6445827461_04d3549dcc-500x288.jpg

El Tesoro de los Frutos Secos

Hay una información que pulula por ahí desde hace varios años que dice que los frutos secos engordan, naturalmente todo lo que se coma en exceso engorda (bueno, en realidad no engorda al comida sino que engorda quien la come), pero la verdad es que los frutos secos naturales (sin sal) ayudan a nuestro organismo de mil maneras distintas.

Aquí os informaremos sobre algunos de estos frutos que recomendamos no comer demasiados, pero que con unos cuantos al día será suficiente y no nos engordara, más bien, nos proporcionara mucha mejor salud y una vida más sana.

nuts

Frutos Secos

Vitaminas/Minerales

Propiedades

Almendras

Calcio, ricas en fibra, vitaminas B1,B2, PP, C, A, D y E, fósforo, hierro, etc. Anti-colesterol, fortalecen el corazón, excelente complemento de la dieta.

Anacardos

Grasas insaturadas, selenio, magnesio, vitaminas B1, B2 y B5, potasio, calcio, hierro y fósforo. Efecto antioxidante, anti-colesterol, previene el desarrollo de algunos tipos de cáncer.

Avellanas

Cobre, calcio, magnesio, vitamina B y E Anti-envejecimiento, fortalece el sistema nervioso.

Cacahuetes

Mineral alto folato, coenzima Q10 vitamina E, folato y magnesio. Regulador de insulina y glucosa, excelente para el cerebro.

Castañas

Calcio, ricas en fibra y carbohidratos, potasio, minerales, vitaminas del grupo B y fósforo. Ayudan al transito intestinal, controlan la anemia y la hipertensión, quita la sensación de hambre.

Nueces

Cobre, zinc, vitamina E, Ácido linoleico, fibra, Vitamina B6 y E, zinc. Aporte energético, relaja los vasos sanguíneos, reduce la tensión arterial, previene afecciones cardiacas.

Piñones

Proteínas, vitaminas y sales minerales, Ácidos grasos poli-insaturados, potasio, fósforo, magnesio, hierro, ácido fólico, calcio. Anti-colesterol, osteoporisis, ayudan a las etapas de crecimiento, enfermedades cardiovasculares.

Pistachos

Hierro, minerales, rico en fibra, ácidos grasos poli-insaturados, ácido oleico. Ayudan al transito intestinal y a bajar el colesterol.

Semillas de Girasol

Fósforo, potasio, magnesio, ácido fólico, vitamina B1 y E, calcio, ácidos grasos insaturados. Evita problemas circulatorios y problemas cardiovasculares, mejoran el rendimiento físico, favorecen al cerebro, aumenta las defensas del cuerpo.

Semillas de Calabaza

Proteínas, ácidos grasos, aminoácidos, minerales, ácido cucúrbico, vitaminas B, C, D, E y K, omega 3, omega 6, zinc, calcio, potasio, hierro, fosforo.  Propiedades anti-inflamatorias, emolientes y antiparasitarias, fortalece la vista, mejoran el funcionamiento de la uretra y la vejiga, evita cálculos renales.

 

Todos los frutos secos son maravillosos antioxidantes, protegen el sistema cardiovascular, son anti-colesterol, mejoran las funciones cerebrales, mejoran el transito intestinal, aportan grasas no saturadas, contando también que son excelentes para el cutis, cabello y uñas entre otros beneficios.

DSC00094-500x288.jpg

Verduras al vapor con salsa de naranja

Las comidas cocinadas al vapor además de ser deliciosas, sanas y están llenas de nutrientes. Y son ideales para gente que desee perder peso o estén a dieta. Normalmente se utilizan utensilios específicos para cocinar al vapor como carnes, pescados o verduras. Las llamadas vaporeras.

En este caso haremos esta receta, que es de origen oriental.

Ingredientes 4 personas:

2 dl de caldo de verduras

8 espárragos trigueros

1 cucharadita de harina de maíz

2 naranjas

120 gr de maíz en conserva

40 gr de mantequilla

1 nabo

1 puerro

Setas enoki

100 gr de setas shiitake

4 zanahorias enanas

Aceite de oliva

150 gr de calabaza

Preparación:

Empieza por pelar el puerro y cortar en tiras largas y finas. Mientras poner una sartén con aceite de oliva en el fuego, esperar que este muy caliente, bajar el fuego y echar las tiras hasta que se frían hasta que tengan aspecto de crujientes. Preparar un plato y poner papel absorbente o de cocina, para depositar el puerro y quitarle el máximo de aceite posible.

Poner otra sartén al fuego, pero esta vez con la mantequilla. Cuando esta empiece a fundirse, añadir la harina de maíz y remover unos segundos.

Añadir mientras removemos,  poco a poco el zumo de naranja y el caldo de verduras. Seguir removiendo hasta que notemos que espesa un poco la salda. Retiramos del fuego y la reservamos hasta más tarde,

Una vez peladas todas las verduras y troceadas, las lavamos y dejamos escurrir en un escurridor. Cogeremos una olla con agua y la pondremos al fuego. Echaremos las verduras a la vez en una vaporera y dejaremos que se hagan al vapor entre cinco y diez minutos.

Volver a escurrir hasta retirar toda el agua.

Para servir pondremos las verduras al vapor como base poniendo encima el puerro crujiente. Terminar vertiendo la salsa reducida regando las verduras.

Recuerda que…

Si no poseéis una vaporera, te damos otra idea para poder vaporizar las verduras, o otras recetas para hacer al vapor. Colocamos una olla de agua y colocamos un colador metálico, con cuidado que no toque el agua. Colocamos la comida dentro del colador que deseamos cocinar. Y tapamos la olla con una tapa.

Para sazonar la comida, esta la opción de echar en el agua la sal y si queremos hierbas aromáticas como tomillo, laurel, etc.

Calorías: 160

Dificultad: Baja

Tiempo: 10 a 20 minutos

Ya veis que realmente os va a llevar muy poco tiempo preparar esta sencilla receta, que es, además, muy sana.

Surtido-de-pinchos-para-un-día-especial-550x288.jpg

Surtido de pinchos para un día especial

En el último año el pincho está proliferando en muchos bares, se está volviendo a poner de moda en España y eso hace resurgir y surgir empresas, franquicias, bares, que se dedican a llevar al pincho hasta lo más alto de la escala culinaria.

No es para menos ya que hacer un pincho original que tenga mucho sabor y sea estéticamente atractivo requiere mucha maña y también mucha creatividad, ya que puedes hacer un pincho de cualquier cosa que imagines. Por eso vamos a ver unos cuantos para que los elabores tú mismo y hagas de un día normal toda una celebración en la mesa.

Continue Reading

ensaladas-1024x786.jpg

Una ensalada con mucho fundamento

Después de un fin de semana de compromisos y comilonas a mansalva, seguro que te apetece una ensalada fresquita, con mucho alimento, pero no muy pesada. Al contrario les puede ocurrir a ejecutivos y viajantes cuando llegan a casa el fin de semana después de comidas de empresa y menús de restaurante, preferirán seguro un plato sano.

La ensalada que os voy a proponer tiene muchos ingredientes, por eso, si alguno de ellos no os gusta, sois alérgicos o prefieres no sentirlo en tu paladar por distintas razones, puedes eliminarlo o intercambiarlo por otro ingrediente que más te apetezca. Lo bueno de las ensaladas es eso, que acepta muchos tipos de ingredientes y puedes combinarlos como tu quieras.

Continue Reading

287997220_4a17c0ffb5-375x288.jpg

Suculentas recetas con el Microondas

A veces no tenemos tiempo de cocinar o simplemente no nos apetece. Aquí os daremos unos pasos sencillos para cocinar con el microondas unos suculentos platos que no nos llevaran mucho tiempo y quedaran muy sabrosos.

Patatas rellenas

Ingredientes:

4 patatas medianas

8 loncha de bacón

8 lonchas de tranchetes

Mantequilla

Pimienta

Sal

Preparación:

Lava muy bien las patatas con su piel, pínchalas con un tenedor por varias partes y ponlas en una fuente especial para microondas durante 10 minutos a temperatura medio alta.

Micro

Cámbialas de posición y ponlas 5 minutos más.  Al terminar sácalas de la fuente. Deja enfriar un poco y coge las patatas y córtalas por la mitad para poder vaciar su pulpa y que queden en forma de cuenco. Reserva la pulpa para más adelante. Dentro de ese vacío échale sal y pimienta a gusto y unas virutas de mantequilla, coloca enrollada una loncha de queso y otra de bacón también enrollada, has este proceso en todas las patatas.

Mete la fuente al microondas con las patatas rellenas durante unos 5 minutos a temperatura media.  Retira la fuente y aplica la pulpa reservada sobre cada patata, a forma de sombrero y vuélvelo a meter en el microondas en posición de grill durante 2 o 3 minutos y tendrás el sombrerito tostado.  Listo.

Arroz a la milanesa

Ingredientes:

200 gr. de arroz

100 gr. de panceta

100 gr. de jamón york

1 lata pequeña de guisantes

1 pimiento rojo

Queso rallado

1 diente de Ajo

Sal

Preparación:

Trocea la panceta, el jamón y el pimiento rojo en cuadrados muy pequeños.  Ponlos en una cazuela para microondas junto con un diente de ajo picado muy fino e introduce todo al microondas durante 3 minutos a temperatura medio alta.

Al terminar agrega el arroz previamente lavado bajo el chorro de agua y ponlo en el microondas 2 minutos más.  Mientras tanto pon a hervir medio litro de agua y abre la lata de guisantes, lávalos bajo el grifo y escúrrelos.

Retira la cazuela del microondas y agrégale el agua y los guisantes y vuélvelo a meter durante 15 minutos a temperatura media, probar el arroz, cuando esté al dente, retíralo del microondas y espolvorea el arroz con una cuchara sopera de queso rallado y vuélvelo a meter en el microondas unos 4 minutos más.  Servir calentito.  Si prefieres el arroz amarillo añade al agua colorante o dos hilitos de azafrán.

Como ves, se trata de dos recetas muy facilitas y en las que no vas emplear casi nada tiempo ¡Ah! Y muy sabrosas… No esperarías otra cosa, ¿verdad?

salmón-500x288.jpg

Lomos de salmón con salsa de queso a las finas hierbas

Hoy vamos a comer pescado. Que sí, hombre, que ya verás qué bueno. No me vengas con excusas de que tiene espinas, que son lomos de salmón, de modo que van a ser muy poquitas las que te encentres…

Y eso de que no te gusta el pescado es porque aún no has probado el pez que te encanta o porque no lo has cocinado de una manera que te quedes con ganas de repetir la receta. Tú, créeme: con esta receta no sólo quedarás estupendamente si tienes invitados sino que es de las que hacen afición. Al pescado y a cocinarlo. Anda, ponte el mandil y entra en la cocina.

Ingredientes:

Vas a necesitar cuatro lomos de salmón, con su piel y todo, una tarrina de queso a las finas hierbas –del tipo Philedelphia, aunque, si lo prefieres, los supermercados suelen tener marcas blancas y la diferencia no es grande-. Dispón también de un cuarto de litro de leche, eneldo, pimienta y sal.

Preparación:

Lo primero que vas a hacer es la salsa, para lo que pondrás como 200 mililitros de leche en una cazuela y los calentarás a fuego medio hasta que rompan a hervir, momento en el que bajas el fuego al mínimo y añades el queso para que se vaya fundiendo. Entretanto, añade algo de eneldo (a tu gusto) a la salsa.

Cuando haya terminado de fundirse el queso, rectifica de sal y mantén la salsa sobre el fuego al mínimo mientras preparas el salmón. En caso de que el moje te hay quedado espeso, añádele un poquito de leche para que se suelte, pero luego debes rectificar de sal otra vez para que no te quede soso.

El salmón, antes de que se me olvide: salpimienta los lomos y espolvoréalos con un poco de eneldo. Hecho esto, ponlos en un recipiente apto para el microondas. Mételos y déjalos a una potencia normal durante cinco minutos. Luego, vas a ir comprobando cuándo pierden su tono rosado característico de cuando están crudos.

En cuanto veas que el pescado está hecho, ponlo en un plato y medio cúbrelo con la salsa. Acompáñalo con la guarnición que más te apetezca –arroz, ensalada…-, pero lo ideal es que saltees un poquito de trigo tierno con mantequilla.

Rercuerda:

Cuatro lomos de salmón con su piel

Una tarrina de queso a las finas hierbas

250 mililitros leche

Eneldo

Sal

Pimienta

Ya has visto que es muy fácil, que tendrás lista la receta en un cuarto de hora y que está mejor que estupenda.

Sin-título-11-500x288.jpg

El botillo: para saciar al más exigente

Discutía –es un decir- no hace mucho con un amigo sobre qué es y qué lleva un botillo.  Claro que, gracias a las peripecias de la vida, yo jugaba con ventaja (mi vida es mía: no voy a contar nada más). El caso es que este producto, sólo apto para paladares duros y estómagos revestidos de amianto se hizo un hueco entre mis platos favoritos nada más probarlo.

Bien: la mitad de la discusión rondaba en torno a qué lleva el botillo. Y aquí la dejo zanjada tras consultar a la Indicación Geográfica Protegida (IGP) de Botillo del Bierzo: según la institución, éste ha de llevar al menos un 65% de costilla de cerdo y un 10% de rabo del mismo animal.

Queda al criterio de cada fabricante el añadirle lengua, carrilleras, paleta y espinazo en la proporción que quieran, siempre y cuando estos ingredientes no superen el 20% del producto final y ninguno de los cuatro suponga más del 50% de la “carne extra”.

Con sabor

A todos los componentes se le añade sal, pimentón, ajo, aditivos autorizados y otras especias naturales. Una vez embutido, tenemos esta bomba de sabor –y calorías-, orgullo de la comarca leonesa del Bierzo.

La segunda mitad de la discusión giraba en torno a cómo cocinar el botillo. Y, mira, ahí nos equivocábamos los dos al creernos ambos únicos poseedores de la verdad: el embutido en cuestión puede prepararse de diversas formas, aunque existe una tradicional que, por cierto, ninguno de los dos recitaba con exactitud:

Una receta de muchos siglos

Empezamos por poner a cocer el botillo, de unos 800 gramos, durante un par de horas con agua suficiente para que lo cubra. A media hora de que se cumplan las dos, agregamos cuatro patatas medianas, peladas y enteras, medio kilo de berza –puede valer repollo- y cuatro chorizos. Como se habrá evaporado buena parte del agua, añade de nuevo hasta que se cubra el embutido.

Para comprobar que está listo, pincha las patatas: si estas dejan entrar el tenedor con facilidad o se rompen casi con el roce, el plato está listo.

Existen, por lo que he podido ver, una buena cantidad de recetas, aunque, también por lo visto en mis investigaciones, esta que aquí te he dejado es la que se considera “tradicional”. En cualquier caso, se trata de un plato para satisfacer al más glotón, aunque, eso sí conviene comerlo con cuidado: ya ves que es muy fuerte.

Berenjenas-rellenas-de-tomate-al-tomillo.jpg

Berenjenas rellenas de tomate al tomillo

Ingredientes para 4 personas:

4 berenjenas pequeñas

3 cucharadas de aceite de oliva

4 cebollas pequeñas

3 dientes de ajo

5 tomates

2 cucharadas de perejil picado

1 cucharada de tomillo picado

Mantequilla

Pimienta

Sal

Preparación:

Para empezar esta berenjenas, seleccionamos 4 berenjenas de un tamaño más bien pequeño. Las lavamos y pelamos en tiras longitudinales de un centímetro aproximadamente. De esta manera le dará un aspecto de piel quebrada y además conseguiremos que los jugos, al cocinarla, lleguen a toda la berenjena por completo.

Cogemos las berenjenas y le proporcionamos a cada una una incisión lateral con un cuchillo. De esta forma podremos extraerle un cuarto de su pulpa con una cucharita, in tener que abrir del todo. Conservando así su forma.

Con la ayuda de una sartén, doramos las berenjenas en aceite caliente durante unos 3 minutos. Procurando que no se queme, pues la berenjena cogería sabor a quemado, que amargaría la receta. Retiramos del fuego.

Aprovecharemos ese mismo aceite, y la sustancia que la berenjena ha soltado, para rehogar en el la cebolla cortada al estilo juliana y los ajos, ya picados con anterioridad. Dejamos que se hagan a fuego lento hasta que se empiecen a dorar.

En ese momento será cuando incorporaremos a la sartén los tomates. La forma en la que deben estar es pelados y troceados. Además añadimos también la pulpa que hemos extraído de las berenjenas, el perejil y el tomillo. Removemos y salpimentamos a nuestro gusto. Dejaremos cocer durante unos 15 minutos a fuego lento.

Mientras tanto, podemos empezar a engrasar con un poco de mantequilla la fuente donde pondremos después las berenjenas para hacerlas al horno. También podemos ir preparando el horno precalentandolo.

Retiramos la sartén del fuego y empezamos a colocar las berenjenas en la bandeja. Con la ayuda de una cuchara, vamos incorporando el contenido de la sartén a modo de relleno para las berenjenas. Ponemos encima unas nueces  de mantequilla, rociamos un poco de agua. Metemos la bandeja en el horno y dejamos que se cocine durante alrededor de 20 minutos.

Este plato es muy versátil, y permite hacer variaciones en su receta. Además puede servir como un aperitivo, primer plato y cenas ligeras. Además permite que pueda servirse y consumir tanto caliente como ya frío. Sin perder nada de su sabor y calidad.

 

imagesCAMY0MZG.jpg

Entrantes de agacates

Hoy vamos a a preparar unas recetas muy fáciles elaboradas con aguacate. De por sí, el aguacate es un fruto muy versátil, que admite componer platos tanto salados, como dulces y picantes.

Esta fruta posee muchas propiedades beneficiosas para el organismo, de hecho, uno de los beneficios mas conocidos del aguacate es la regulación del colesterol gracias a ácido oleico que posee, pero también hay que tener en cuenta que tiene mayor cantidad de calorías que muchas frutas con o cual no es demasiado bueno en las dietas de adelgazamiento.

Y, en mi opinión, el aguacate no es aún muy conocido o popular en nuestro país, aunque, poco a poco, va descubriéndose. Estas recetas te permitirán dar el salto o ¡darte el gusto!.

Aguacates rellenos

Ingredientes:

–        3 aguacates

–        1 lata de atún al natural

–        1 lechuga

–        1 huevo duro

–        aceitunas negras

–        perejil picado

–        sal

 

Preparación:

Corta los aguacates por la mitad quitándoles el hueso. Separa las hojas de lechuga dejándolas enteras, lávalas y utilízalas para cubrir la fuente de servir. Desmiga el atún en un plato y añade un poquito de su jugo. Sazona con sal los aguacates y rellénalos con atún. Adórnalos con el huevo duro muy picadito mézclado con el perejil. Las aceitunas negras le ponen una nota de color.

Recuerda que…

Este entremés se toma en frió y estará mucho mejor dejando los aguacates en la nevera un rato antes de servir. Mejora la receta con hielo picado fino encima, el efecto es impecable.

Aguacates flameados

Ingredientes:

–        3 aguacates grandes

–        150 gr de almendras crudas peladas

–        5 cucharadas de azúcar

–        6 cucharadas de coñac,ron o cualquier licor aromático

Preparación:

Picar las almendras y mezclarlas  con el azúcar. Luego, corta los aguacates por la mitad a lo largo y sacar el hueso y rellena en el centro con la mezcla de almendras y azúcar. En el momento de servir , calienta el coñac, ron o cualquier licor aromático con bastante alcohol, y viértelo sobre los aguacates y préndelos.

Tienen un efecto muy bonito si los sacas ardiendo a la mesa. Aunque los aguacates se sirven como entrantes, en este caso, al tener un sabor bastante dulce, puedes servirlos de postre. Resultan deliciosos. No regatees esfuerzos en la presentación de este plato.

Recuerda que…

Si no dispones de platos hondos, se mantendrán mejor en equilibrio si les quitas una rebanada fina en la parte de abajo. Eso evitara que se muevan y los hará más estables. Sobre todo porque se sirven prendidos en fuego.

 

3870674807_b83a044a09-500x288.jpg

Trucos en la cocina

Siempre necesitamos algunos truquillos al hacer nuestras comidas y así nos ahorramos tiempo y dolores de cabeza.  En este post te informamos de algunos de esos trucos.

Pechuga de Pavo Seca: Sabemos que la pechuga de pavo casi siempre, por no decir siempre, queda muy seca. Cuando hagas pavo al horno, si lo vas a hacer entero, haz lo siguiente: compra en la farmacia una jeringa con aguja, la llenas de whisky o ron y se la pinchas en varias partes de la pechuga. Hazlo varias veces mientras el pavo está en el horno. Riquísimo.

Detalle del Zancarrón en Salsa con Vermout

Estofado de Carne Dura: Si vas hacer estofado de carne, mientras se va haciendo, échale un poquito de bicarbonato, con la punta de una cuchara pequeña, bastara para que quede muy suave.

Corrigiendo

Comida Muy Salada: Si la comida te está quedando salada mientras la cocinas y no quieres echarle más agua, puedes echarle una patata picada y dejar que se cocine con la comida, absorberá gran cantidad de sal.

Pastoso o Apelmazado: Si vas hacer arroz o pasta y no quieres que se te peguen o te queden pastosos o apelmazados, échale ½ limón al agua hirviendo y después echa el arroz o la pasta, te quedara suelto y perfecto.

Esos (molestos) grumitos

Grumos en la Sopa de Sobre: Si quieres preparar una sopa de sobre, en la que normalmente se hacen grumos, échale un chorrito de aceite de oliva al agua hirviendo y después echa el contenido del sobre sin dejar de remover.

Aceites con Sabores: Si quieres que tu aceite para la ensalada tenga otro sabor, puedes agregarle a tu aceitera el condimento que más te guste como un ajo, o una guindilla o unas ramitas de menta o de hierbabuena, le dará a tus ensaladas un sabor… huuummm… especial.

De hacerlo, hagámoslo bien

Ensalada bien aliñada: Cuando tengas la ensalada ya limpia y puesta en un recipiente, lo primero que tienes que echarle es la sal, después el vinagre y por último el aceite: te quedará mucho más sabrosa.

Tomates bien pelados: Si quieres pelar tomates y que no se te vaya parte de la carne con la piel, pon un cazo con agua a hervir y cuando ya esté hirviendo, retírala del fuego y pones los tomates durante 1 minuto, los retiras y pélalos, veras que fácil se pelan.

Albóndigas Suaves y Jugosas: Si quieres que las albóndigas te salgan mucho más suaves, puedes echarle a la carne picada una rebanada de pan de molde previamente mojado y un huevo. Mézclalo bien y sazónalo a tu gusto.