bacalao-1.jpg

Bacalao a la portuguesa

El bacalao es uno de los platos fuertes de la gastronomía del vecino Portugal. Aunque su cocina es mucho más rica y va más allá del bacalao, el pollo y el arroz caldoso que todos conocemos, lo cierto es que es un plato delicioso que vale la pena preparar. Lo más recomendable para este plato es conseguir buenos lomos de auténtico y sabroso bacalao. Recuerda que aunque hay que desalarlo no se debe de hacer en exceso o nos quedará totalmente soso y sin gracia. Si los lomos son muy gruesos deben de estar dos días sumergidos en agua fría que debemos de cambiar a menudo. Un truco para saber si el bacalao está en su punto es pellizcar un pedacito y probarlo. Te sorprenderá descubrir que incluso crudo está bueno.

bacalao

© MIMOHE – Fotolia.com

Ingredientes para cuatro personas

4 trozos grandes de lomo de bacalao 4 patatas grandes 4 cebollas 1 vaso de vino blanco Laurel Pimentón dulce Harina Aceite de oliva

Preparación

Se cortan las patatas en rodajas  y las cebollas a la juliana. En una sartén freímos las patatas con aceite abundante mientras que en otra ponemos las cebollas a pochar a fuego lento. La cebolla tarda aproximadamente media hora en hacerse, con lo que nos dará tiempo de tener las patatas bien doradas y de sellar el bacalao a continuación. Cuándo la cebolla lleve diez o quince minutos al fuego añadimos el vino blanco, el pimentón y el laurel y dejamos que acabe de hacerse. Una vez patatas están listas las ponemos sobre una bandeja de horno en una capa. El bacalao se sella en una sartén con poco aceite tras enharinarlo. Se trata de que esté muy caliente y el pescado quede dorado por fuera, pero sin acabar de hacerse por dentro. Este paso nos permite que al hornea a continuación el bacalao el jugo no se pierda y quede mucho más sabroso y además no se seque. Coloca el pescado sobre las patatas y cubre todo con la cebolla. Es el momento de meterlo al horno que debemos de encender diez minutos antes para que se precaliente a 180 grados. En veinte minutos tendremos listo este fantástico plato que es muy sencillo de hacer y tremendamente sencillo de hacer.

Trucos a tener en cuenta

Cuidado con las cebollas. Si son demasiado ácidas pueden estropear el plato, es preferible escoger cebollas de una variedad dulce que darán mejor gusto a la receta. No cortes las patatas demasiado finas o se romperán o se desharán. Mejor unas rodajas algo gruesas que permitan disfrutar de las mismas en un plato bien presentado.

PB1905891-1000x288.jpg

Ensaladas y ensaladillas del mundo

No todas las ensaladas son lechuga y tomate ni todas las ensaladillas la rusa. Hay una gran variedad de estos entrantes, fáciles y rápidas de hacer. Y sobre todo muy apetitosa. Únete a nosotros para descubrir estas recetas ideales para disfrutar en cualquier ocasión. En este caso, hemos seleccionado las algunas con un país “denominación de origen”.

Ensaladilla Americana (o ensalada de col)

Aunque esta ensalada es de origen alemán. Se popularizó en Inglaterra, donde los colonos la  exportaron a Norteamérica, donde la introdujeron a su dieta nacional. Aunque hay diferentes variantes, nosotros haremos la más común.

Ingredientes:

500 gr de col blanca

3 zanahorias

1 cebolla mediana

1 manzana

1 vaso de mayonesa

Zumo de medio limón

Una cucharada de azúcar

Sal

Pimienta

Preparación:

Lavamos bien las hojas de col, las zanahoria y la manzana. Después las cortamos finamente junto a la cebolla.

Nos preparamos para hacer la salsa: en un bol echamos el zumo de limón y la mayonesa. Ligamos bien y añadimos el azúcar, la sal y la pimienta. Una vez mezclado, vertemos el resultado en la ensalada.

Dejamos reposar en la nevera un par de horas para que se adapten bien los productos.

Ensaladilla española

Esta receta se suele mezclar con la ensaladilla rusa o confundir. Pero aunque sólo sea para diferenciarla, hablaremos de ella.

Ingredientes:

500 gr de patatas

Guisantes

Zanahorias

2 latas de atún

Maíz

2 huevos cocidos

1 Pimiento morrón

Gambas cocidas y peladas

Sal

Mayonesa

Preparación:

Pelar y cortar en dados patatas y zanahorias. Echar a cocer en abundante agua, con un chorro de aceite y sal. Cogemos otro cazo y pondremos a hervir los dos huevos simultáneamente.

Mientras tanto, colocaremos el resto de ensaladilla en una fuente.

Una vez que estén cocidos el resto de ingredientes los uniremos al resto de ensaladilla y ligaremos con mayonesa. Metiéndola en el frigorífico para tomar fresca.

Decorar al gusto.

Ensalada china

Hay una gran variedad de recetas. En este caso nos centraremos más en cómo hacer la salsa blanca agridulce.

Ingredientes:

Lechuga iceberg

Jamón cocido

Zanahoria

Algas agar-agar en hebras

Maíz dulce

Brotes de soja

Salsa blanca dulce

Ingredientes y preparación salsa blanca agridulce:

100 gr de vinagre

100 gr de azúcar

20 gr de aceite de girasol

Una cucharada de sal.

Unir todos los ingredientes con batidora y durante 5 minutos comprobarás como se vuelve blanquecina y densa.

Conviene prepararla unas horas antes para que repose. Puedes conservarla en el frigorífico para que esté bien fresca.

tarta-sacher-600x288.jpg

Tarta Sacher: el capricho de un príncipe en tu mesa

Los amantes de los dulces y, en concreto, las amantes del chocolate sentimos debilidad por la tarta Sacher ya que es un delicioso y rotundo bizcocho de chocolate, recubierto de glaseado de chocolate negro y relleno de una fina capa de mermelada de albaricoque.

Cuando se sirve la porción, se decora con una nube de nata montada o crema chantilly en un lateral del plato lo que le da un contrapunto blanco cremoso al negro rotundo de la tarta no solo visual, ya que está muy buena si mojas una esquinita de cada bocado en la crema. Continue Reading

PB190589-1000x288.jpg

Berenjenas italianas

Buongiorno! Hoy nos trasladamos a otro punto del Mediterráneo para disfrutar de la cocina italiana. Una forma fácil, rica y original de introducir y comer verduras a nuestras dietas y a la de los más pequeños. En este caso utilizaremos las berenjenas, por su textura y jugosa carne.

Berenjenas a la italiana

1 kg de berenjenas

1 kg de tomates maduros

½ Kg de cebollas

3 dientes de ajo

100 gr de queso rallado

Harina

Sal

Azúcar

Un poco de pimienta

Aceite

Preparación:

Pon un vasito de aceite en una sartén honda y fríe la cebolla y los ajos muy picados. Cuando esté blanda añade los tomates pelados y muy picados, dejándolo cocer hasta que espese. Sazónalo al final con sal, pimienta y azúcar, para quitar la acidez del propio tomate y pásalo por un pasapurés o chino.

Mientras se hace, pela las berenjenas y córtalas en rodajas, espolvoréalas con sal y deja que escurran 30 minutos. Luego pásalas por la harina y fríelas.

Coge una fuente y pon en el fondo un poco de la salsa de tomate. Agrega un tercio de las berenjenas, queso rallado, de nuevo tomate, berenjena… Realizando pisos y concluyendo con la capa de tomate.

Espolvoréalo de nuevo con queso rallado, y gratínalo al horno.

Consejo: Esta receta resulta igual de buena utilizando calabacines.

Berenjenas sicilianas  

Ingredientes:

6 berenjenas

1 pimiento verde, a ser posible, grande  1 cebolla mediana

1 vasito de salsa de tomate

1 cucharadita de orégano

200 gr de queso mozzarella

50 gr de queso parmesano rallado

Un poco de aceite

Una pizca de sal

Preparación:

Lava y corta las berenjenas por la mitad a lo largo. Haz unos cortes profundos en el interior, sin llegar a la cascara, para que se fría bien. Sazónalas con sal y déjalas boca abajo en un plato durante 30 minutos.

Lávalas de nuevo y sécalas con una servilleta o papel de cocina y fríelas con bastante aceite por ambos lados.

Pica menudo el pimiento y la cebolla y fríelos con 3 cucharadas de aceite hasta que se pochen. Añade el tomate frito, orégano, la mitad de la mozzarella en trocitos y la pulpa picada de la berenjena, que sacarás previamente con una cucharilla.

Rellena con ello el casquete de las berenjenas, coloca por encima el resto de la mozzarella y el queso rallado y lo gratinamos al horno.

Sacar los manteles de cuadros rojos. Preparaos para disfrutar de lo lindo de una forma rápida y barata. Al grito de: MAMMA MIA!

 

Calamares-rellenos-599x288.jpg

Calamares rellenos

Ingredientes:

2 calamares grandes

100 gr de carne picada de cerdo

2 rebanadas de pan

1 huevo duro

1 huevo fresco

2 cucharadas de piñones

4 cucharadas de aceite

Un chorrito de coñac

Harina

Aceite

Pimienta

Sal

Salsa:

6 cucharadas de tomate frito

1 vasito de vino blanco

1 cucharadita de harina

½ de laurel

Pimienta

Sal

Preparación:

Para comenzar la receta empezaremos por limpiar los calamares, separando las aletas de las patas. Trocearemos las extremidades y las mezclamos junto con el huevo duro picado, los piñones, la carne picada, y la miga de pan remojada en leche, huevo batido y coñac. Sazonamos con pimienta y sal al gusto. Mezclamos.

Con esta mezcla rellenamos los calamares con la ayuda de una cucharilla. Los embarramos con harina y lo echamos en una sartén friéndolo en aceite a un fuego moderado hasta que veamos que se dora el calamar. Alcanzando este momento, apagamos el fuego, lo retiramos y lo reservamos.

En este aceite elaboraremos la salsa. La forma será  añadiendo el tomate frito, el laurel, el vino y la harina disuelta en un  poco de agua. Removemos y dejamos cocer la el resultado a fuego suave durante unos 20 minutos como mínimo.

Trascurrido este tiempo, verteremos los calamares en la sartén y dejaremos que se cuezan junto a la salsa cubriendo la sartén con una tapa, conservando el fuego lento. El tiempo dependerá de la calidad de los calamares, tendremos que conseguir que se queden tiernos.

Servimos caliente emplatando o sirviendo en una bandeja directamente, según prefiramos y nos sea más cómodo.

Sugerencias:

Es aconsejable cerrar los calamares para que no se vuelque o pierda su relleno en el resto de la sartén. Para ello podemos utilizar un palillo de madera atravesando la boca. El momento será justo antes de freírlo, así se mantendrá sujeto todo el tiempo.

Aunque esta receta esta rellena de mezclando carne y pescado, podemos rellenarlos de cualquier clase de alimentos, tanto otros pescados, como merluza o atún, como de verduras, como calabacín, cebolla, etc.  Así como las salsas. Lo que hace que este plato resulte una receta muy versátil.

Para acompañar la receta podemos utilizar condimentos, como un arroz blanco cocido, lo que liga muy bien con cualquier salsa, carne y pescado. Como con unas patatas en gajos o fritas. Lo importante es aprovechar y mojar, pues la salsa es riquísima.

Tomates-rellenos-1000x288.jpg

Tomates rellenos de arroz

Aun hayamos tenido unos días en los que parece que el buen tiempo nunca va a llegar, estamos ya en Mayo y hay que prepararse con alimentos que estimulen nuestra piel y ayuden a alcanzar ese dorado o tostado que buscamos conseguir este verano.

Estos alimentos son ricos en betacoratenos y vitaminas C y E. Que encontramos en frutas y hortalizas de color naranja, amarillo o, en este caso roja. Así que te traemos una rica receta para comer tomates de forma sana y muy original.

Ingredientes para 6 personas:

1 ½ tazas de aceite de oliva

1 taza de arroz

1 taza de cebollas muy picadas

1 taza de perejil picado

1/3 tazas de pan rallado

12 tomates grandes

750 gr de patatas

Sal

Pimienta

Preparación:

Para empezar esta receta primero prepararemos los tomates. Cortaremos la parte superior de ellos, por el tallo de cada tomate, y con la ayuda de una cuchara le quitaremos las semillas y pulpa, la que reservaremos triturándola por un chino o batidora.

Salpimentamos el interior de los tomates y los colocamos en una bandeja.

Cogemos una cacerola y vertemos la mitad de aceite que hemos preparado. Una vez que este caliente echamos la taza de cebolla picada y dejamos que se poche a fuego lento, con cuidado de que no se queme.

Cuando este la cebolla bien dorada echamos el arroz. Lo salteamos y le añadimos la mitad de la pulpa triturada del tomate, que teníamos reservado desde el principio, el perejil, sal y pimienta. Cuando el arroz este bien pringado le echamos agua y dejamos cocer hasta que el arroz este a medio hacer, sobre unos 10 minutos.

Con este arroz iremos rellenando los tomates huecos con la ayuda de una cuchara hasta que se cubra la mitad de estos. Ahora taparemos los tomates con la parte superior que le quitamos en un principio, la parte del tallo.

Pelamos unas patatas y las cortamos en dados, gajos o panaderas, según prefiramos. Las colocamos en la bandeja entre los tomates.

Regaremos con el resto de aceite los tomates y espolvoreamos el pan rallado. Encima de las patatas echaremos el resto de la pulpa que teníamos reservada.

Cogemos la bandeja y la introducimos en el horno a una temperatura media de 180 a 190ºC durante unos 45 minutos. Serviremos el pato con dos tomates y emplatándolo con las patatas y la salsa del tomate triturado.

img_5820.jpg

Risotto al curry

Hoy he querido aprovechar varias cosas que tenía en la nevera para hacerme algo para comer mañana. Y me ha salido este curioso risotto al curry.

1º he frito unos trozos de pollo con un puntito de ajo en laminas

1º he frito unos trozos de pollo con un puntito de ajo en laminas

cuando está hecho el pollo añadimos un poco de nata y unos trozos de queso cortados muy finos para que se funda

cuando está hecho el pollo añadimos un poco de nata y unos trozos de queso cortados muy finos para que se funda

En que el queso se ha fundido ponemos una cucharada de curry en polvo.

En que el queso se ha fundido ponemos una cucharada de curry en polvo.

Removemos hasta que queda uniformemente disuelto el curry y fundido el queso

Removemos hasta que queda uniformemente disuelto el curry y fundido el queso

Añadimos el arroz ya hervido y mezclamos.

Añadimos el arroz ya hervido y mezclamos.

img_5820.jpg

Ya está listo para emplatar y comer. Si, la forma es la del tupper en el que me lo llevaré mañana para comer 😀

 

 

 

 

Besugo-con-pimientos-morrones.jpg

Besugo con pimientos morrones

Siempre nos parece que hacer recetas tradicionales o caseras son algo compiladas o engorrosas. No os voy a engañar, la de hoy es de ese tipo de platos que nos hace estar encima de los fogones, mimándolo y estando pendientes de él.

Sin embargo, como todo en la vida, el caso es ponerse. Puede que las primeras veces te resulte complicado y no obtengas el resultado que esperabas. Así que hay que practicar, no te desanimes. Además, es una manera muy rica y jugosa de comer pescado. Ideal tanto para la hora de comer como cenas.

Ingredientes para 4 personas:

1 besugo de un kg

700 gr de pimientos morrones

150 gr de harina

6 dientes de ajo

1 dl de aceite de oliva

Sal

Preparación:

Para empezar esta rica y sana receta comenzaremos pelando los dientes de ajo, reservamos. Continuamos descamando, limpiando, descamando y finalmente secando con un trapo el besugo. Ahora le daremos un par de vueltas con la harina y lo mantenemos reservado hasta que lo necesitemos.

Cogemos los pimientos morrones y los lavamos. Una vez limpios los colocamos en una placa de horno. La manera de prepararlos será echando un chorretón de aceite y los asamos unos minutos a fuego medio. Cuando ya estén asados, esperamos que se enfríen un poco y le quitamos la piel separándolos de la carne. Cortamos en tiras y los reservamos para después.

En una cazuela de barro calentamos 4 cucharadas de aceite y la ponemos a calentar a juego lento. Cuando empiece a humear echamos los dientes de ajo enteros. Después añadimos las tiras de pimientos y dejamos que cuezan ambas cosas a fuego muy suave durante una hora, removiendo de vez en cuando con la ayuda de una cuchara de madera.

Cuando pase este tiempo reservamos la primera cazuela y cogemos otra nueva, en la cual echamos el resto de aceite y lo calentamos para freír en el besugo enharinado durante unos 10 minutos por cada uno de sus lados, sazonándolo en cada vuelta al gusto.

Vertemos los pimientos y el ajo de la primera a la del besugo e introducimos en el horno durante 5 minutos a temperatura media.

Cuando pase este tiempo retiramos del horno. Tapamos una cazuela y le damos el último calentón a fuego muy muy suave. Sabremos cuando ya esté porque el pescado quedara muy tierno.

img_5785.jpg

Helado de almendras 

Probando nuevos helados sin leche de vaca hoy voy con el de almendras.

INGREDIENTES

  • 125gr de almendras trituradas
  • 250ml de leche
  • 60gr de azúcar
  • 3 yemas de huevo

Trituramos las avellanas en la thermomix 15 segundos a velocidad 7 o en una picadora

Añadimos las yemas y el azúcar y batimos 20 segundos a velocidad 4.

Añadimos la leche y primero batimos 15 segundos a velocidad 5. A continuación programamos 8 minutos, 90º, velocidad 4. Podemos hacerlo calentando la mezcla en un cazo a fuego suave hasta que empiece a espesar, sin hervir.

 

 

 

 

El resultado ha sido bastante bueno aunque creo llevaba muchas almendras, igual hay que reducir la cantidad de almendra… bueno si lo pruebas ya me cuentas.

 

3990009419_9af4631ed3.jpg

Truchas a la cazuela

A veces la vida es cruelmente irónica: cuando tenía tiempo de sobras para pasarme la tarde en el río, pescando, era un verdadero incapaz en la cocina. Y ahora que he aprendido la diferencia entre una lavadora y un horno, no puedo sacar un par de horas para irme a pescar.

Por suerte, conservo las amistades de aquellos tiempos (no debo ser un mal tipo del todo). Y a alguna de ellas la enseñé a pescar. Tan bien la enseñé que ha sacado cuatro truchas de buen tamaño que ahora se supone que debo cocinar yo mismo para los cuatro de la pandilla. En fin: si hay que hacerlo, hagámoslo bien. Hoy, truchas a la cazuela.

¡Aaaa la cazuela!

 

Ingredientes:

 

Para empezar, claro, las cuatro truchas, qué ricas, así, fresquitas, que no saben lo que es el pienso. Dispongo también en la mesa un vaso de vino blando (de cuya botella no me resisto a echar un traguito, ya que nadie me ve); una hoja de laurel y una cucharada de perejil picado.

¡La sal! ¿Dónde he puesto la sal? ¡Ah! Aquí estaba. Si es que no pierdo la cabeza porque el pegamento que me pusieron en el cuello es del bueno ¿Qué más? Tres dientes de ajo, dos patatas, una cebolla y una pizca de azafrán.

Preparación:

Venga: manos a la obra: comienzo por limpiar y sazonar las truchas. Hecho esto, corto los ajos en láminas y los doro en una sartén. Así, sin que se quemen. Muy bien. Los paso a una cazuela. Acto seguido, corto y frío las patatas en la misma sartén. A la cazuela, a hacerles compañía a los ajos. Que se entiendan entre tubérculos.

Sin cambiar de sartén, frío la cebolla picada, la hoja de laurel y el azafrán… ¿Adivinas? ¡Aaaa la cazuela! Que es a donde van a ir a parar las truchas, ya troceadas y fritas (creo que empiezo a entender por qué se le llama trucha a la cazuela.

Con todos los ingredientes en la cazuela, dejo caer el vaso de vino blanco sobre ellos y permito que hiervan durante cinco minutos. Rectifico de sal, espolvoreo con el perejil y por fin dejo que mis amigos descubran qué es eso que huele tan bien.

Recuerda:

Cuatro truchas

Un vaso de vino blanco

Un chorrito de aceite

Una hoja de laurel

Una cucharada de perejil picado

Una pizca de sal

Tres dientes de ajo

Dos patatas

Una cebolla

Una pizca de azafrán

En poco más de media hora, estará lista esta sencilla receta.