rodaballo-1000x288.jpg

Rodaballo al horno

De entre los muchos pescados que he tenido el gusto de probar, debo reconocer que este es de los mejores junto con el mero. En este caso, os voy a presentar este manjar de los mares, que se llama rodaballo.

Si no lo habéis probado y donde vivís tienen el rodaballo a buen precio, por ejemplo yo vivo en Galicia y lo encuentro a 17-18 euros el kilo, y la verdad es que está a muy buen precio pues no es de piscifactoría sino pescado en el mar, todo un lujo al alcance de cualquier gallego.

Os voy a explicar cómo hago el rodaballo el horno, y la verdad… ¡¡sale riquísimo!!

Por cierto, Cuando traigamos el rodaballo o rodaballa (como dije antes es mejor así, pues ahora llevan huevas), la pescadera/o os habrán preparado el pescado pero aún así es bueno lavarlo bien y luego dejarlo un rato escurrir. Si tiene huevas es mejor decir en la pescadería que se las saquen antes de cortas pues sino te vendrán bien cortadas y no es lo mismo.

Ingredientes

1 rodaballo (cuanto más grande mejor y si es femia (hembra) aún mejor pues en esta época de abril a mayo es cuando mas huevas llevan, y están riquísimas)

1 cebolla bien picada

1 zanahoria

Algo de sal

Aceite

Patatas cortadas en rodajas

2 ajos cortados en láminas

Preparación

Cortaremos la cebolla muy bien picada en dados, también cortaremos los ajos en láminas y la zanahoria le quitaremos con el pelador la piel y la cortaremos en 4 o 5 trozos más bien grandes, si queremos y nos gustan mucho podemos poner 2 zanahorias.

Si nuestra bandeja del horno no queremos que nada se quede pegado y pasarnos horas limpiándola, poniendo papel de horno, conseguiremos que nada se pegue y además queda mucho mejor.

Pondremos papel de horno que cubra toda la bandeja del horno, pondremos primero antes del papel un poco de aceite y después el papel para que quede pegado y no ande incordiándonos moviéndose o levantándose. Una vez hecho este paso, pondremos aceite por encima. Seguidamente vamos a poner la cebolla, los ajos y la zanahoria y encima de ello pondremos las patatas en rodajas, pero sobretodo la parte de abajo ha de estar llena de cebolla, puesto que así las patatas quedan mejor y no se queman.

Encima de las patatas pondremos las rodajas de rodaballo y otro poco de aceite por encima muy ligeramente. De último le vamos a echar un vaso de vino blanco.

Lo tendremos en el horno a 180 grados, durante 30 minutos, pero ya sabéis que cada horno es un mundo y que vamos a tener que vigilar y también ir echando la salsita que va haciéndose por encima del rodaballo para que no se queme y se seque, que entonces ya no estaría riquísimo.

Cuando haya pasado media hora o el tiempo que le lleve hasta hacerse bien, pues pinchamos con el tenedor o cuchillo y sale fácilmente, lo sacamos del horno lo ponemos en los platos  y a comer!!!

Ya veras como si haces este plato tu familia te lo va a agradecer de por vida

Como truco final decir, que si queréis también le podéis poner unas rodajitas de limón por encima o ya en el plato cada uno se eche limón si quiere.

marrajocedeira.png

Marrajo al estilo de Cedeira

Marrajo al estilo de Cedeira

El marrajo es una variedad de tiburón muy abundante en la costa de Galicia. Su carne es parecida a la del cazón (no son lo mismo digan lo que digan) o a la tintoreta y en muchos sitios se le conoce como la ternera del mar. Enla Villa de Cedeira, un pueblo costero de la costa Coruñesa, tienen mucha fama y tradición los platos de marrajo que cocinan en sus mesones.

Cómo suele pasar en estos casos, cada mesón presume de ser el que tiene la mejor receta. Para gustos los colores. Yo transmito una receta que a mi me encanta aunque claro está, no he comido marrajo en todos los mesones.

Ingredientes el marrajo al estilo de Cedeira.

(4 personas más o menos)

1,5 Kgde marrajo sin espina ni piel

Harina

Pimentón picante

Pimienta negra

Comino

Tomillo (mejor fresco)

Vino blanco, un vasito

Ajo

Perejil (mejor fresco)

Sal

Aceite de oliva abundante

Acompañamiento:

Salsa alioli casera

1 diente de ajo (dos si te gusta muy fuerte)

1 huevo y una yema

Sal

Vinagre (al gusto, yo le pongo una cuarta parte del vaso del aceite como mucho)

Aceite de oliva, un vaso grande

Preparación del marrajo al estilo de Cedeira

Preparación del pescado:

En el vaso de la batidora ponemos el vino blanco, el pimentón, la pimienta, un toque de comino y otro de tomillo y lo batimos hasta que todo quede deshecho. Utilizaremos esto como aliño. Cortamos el marrajo en cuadrados y lo ponemos en adobo de un día para otro.

Al día siguiente ponemos el aceite a calentar. El pescado se pasa por la harina y se fríe con el aceite muy caliente para que quede dorado y crujiente por fuera, pero no quede seco por dentro. A veces, para variar, lo rebozo también con huevo. Es conveniente dejarlo escurrir en papel de cocina para que no quede aceitoso. En el mismo aceite freímos las hojas grandes del perejil fresco y las servimos con el pescado. Se puede utilizar una ramita cruda para adornar.

Preparación del alioli

Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y comenzamos a batir sin mover el brazo hasta que emulsione. Subimos despacio el brazo de la batidora para que no se corte. Acabamos subiendo y bajando el brazo hasta que veamos que está listo. La salsa se sirve a parte para que cada cual añada la que quiera.

Se puede acompañar el pescado con una ensalada de lechuga y tomate clásica.

Sin-título-121-500x288.jpg

Salmón en salsa de cabrales con puerro y cebolla

Hoy toca salmón. Porque lo digo yo y porque hace tiempo que no comemos pescado, que es muy importante para mantener un dieta equilibrada. Eso sí: como sé que no te acaban de gustar los platos sencillos, hoy vamos a currarnos una receta espectacular.

Y es que la preparación del pescado va más allá del frito – a la plancha – rebozado – cocido. Un tipo de comida tan variado, la incontable cantidad de sabores provenientes del mar, tenían que poder cocinarse de una buena cantidad de formas. Ponte el mandil, que te lo voy a demostrar.

Ingredientes:

Para empezar, y como vas a cocinar para cuatro personas –si sois menos, una simple regla de tres te dará las proporciones; si sois más, usa la misma regla de tres y vete pensando en pedir las ayudas por familia numerosa- ten a mano cuatro lomos de salmón.

Dispón también de doscientos gramos de cebolla cortada en juliana, perejil picado, cincuenta gramos de pimienta negra molida, un puerro, cincuenta gramos de queso de Cabrales, cien mililitros de nata líquida, tres cucharadas de aceite de oliva y sal (si es yodada, mejor).

Preparación:

Doy por supuesto que has dejado anoche los lomos de salmón descongelándose en la nevera, en una fuente con rejilla. Si no es así, deja esta receta para mañana y fríete un huevo (o hazte cualquier otra cosa: tú mismo)

En cuanto al puerro, debes eliminar la parte verde y las raíces (esas “barbas” que tiene debajo del bulbo). Hecho esto, córtalo en rodajas muy finas. Cuidado con los dedos, que no acaban de quedar bien si los troceas en este plato. Lava el puerro ya cortado.

Ahora, vas a calentar dos cucharadas de aceite y a añadir la cebolla en juliana y el puerro. Salpimienta y deja que se vayan cocinando a fuego suave, con la sartén tapada, durante 12 minutos. Pasado este tiempo, retira la sartén del fuego y resérvala.

Por otra parte, vas a introducir el queso de Cabrales y la nata en un cazo y vas a aplastar el cabrales con furia malaya y con un tenedor. Hecho esto, calientas la mezcla hasta que te quede una salsa homogénea, que condimentarás con perejil y un poquito de pimienta.

Para terminar, unta una plancha con el aceite que te ha sobrado y cocina en ella el salmón que habrás salpimentado previamente. Dale como dos minutos por cada uno de los lados de la rodaja.

A la hora de servir, prepara en cada plato una cama de cebolla y puerro, pon el salmón encima y, sobre éste, la salsa de queso.

Recuerda:

Cuatro lomos de salmón

Doscientos gramos de cebolla cortada en juliana

Perejil troceado

Pimienta negra molida

Un puerro

Cincuenta gramos de queso de Cabrales

Cien mililitros de nata líquida

Tres cucharadas de aceite de oliva

Sal (yodada si es posible)

En menos de media hora habrás terminado un plato de salmón, por lo demás, muy fácil de cocinar.

 

acelgas-en-blanqueta.jpg

Acelgas en blanqueta

Las acelgas, al igual que las espinacas (a su vez como el resto de verduras de color verde oscuro) son muy ricas en betacarotenos. Unos componentes que puede que no te suenen mucho, pero que dentro de tu organismo se trasforman en vitaminas A.

Hace poco me entere que estas verduras verde oscuras son grandes aliadas para el hígado. Por lo cual favorecen y son muy recomendables para las personas que padezcan alguna dolencia o alguna clase de infección puntual. Ya que ayudan a depurar y limpiarlo de toxinas.

No os voy a mentir, no conozco a muchas personas que las acelgas les pirren. Pero si es verdad que hay truquitos para que nos resulten más atractivas a la vista y al gusto. Como la receta de hoy, la que le gustara a grandes y pequeños. Espero que os resulte de gran utilidad.

Ingredientes para 4 personas:

1 kg de acelgas

½ l de aceite

2 cucharadas de mantequilla

2 cucharadas de harina

1 cucharadita de nuez moscada

Queso rallado

Sal

Preparación:

Empezamos esta receta limpiando bien las acelgas. El modo más sencillo de hacerlo es poniendo las acelgas debajo del chorro de agua del grifo. Escurrirlas bien y a continuación trocearlas. Una vez cortada las acelgas, es conveniente cocinarlas enseguida, para que no pierdan ninguna de su propiedades.

De tal forma, las coceremos en una olla con agua, sal y un chorrito de aceite. Más o menos lo que sería en su propio jugo.

Mientras que se hace las acelgas, vamos preparando en otro cazo lo que será la salsa que envuelva las acelgas, lo que llamamos blanqueta. Para ello calentaremos este segundo cazo la leche con mantequilla.

Cuando se empiece a mezclar este segundo contenido del cazo, sin dejar de remover una cuchara de madera, espolvoreamos en su interior la harina. Seguimos removiendo sin bajar el ritmo constante. Esto evitara que se formen grumos y la salsa se quede suave. Sazonamos a neutro gusto y le damos un toque con la nuez moscada.

Escurrimos las acelgas, que las teníamos reservada tras su cocción. Retirado el máximo posible de agua, colocamos en una cazuela de barro. Retiramos la salsa del fuego y recubrimos toda la cazuela y las acelgas con esta salsa blanca fina. Terminamos cubriendo todo con una capa de queso rallado.

Para finalizar, metemos la cazuela al horno, lo que conseguirá que el queso se gratine y le dé un toque más cremoso y crujiente. Este tiempo suele ser de 5 minutos. Una vez que este gratinado a nuestro gusto, sacamos la cazuela  y lo servimos a una temperatura moderada.

merluza-al-horno-con-patatas.jpg

Merluza al horno, un plato sano y fácil de cocinar

el pescado es un alimento son que debemos comer varias veces a la semana, según nos recomiendan los médico. Pero hay muchas personas a las que el pescado propiamente dicho no les apasiona demasiado, sobre todo cuando se cocina sin ningún tipo de aliño o condimento.

Pero tranquilos, que para todo hay solución. Hoy os traemos una rica receta para cocinar uno de los pescados más populares en la mayoría de nuestras casas, la merluza, que preparada al horno se convierte en un plato exquisito. Así podremos disfrutar de todas las propiedades del pescado sin renunciar a un rico sabor.

Continue Reading

pastel-de-espinacas-e1370508667849.jpg

Pastel de calabaza, espinacas y queso de cabra

Este pastel es una alternativa muy nutritiva y sabrosa para los vegetarianos y para los que no lo son. Asimismo, es una práctica receta para tener congelada en la nevera.

Instrucciones de Servir

De 8 a 10 porciones.

Se necesitan 40 minutos para hacer, 1 hora y 15 minutos para cocinar, además del enfriado.

Esta maravillosa receta de la empanada vegetariana es una gran alternativa para una comida de domingo. También se puede congelar.

Se necesitarán varias bandejas de horno, un molde para horno, papel aluminio y papel film transparente. También será necesario un procesador de alimentos.

Ingredientes

2 (alrededor de 1 kg cada uno) calabaza, pelada, sin semillas y cortado en rodajas gruesas.

4 cucharadas de aceite de oliva.

2 cucharadita de semillas de comino tostado.

2 cucharadita de ras el hanout (de la sección de especias de la mayoría de los grandes supermercados)
Una pizca de hojuelas de chile.

2 o 3 cebollas rojas, en rodajas finas.

4 dientes de ajo enteros con piel.

1 kg de Espinaca.

250g de ricota.

50g de piñones tostado.

200 g de queso blando, sin corteza de cabra vegetariana, rebanado.

Para la masa

350 g de harina, y un poco más para espolvorear.

50g de   Polenta grueso (Harina de maíz).

150 g de mantequilla fría, cortada en cubos.

60 g de queso parmesano rallado.

1 huevo mediano.

Instrucciones

Comenzando por la masa, mezclar la harina, la polenta y una pizca de sal en un procesador de alimentos. Añadir la mantequilla fría y procesar hasta que la mezcla parezca pan rallado. Coger un bol y añadir 50 g de queso parmesano rallado y mezclar con un cuchillo hasta que la mezcla se unifique. Medir 4 cucharadas de agua fría y añadir un poco a la vez hasta que la masa sólo se pegue (puede que no necesite toda el agua). Amasar suavemente hasta que se forme una bola, envolver la masa en papel film y refrigerar por 20 minutos en la nevera.

Mientras tanto, precalentar el horno a 200 ° C/fan 180 ° C / gas. Colocar de modo disperso la calabaza en rodajas de 2 o 3 grandes bandejas para asar, rociar con la mitad del aceite de oliva, la dispersión sobre las semillas de comino, ras el hanout y hojuelas de chile, y sazone bien con sal y pimienta negro. Asar en el horno, revolviendo ocasionalmente, durante 40 minutos.

Durante la cocción de la calabaza, añadir las cebollas y el ajo a otra fuente de horno con el resto del aceite de oliva. A mitad de la cocción de la calabaza, añadir la cebolla al horno y hornear por 20 minutos. 

Retirar la calabaza y la cebolla del horno, exprimir el ajo de su piel, triturar el ajo asado en la cebolla y dejar enfriar un poco.

Colocar las espinacas en un colador sobre el fregadero y se vierte sobre una olla de agua hirviendo.

Agregar agua fría, luego apretarla en seco para eliminar el exceso de agua. Picar las espinacas, poner en un bol, sazonar y mezclar con la ricota, dejar a un lado.

En una superficie ligeramente enharinada, extienda las dos terceras partes de la masa y usarla para cubrir la base y los lados en un molde de23cm de estaño. Añadir la mitad de la mezcla de espinacas en una capa, y luego distribuir la mitad de la calabaza asada encima de eso. Dispersar con la mitad de los piñones, luego medio queso de cabra. Repetir con el resto de la mezcla de espinaca, calabaza, piñones y queso de cabra. Por último, añadir la cebolla con ajo en una capa en la parte superior.  

En una superficie ligeramente enharinada, extender el resto de la masa, luego quedó en la parte superior de la tarta, presionando en los bordes para sellar bien. Hacer un agujero en el centro de la tarta y decorar la parte superior con las hojas hechas de cualquier masa sobrante.

Cepille la parte superior de la empanada con huevo batido, y esparcir el resto del queso parmesano por encima y refrigerar por 20 minutos.

En el caso de optar por congelar el pastel:

Cubrir con papel film y papel de aluminio y congelar, sin cocer, hasta por 1 mes.

Cuando esté listo para comer, quitar el papel de aluminio y film transparente y descongelar en el refrigerador. Precalentar el horno a 200 ° C/fan180 ° C / gas y hornear durante 30 o 35 minutos hasta que la masa esté dorada en la parte superior. Dejar enfriar en el molde durante 10 minutos antes de servir.

Información Nutricional

Por porción (basado en 10): 564kcals, 32,2 g de grasa (15,5 g saturada), 19,6 g de proteínas, hidratos de carbono 52.3g, 12,8 g de azúcar, sal 1,1 g

4223599510_6dc3772cb7_m.jpg

Receta de ternera en salsa

 

Ternera en salsa

En esta ocasión te invitamos a que prepares un delicioso plato de ternera en salsa, ya que comer carne roja de vez en cuando es muy bueno para la salud, ¡y más aún si la acompañas de algunas verduritas, como es el caso de este rico plato! ¿Estás preparado para disfrutar de una estupenda ternera en salsa? ¡Vamos allá!

Ingredientes: un quilo de babilla o aleta de ternera, 6 pimientos choriceros, 3 cebollas, una cucharada de manteca, un vaso de vino blanco, 12 almendras crudas, aceite de oliva, harina, ajo, sal y pimienta.

Preparación: para preparar este delicioso plato de ternera en salsa, en primer lugar pondremos los pimientos en remojo para después trocear la carne en dados y sazonarla con algo de pimienta y una pizquita de sal.

Ahora, cogeremos una cazuela e introduciremos en su interior la manteca y un poco de aceite de oliva, donde acto seguido freiremos los trozos de carne que justo antes habremos pasado por harina. Para que no se queden pegados a la cazuela, les iremos dando vueltas de vez en cuando mientras se fríen.

Ahora cogeremos otra sartén y en ella freiremos las cebollas picadas hasta que estén muy blanditas y las acompañaremos de un ajo que también habremos picado previamente.

Acto seguido, rascaremos los pimientos e introduciremos su carne en la sartén donde acabamos de freír las cebollas y el ajo. Después, majaremos las almendras con un poco de agua y las agregaremos también a esta rica salsa, que sazonaremos con un poco de sal y pimienta y la dejaremos hervir durante unos cinco minutos a fuego muy lento.

Para completar el proceso de elaboración de este plato, una vez que la salsa esté hecha la pasaremos por el pasapurés para que quede lo más líquida posible y la verteremos sobre la carne, a la que le añadiremos un vaso de vino blanco y otro de agua. Después, taparemos la cazuela y coceremos los alimentos hasta que la carne esté blanda. ¡Ya tienes listo tu plato de ternera en salsa!

LasañaPerfecta.jpg

Lasaña perfecta

La lasaña es un plato muy fácil de hacer y que a todos gusta, contiene una gran variedad de nutrientes perfectos para nuestro cuerpo, sin descontar que aparte de ser nutritiva es también muy digestiva, puedes utilizar tu imaginación para hacerla como más te guste, aquí os ofrecemos un pequeño recetario.

Lasaña de Berenjenas con Carne Picada

Ingredientes:

10 Hojas de lasaña precocidas

2 Berenjenas medianas

½ Kg. de Carne picada

1 Huevo Duro

1 Lata de pulpa de tomates

1 Ajo

½ Cebolla

1 Paquete de queso en lonchas

120 gr. de queso parmesano rallado

1 Pizca de azúcar

Pimienta, Tomillo y Sal

Preparación:

Primero que nada, leer las instrucciones que aparecen en el paquete de la lasaña precocida y colocar las láminas en agua el tiempo indicado según el fabricante. Cuando estén listas escurrirlas con mucho cuidado para que no se rompan y ponlas encima de un paño limpio, reserva.

Coge las berenjenas, quítales la parte del tallo y cortas longitudinalmente por la mitad, las colocas en papel Albal para hacerlo en papilote. Escoge una sartén honda y agrégale un poco de aceite; cuando esté caliente échale el ajo y la cebolla previamente picadas muy pequeño y déjalos que se doren.

Mientras, abre la lata de tomates, escurre el agua que contenga y ponlo en el vaso de la batidora a velocidad fuerte. Cuando lo tengas listo, vierte parte del tomate en la sartén, agrégale el azúcar y muévelo bien con una cuchara de palo, cuando esté un poco cocido agrega la carne picada, adobada anteriormente con un poco de sal, tomillo y pimienta, a tu gusto, revuelve.

Cuando las berenjenas ya estén hechas, pícalas muy pequeñito y agrégaselo al contenido que tienes en la sartén y agrégale el huevo duro picado muy pequeño y revuelve, deja cocinar durante unos 15 a 20 minutos y cuando esté listo, retíralo del fuego.

Coges una fuente para hornos y montas la lasaña, agrega un poco de tomate y una lámina de lasaña, coloca un poco del preparado encima de la lámina, agrégale una loncha de queso previamente cortado en láminas y un poco de queso rallado, pon otra lamina de lasaña, otra del preparado con otra de queso en lonchas y rallado y así sucesivamente, la última debe ser una lámina de lasaña.

Vierte un poco más de tomate y espolvorea con queso parmesano y agrégale un chorrito de aceite y mételo al horno a 200º durante unos 20 minutos o hasta que lo veas bien dorado.

Esta receta puedes hacerla con lo que más te apetezca por ejemplo en vez de berenjenas pueden ser calabacines y en vez de carne picada puede ser con atún, puedes jugar con los ingredientes que desees. ¡Bon appetit!

5825278235_28b5c7067c_m.jpg

Receta de buñuelos de bacalao

buñuelos de bacalao

Hoy me apetece enseñarte a preparar una receta donde el pescado es el protagonista con estos deliciosos buñuelos de bacalao.

Aunque en la actualidad podemos encontrarlos preparados y listos para freír en cualquier supermercado, yo soy una gran amante de la auténtica cocina casera y creo que no hay nada más exquisito que degustar la comida que uno mismo ha elaborado partiendo de cero. Así que, si tú también apuestas por elaborar tus propios buñuelos de bacalao, sigue leyendo y chúpate los dedos con esta riquísima receta.

Ingredientes: 150 gramos de bacalao, 3 huevos, 250 gramos de puré de patatas, una cebolla pequeña, 2 dientes de ajo, perejil y una cucharadita de levadura.

Preparación: ¡empecemos a preparar estos buñuelos de bacalao! Para comenzar, dos días antes de elaborar este plato desalaremos el bacalao poniéndolo en agua y cambiándola varias veces al día.

Pasado este tiempo, prepararemos un puré de patatas con mantequilla y leche, el cual puede adquirirse preparado o elaborarse de forma casera. ¡Yo apuesto por la segunda opción! Una vez que el puré de patatas esté listo, lo introduciremos en un cuenco y añadiremos el bacalao desmenuzado, la cebolla y el ajo muy picados, el perejil, la levadura y las yemas de los tres huevos.

Una vez que todos estos ingredientes hayan sido introducidos en el cuenco, los mezclaremos muy bien hasta obtener una masa compacta.

Después, batiremos las claras que nos han sobrado tras separarlas de las yemas a punto de nieve para, después, añadirlas poco a poco a la masa.

Cuando la masa esté preparada, iremos formando bolitas y las introduciremos en una sartén con aceite caliente para ir friéndolas. A medida que vayan estando listas, las depositaremos sobre un papel absorbente para que eliminen el exceso de aceite y, para acabar, las serviremos en una bonita fuente. ¡Disfruta de este plato de buñuelos de bacalao!

Espaguetis-a-la-carbonara-500x288.jpg

Espaguetis a la carbonara

Che bello! Una ricetta italiana autentica! Perdón: ¡Qué bueno! ¡Una receta italiana auténtica! Los espaguetis a la carbonara son uno de los platos más reconocidos de la nación transalpina. Y lo son por muy buenas razones, como podrás comprobar.

Voy a hacerte una oferta que no podrás rechazar: toma el mandil  sígueme a la cocina. Vamos a preparar un plato tan inolvidable como una visita a Florencia y tan sano como corresponde a la cocina tradicional mediterránea.

Espaguetis a la carbonara

Espaguetis a la carbonara

Ingredientes:

Empieza por preparar, si vamos a ser cuatro a la mesa, 20 centilitros de aceite –más o menos, no vamos a ponernos ahora demasiado rigurosos-, 400 gramos de espaguetis, cuatro yemas de huevo, un pellizco de pimienta negra (“un pellizco” no es parte del sistema métrico decimal, pero tampoco sé cuánto te gusta o te disgusta la pimienta negra), 150 gramos de queso, si es pecorino, mejor, una pizca de sal y 120 gramos de tocino ahumado.

Preparación:

¿Lo tienes todo? Buen chico. Lo primero que vas a hacer es cocer los espaguetis en abundante agua salada. Mientras éstos se van cocinando, ralla los quesos y corta el tocino en trocitos pequeños, evitando que se te quede medio dedo entre la carne, para cual basta con que tengas cuidad seas consciente de dónde termina el tocino y dónde empiezan tus carnes.

Ahora, en una sartén, con un poco de aceite, fríes el tocino, hasta que cambie ligeramente de color. Lo retiras y, en una fuente, bates las yemas, el queso y la pimienta.

Un detalle importante: ten cuidado con la sal, pues el pecorino suele llevar la suya propia. Lo ideal es que vayas poniendo pizquitas minúsculas mientras vas batiendo, hasta que las yemas y los quesos se confunden en una crema homogénea y deja de saber a huevo.

¡¡La pasta!! ¿Está ya lista? Si es así, cuélala para quitarle el agua sobrante. Échale una vez seca y en un bol grande, una pequeña porción de crema, remuévela rápidamente, añádele otro poco vuelve a remover, y así sucesivamente hasta que hayas acabado con la masa.

Un apunte: está bien que la pasta esté caliente, pero no como para que el huevo se cueza.

Ya por último, añade el tocino convenientemente seco de aceite al conjunto y sírvelo todo al momento y bien calentito.

Recuerda:

20 centilitros de aceite

Las yemas de 4 huevos

400 gramos de espaguetis

1 pellizco de pimienta negra

1 pizca de sal

150 gramos de queso pecorino

120 gramos de tocino ahumado

Se trata, como ves, de una receta muy fácil y que te ocupará del orden de 25 minutos.