introducir y comer verduras a nuestras dietas y a la de los más pequeños. En este caso utilizaremos las berenjenas, por su textura y jugosa carne.

Berenjenas a la italiana

1 kg de berenjenas

1 kg de tomates maduros

½ Kg de cebollas

3 dientes de ajo

100 gr de queso rallado

Harina

Sal

Azúcar

Un poco de pimienta

Aceite

Preparación:

Pon un vasito de aceite en una sartén honda y fríe la cebolla y los ajos muy picados. Cuando esté blanda añade los tomates pelados y muy picados, dejándolo cocer hasta que espese. Sazónalo al final con sal, pimienta y azúcar, para quitar la acidez del propio tomate y pásalo por un pasapurés o chino.

Mientras se hace, pela las berenjenas y córtalas en rodajas, espolvoréalas con sal y deja que escurran 30 minutos. Luego pásalas por la harina y fríelas.

Coge una fuente y pon en el fondo un poco de la salsa de tomate. Agrega un tercio de las berenjenas, queso rallado, de nuevo tomate, berenjena… Realizando pisos y concluyendo con la capa de tomate.

Espolvoréalo de nuevo con queso rallado, y gratínalo al horno.

Consejo: Esta receta resulta igual de buena utilizando calabacines.

Berenjenas sicilianas  

Ingredientes:

6 berenjenas

1 pimiento verde, a ser posible, grande  1 cebolla mediana

1 vasito de salsa de tomate

1 cucharadita de orégano

200 gr de queso mozzarella

50 gr de queso parmesano rallado

Un poco de aceite

Una pizca de sal

Preparación:

Lava y corta las berenjenas por la mitad a lo largo. Haz unos cortes profundos en el interior, sin llegar a la cascara, para que se fría bien. Sazónalas con sal y déjalas boca abajo en un plato durante 30 minutos.

Lávalas de nuevo y sécalas con una servilleta o papel de cocina y fríelas con bastante aceite por ambos lados.

Pica menudo el pimiento y la cebolla y fríelos con 3 cucharadas de aceite hasta que se pochen. Añade el tomate frito, orégano, la mitad de la mozzarella en trocitos y la pulpa picada de la berenjena, que sacarás previamente con una cucharilla.

Rellena con ello el casquete de las berenjenas, coloca por encima el resto de la mozzarella y el queso rallado y lo gratinamos al horno.

Sacar los manteles de cuadros rojos. Preparaos para disfrutar de lo lindo de una forma rápida y barata. Al grito de: MAMMA MIA!

 

5172-Lasaña-vegetal500x500.jpg

Lasaña vegetariana

La lasaña es uno de los platos más sencillos de la cocina, puede resultar mucho más sana si en lugar de emplear el clásico relleno de carne y huevo se trata de una opción vegetariana. Es perfecta para emplear como plato único o como primero, por su carácter digestivo y lo fácil que es de realizar. Una opción excelente para todos los miembros de la familia, en especial para los niños pues es una manera divertida de que coman aquellos alimentos que por sí solos menos les gustan.

El tiempo de realización de este plato es de poco más de una hora con un nivel de dificultad media y un coste económico apto para todo tipo de personas, por lo que es perfecto para emplear en el día a día de muchas familias. 


Ingredientes necesarios:

Se necesitará una caja de láminas de pasta, las precocinadas son las mejores pues permiten ahorrar tiempo, espinacas congeladas, una cebolla, dos diente de ajo, dos vasos de bechamel, aceite de oliva, pimienta, nuez moscada, mantequilla, sal, piñones, y queso parmesano.

Pueden encontrarse fácilmente en las alacenas de la cocina por lo que no contiene elementos extraños o difíciles de encontrar. Una manera de aprovechar aquellos alimentos de que se dispone e igualmente agradar a todos los presentes por su sabor inigualable y tremendamente saludable. En el caso de las espinacas congeladas es preciso acordarse de retirarlas con ciertos minutos de antelación antes de emplearlas.

Preparación paso a paso:

En una olla de tamaño medio con un poco de sal, aceite de oliva y agua llena se pone a fuego fuerte hasta que hierva, momento en el cual se añaden las láminas de pasta y se deja a cocer durante 15 minutos. Transcurridos los mismos se retiran las láminas con sumo cuidado y se colocan sobre un paño de cocina para que absorban los restos de agua.

Mientras tanto las espinacas se cuecen y cortan en trozos para luego escurrirlas. Por otro lado, la bechamel es uno de los puntos fundamentales de este plato, por lo que es importante prestar atención a cada fase del proceso concreto. En el último momento se añade una cucharada pequeña de pimienta y media de nuez moscada, son estas y no otras las porciones adecuadas.

En una sartén grande  a fuego fuerte se añade una cucharada de mantequilla y se sofríe en ella la cebolla, rallada previamente, los ajos picados, las pasas y los piñones. Será necesario remover antes de añadir las espinacas. Cuando esto se produzca se vuelve a remover bien y se salpimienta al gusto del cocinero o de los comensales. Tras ello se retira del fuego, con sumo cuidado de no quemarse o de causar riesgos innecesarios, y, en una fuente, preferiblemente rectangular con fondo y untada de mantequilla se añaden las espinacas y se van colocando, paso a paso las capas de pasta.

Se le puede dar la altura que cada uno desee, para ello simplemente hay que preparar más espinacas y cocer más láminas de pasta, las que fueran necesarias. Es en la última capa donde se ha de verter la bechamel de modo que cubra todo. En la superficie se rociará con queso parmesano rallado y se  coloca en horno en el modo gratinado durante un período de diez minutos.

Es un plato que ha de servirse bien caliente y que es conveniente que al ser cortado resulte muy cremoso pero manteniendo siempre una consistencia estable. No debe estar muy pasada pues puede resecarse en exceso y perder elasticidad en las distintas capas de pasta que la componen.

Presentación del plato:

La lasaña vegetariana se presenta en el propio recipiente que se emplee para el horno, pues de no ser así la complejidad que supone el desmontarla puede causar resultados poco satisfactorios. Hacerlo así resulta extraordinariamente sencillo de modo que, cada uno, pueda cortar y retirar su propia porción.

En el caso de que se quiera realizar una presentación individual para cada uno de los invitados, se realizan cortes rectangulares aprovechando como referencia las formas del propio recipiente. Es muy sencillo de hacer, simplemente hay que tener a mano un cuchillo de punta afilada y una pala para desplazar el trozo seleccionado hacia el plato.

Puede emplearse cualquier tipo de vajilla, tantos blancos como negros son excelente para los platos elegidos. En el caso de a ciertas personas les agrade especialmente el queso puede utilizarse queso rallado fresco sobre la superficie cubriendo el previamente gratinado, o, incluso, reservar en una taza un poco de queso parmesano caliente para que cada uno pueda rociar su propio plato.

Un toque muy sencillo y agradable propio de la cultura gastronómica mediterránea es el orégano, si bien no gusta a todo el mundo, por lo que será adecuado dejarlo en la mesa para que aquellos que lo deseen gradúen su dosis de una manera personal.

 

4223599510_6dc3772cb7_m.jpg

Receta de ternera en salsa

 

Ternera en salsa

En esta ocasión te invitamos a que prepares un delicioso plato de ternera en salsa, ya que comer carne roja de vez en cuando es muy bueno para la salud, ¡y más aún si la acompañas de algunas verduritas, como es el caso de este rico plato! ¿Estás preparado para disfrutar de una estupenda ternera en salsa? ¡Vamos allá!

Ingredientes: un quilo de babilla o aleta de ternera, 6 pimientos choriceros, 3 cebollas, una cucharada de manteca, un vaso de vino blanco, 12 almendras crudas, aceite de oliva, harina, ajo, sal y pimienta.

Preparación: para preparar este delicioso plato de ternera en salsa, en primer lugar pondremos los pimientos en remojo para después trocear la carne en dados y sazonarla con algo de pimienta y una pizquita de sal.

Ahora, cogeremos una cazuela e introduciremos en su interior la manteca y un poco de aceite de oliva, donde acto seguido freiremos los trozos de carne que justo antes habremos pasado por harina. Para que no se queden pegados a la cazuela, les iremos dando vueltas de vez en cuando mientras se fríen.

Ahora cogeremos otra sartén y en ella freiremos las cebollas picadas hasta que estén muy blanditas y las acompañaremos de un ajo que también habremos picado previamente.

Acto seguido, rascaremos los pimientos e introduciremos su carne en la sartén donde acabamos de freír las cebollas y el ajo. Después, majaremos las almendras con un poco de agua y las agregaremos también a esta rica salsa, que sazonaremos con un poco de sal y pimienta y la dejaremos hervir durante unos cinco minutos a fuego muy lento.

Para completar el proceso de elaboración de este plato, una vez que la salsa esté hecha la pasaremos por el pasapurés para que quede lo más líquida posible y la verteremos sobre la carne, a la que le añadiremos un vaso de vino blanco y otro de agua. Después, taparemos la cazuela y coceremos los alimentos hasta que la carne esté blanda. ¡Ya tienes listo tu plato de ternera en salsa!

6407478461_86e48acf6f_m.jpg

Receta de gambas al ajillo

Gambas Al Ajillo @ Los Cachitos

¿Te gusta el marisco? ¡Entonces con esta receta vas a disfrutar al máximo!, ya que hoy te presentamos un plato de gambas al ajillo que puedes incluir como entrante en una comida o cena. ¡Tus invitados se quedarán encantados!

Además, las gambas no solo tienen un excelente sabor, sino que también son muy buenas para la salud, ya que, consumidas con moderación, son perfectas para prevenir enfermedades tales como el cáncer. Asimismo, contienen antioxidantes, ideales para retardar el envejecimiento.

Y por si esto fuera poco, queremos destacar también que este plato es muy fácil de preparar. ¡Y es que las gambas al ajillo son una comida ideal y perfecta para todo tipo de ocasiones!

Ingredientes: un quilo de gambas, dos cucharadas de aceite, 4 dientes de ajo pelados y picados, una guindilla, perejil y sal.

Preparación: lo primero que tenemos que hacer al elaborar este plato es pelar las gambas en crudo. Cabe destacar que, si quieres que este manjar te quede realmente delicioso, lo mejor es que adquieras gambones frescos, ya que están buenísimos. No obstante, si utilizas los congelados también te quedará un plato muy rico.

Justo después, cogeremos varias cazuelas de barro individuales e introduciremos en su interior dos cucharadas de aceite de oliva, un trozo de guindilla, las gambas peladas, el ajo picado y el perejil, que también habremos picado previamente. En cuanto a la guindilla, te recomendamos que no abuses de ella, ya que si lo haces este plato de gambas al ajillo tendrá un sabor excesivamente picante.

Tras haber introducido todos estos ingredientes en las diversas cazuelas de barro, coceremos el contenido con el fuego bastante fuerte durante unos ocho o diez minutos.

Transcurrido este tiempo, taparemos las cazuelas para que el aceite no salpique y serviremos el plato muy caliente. ¿Has visto que rápido y fácil? ¡Pues a chuparse los dedos con este exquisito plato de gambas al ajillo!