albondigas.jpg

Albondigas al azafran

Hoy voy a presentaros esta receta tan rica y que gustará a todos mucho, albondigas al azafrán.

Ingredientes

¼ cucharadita de hebras de azafrán

80 ml (⅓ taza) de vino blanco seco

500 g de carne de cerdo picada

50 g de panceta o jamón, cortado en trozos pequeños

2 huevos

1 rebanada gruesa de pan, picado por el pan rallado

1 cucharadita de pimentón dulce ahumado

¼ cucharadita de nuez moscada rallada

80 ml (⅓ taza) de aceite de oliva virgen extra

1 cebolla roja grande, cortada en rodajas finas

5 dientes de ajo, en rodajas

1 pimiento rojo,

1 pimiento verde

1 pimiento amarillo, sin semillas, cortadas en tiras finas, 3 cm de largo

3 tomates grandes, pelados y picados

Preparación 

Para empezar con la realización de estas albóndigas, remojar el azafrán en el vino blanco durante la noche o durante el mayor tiempo que se pueda.

Mientras tanto, mezclar la carne de cerdo picada con la panceta, huevos, pan rallado, pimentón y nuez moscada.

Añadir 1 cucharadita de sal y mezclar bien para combinar. Cubrir y refrigerar por lo menos 30 minutos.

Durante el enfriamiento, calentar el dos cucharaditas de aceite en una gran sartén de base pesada a fuego medio.

Una vez que se haya calentado cocinar la cebolla durante 5 minutos o hasta que empiecen a ablandarse y a cambiar al marrón. Agregar el ajo y cocinar por 2 minutos más.

Ahora, añadir los pimientos con ½ cucharadita de sal y cocinar durante 7 minutos o hasta que la mezcla comience a secarse.

Mezclar los tomates y cocinar por 8 minutos o hasta que los tomates empiezan a romper un poco.

Añadir el azafrán y vino blanco, reduciendo el fuego a bajo y cocinar a fuego lento. Revolver ocasionalmente, durante 10 minutos o hasta que el pimiento comienza a romperse y la salsa haya espesado.

Añadir un poco de agua si es necesario.

Sazonar con sal y pimienta.

Con las manos húmedas, hacer con la mezcla de cerdo hacer 30 bolas. Calentar 1 cucharada de aceite en una sartén de base pesada a fuego alto. Cocinar las albóndigas en grupos, volteándolos, durante 6 minutos o hasta que se dore por todos lados.

Transferir las albóndigas a la salsa con la 1 cucharada de aceite de oliva. Tapar y cocinar a fuego lento, y revolviendoocasionalmente, durante 12 minutos o hasta que estén cocidas.

Se puede servir caliente o tibio.

Consejo

Para pelar los tomates, lleve una cacerola grande con agua a hervir. Cortar una pequeña cruz en la piel en la base de cada tomate, a continuación, colocarlos en agua el hirviendo durante 20 segundos.

Y por último, colocar inmediatamente en un recipiente con agua helada. Enfriar y quitarles la piel.

287997220_4a17c0ffb5-375x288.jpg

Suculentas recetas con el Microondas

A veces no tenemos tiempo de cocinar o simplemente no nos apetece. Aquí os daremos unos pasos sencillos para cocinar con el microondas unos suculentos platos que no nos llevaran mucho tiempo y quedaran muy sabrosos.

Patatas rellenas

Ingredientes:

4 patatas medianas

8 loncha de bacón

8 lonchas de tranchetes

Mantequilla

Pimienta

Sal

Preparación:

Lava muy bien las patatas con su piel, pínchalas con un tenedor por varias partes y ponlas en una fuente especial para microondas durante 10 minutos a temperatura medio alta.

Micro

Cámbialas de posición y ponlas 5 minutos más.  Al terminar sácalas de la fuente. Deja enfriar un poco y coge las patatas y córtalas por la mitad para poder vaciar su pulpa y que queden en forma de cuenco. Reserva la pulpa para más adelante. Dentro de ese vacío échale sal y pimienta a gusto y unas virutas de mantequilla, coloca enrollada una loncha de queso y otra de bacón también enrollada, has este proceso en todas las patatas.

Mete la fuente al microondas con las patatas rellenas durante unos 5 minutos a temperatura media.  Retira la fuente y aplica la pulpa reservada sobre cada patata, a forma de sombrero y vuélvelo a meter en el microondas en posición de grill durante 2 o 3 minutos y tendrás el sombrerito tostado.  Listo.

Arroz a la milanesa

Ingredientes:

200 gr. de arroz

100 gr. de panceta

100 gr. de jamón york

1 lata pequeña de guisantes

1 pimiento rojo

Queso rallado

1 diente de Ajo

Sal

Preparación:

Trocea la panceta, el jamón y el pimiento rojo en cuadrados muy pequeños.  Ponlos en una cazuela para microondas junto con un diente de ajo picado muy fino e introduce todo al microondas durante 3 minutos a temperatura medio alta.

Al terminar agrega el arroz previamente lavado bajo el chorro de agua y ponlo en el microondas 2 minutos más.  Mientras tanto pon a hervir medio litro de agua y abre la lata de guisantes, lávalos bajo el grifo y escúrrelos.

Retira la cazuela del microondas y agrégale el agua y los guisantes y vuélvelo a meter durante 15 minutos a temperatura media, probar el arroz, cuando esté al dente, retíralo del microondas y espolvorea el arroz con una cuchara sopera de queso rallado y vuélvelo a meter en el microondas unos 4 minutos más.  Servir calentito.  Si prefieres el arroz amarillo añade al agua colorante o dos hilitos de azafrán.

Como ves, se trata de dos recetas muy facilitas y en las que no vas emplear casi nada tiempo ¡Ah! Y muy sabrosas… No esperarías otra cosa, ¿verdad?

images11-500x288.jpg

Langostinos dos salsas

Un plato ideal como aperitivo, para festivos o simplemente para darle el gusto un día a familiares, amigos o, por qué no, a ti mismo. Puede hacerse en cualquier época del año siendo una receta  riquísima y muy práctica para hacer en épocas como la navidad, donde los mariscos nunca faltan.  O en épocas como en verano, siendo muy apetecible por ser un aperitivo fresquito y ligero.

Ingredientes para 4 personas:

1 kg de langostinos

½ l de aceite de oliva

2 huevos

1 limón

Sal

Vinagre

1 cebolla

1 cucharada de tomate concentrado

Una copita de brandy

1 copita de jerez

Pimienta negra recién molida

Pimienta verde

1 hoja de laurel

Preparación:

Cocer los langostinos en una olla con abundante agua, la cebolla pelada y cortada en rodajas, el laurel, los granos de pimienta verde, chorrito de vinagre y sal. Dejar enfriar los langostinos en la misma agua donde ya se han cocido.

Una vez que ya tenemos los langostinos cocidos, prepararemos las salsas.

Salsa de mayonesa al jerez: En un recipiente para batidora vertemos el huevo, el zumo de medio limón, un chorrillo de jerez, sal y pimienta al gusto. Iremos añadiendo el aceite mientras removemos hasta montar la mayonesa. Colocaremos en una salsera hasta dejar enfriar en la nevera.

Salsa de mayonesa al brandy: De la misma forma que la anterior pero cambiando el jerez por el brandy y añadiéndole el tomate concentrado. Lo colocaremos en otra salsera y dejaremos enfriar también en el frigorífico espolvoreándole pimienta negra al gusto.

Por último colocaremos lechuga en una bandeja, cortada previamente al estilo juliana. Pondremos encima los langostinos y al lado de la bandeja las dos salseras.

Consejos:

Los langostinos puedes comprarlos ya cocidos y así ahorrar tiempo. O si bien lo prefieres, en vez de ser cocidos también quedan riquísimos a la plancha, en ese caso solo tendrás que echar aceite sobre la plancha y una vez depositados los langostinos sazonarlos con sal o escamas de sal. Primero pasándolos por un lado y después sobre el otro. Se hacen en unos 5 minutos.

Conservación:

Los langostinos cocidos suelen aguantar no más de 2 días en la nevera, en un recipiente térmico bien cerrado.

Las salsas aguantan el mismo número de días que una mayonesa normal. Preferiblemente es preferible consumir en un máximo de 4 días.

Si ya sólo con decir “voy a preparar unos langostinos dos salsas” vasa quedar como un rey, imagínate lo que puede pasar cuando tus invitados prueben este plato.

Ayudante-de-cocina3-300x246.jpg

Labor del ayudante de cocina

La labor del ayudante de cocina comprende la realización de diversas funciones, siendo la más importante colaborar con el cocinero o jefe de cocina. Se trata de una de las ocupaciones con mayor salida laboral, en especial durante los meses de verano, tal como puede observarse en el gran número de ofertas de trabajo del sector de la gastronomía que son publicadas en el portal Infoempleo.
Desempeña un rol de gran importancia en la cocina, puesto que el ayudante de cocina es quien posee la responsabilidad de colaborar con el cocinero en lo que respecta a la elaboración de las diferentes comidas, facilitándole su trabajo, para lograr que de ese modo el comensal quede satisfecho. Además de la preelaboración de alimentos, se ocupa de la preparación y presentación de comidas sencillas, para lo cual se vale de la aplicación de técnicas y normativas de manipulación de alimentos, prestando especial atención a la conservación de los mismos.
Funciones específicas
La elaboración de platillos constituye una labor  que está sujeta a diversos pasos, que deben realizarse previamente a la degustación de los mismos. Y en dicho proceso de preparación, la figura del Ayudante de Cocina es clave.
El ayudante de cocina se ocupa básicamente de la organización de armarios y refrigeradores, así como de lavar, pelar y cortar verduras y pescados, para la elaboración de salsas, ensaladas y fondos. Al mismo tiempo, debe mantener ordenados los utensilios y demás materiales necesarios para la realización del trabajo, así como limpiar y colaborar en el orden de su puesto de trabajo, siendo siempre supervisado por un cocinero.
Descongelar los alimentos, cocerlos y pesarlos, son otras de las tareas encomendadas al ayudante de cocina para la preparación tanto de comidas como bebidas.
También, es el encargado de controlar el correcto funcionamiento de los congeladores y refrigeradores, verificando que la temperatura de los mismos sea la apropiada para cada tipo de alimento y acomodando los productos para su óptima conservación.
A la vez, debe permanecer atento a la disponibilidad de los diferentes alimentos, para colaborar en el armado de la lista de compras y evitar que se produzcan faltantes. Cada vez que recibe las materias primas necesarias, debe corroborar que se encuentren en buen estado y cuidar de que cumplan con requisitos básicos tales como calidad, temperatura de conservación, fecha de prescripción, óptimo embalaje y registros sanitarios.
Para realización del trabajo de manera ordenada y evitar los descuidos, es preciso que los ayudantes de cocina sean organizados, se encuentren capacitados y sean rápidos en el ejercicio de sus tareas diarias.
En los momentos de mayor concurrencia de clientes, es necesario que posea capacidad de autocontrol, lo que le permitirá mantener la calma y dominar la situación.
Formación
Para poder trabajar como ayudante de cocina es preciso, aunque no imprescindible, contar con formación orientada a la elaboración de alimentos y el manejo de diversas técnicas culinarias. En todos los casos, hay que poseer el permiso para manipular alimentos, puesto que es muy importante respetar las normas de calidad e higiene vigentes en el ejercicio del puesto de trabajo.
En la actualidad, se puede acceder a una amplia oferta formativa, con cursos presenciales o a distancia, para convertirse en ayudante de cocina, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de una actividad de gran demanda, en especial en lugares que viven básicamente del turismo. Por eso, es importante aprovecharla y capacitarse para ser un buen ayudante de cocina, ya que este puede ser el puntapié inicial para escalar posiciones y a futuro llegar a ser cocinero o jefe de cocina. Y si bien es una ocupación que puede aprenderse con un poco de práctica, siempre es bueno mantenerse a la orden del día y procurar estar capacitado, para tener mayores posibilidades de conseguir empleo y poder realizar un correcto ejercicio de sus funciones, ya sea en la cocina de un restaurante, un hotel, un crucero o un comedor escolar.

Imagen:

http://talayuelablog.com/wp-content/uploads/2012/04/Ayudante-de-cocina.jpg

http://www.wenko.de/images/big/edelstahl_abdeckplatten.jpg

descarga-12.jpg

Prepara un riquisimos pollo al curry con arroz

Ya estamos aqui un dia mas para ofreceros algunas de las recetas que podemos utilizar cada vez que nos metemos en la cocina y queremos preparar algo rico, ya sea para nosotros o para comer en compañía de algunos invitados. Como siempre, veremos alguno de los platos más ricos y más fáciles de preparar con los que podremos hacer disfrutar tanto a nuestros comensales como a nosotros mismos. Hoy prepararemos un delicioso pollo al curry con una sana guarnición de arroz que estará para chuparse los dedos

Continue Reading

salmón-500x288.jpg

Lomos de salmón con salsa de queso a las finas hierbas

Hoy vamos a comer pescado. Que sí, hombre, que ya verás qué bueno. No me vengas con excusas de que tiene espinas, que son lomos de salmón, de modo que van a ser muy poquitas las que te encentres…

Y eso de que no te gusta el pescado es porque aún no has probado el pez que te encanta o porque no lo has cocinado de una manera que te quedes con ganas de repetir la receta. Tú, créeme: con esta receta no sólo quedarás estupendamente si tienes invitados sino que es de las que hacen afición. Al pescado y a cocinarlo. Anda, ponte el mandil y entra en la cocina.

Ingredientes:

Vas a necesitar cuatro lomos de salmón, con su piel y todo, una tarrina de queso a las finas hierbas –del tipo Philedelphia, aunque, si lo prefieres, los supermercados suelen tener marcas blancas y la diferencia no es grande-. Dispón también de un cuarto de litro de leche, eneldo, pimienta y sal.

Preparación:

Lo primero que vas a hacer es la salsa, para lo que pondrás como 200 mililitros de leche en una cazuela y los calentarás a fuego medio hasta que rompan a hervir, momento en el que bajas el fuego al mínimo y añades el queso para que se vaya fundiendo. Entretanto, añade algo de eneldo (a tu gusto) a la salsa.

Cuando haya terminado de fundirse el queso, rectifica de sal y mantén la salsa sobre el fuego al mínimo mientras preparas el salmón. En caso de que el moje te hay quedado espeso, añádele un poquito de leche para que se suelte, pero luego debes rectificar de sal otra vez para que no te quede soso.

El salmón, antes de que se me olvide: salpimienta los lomos y espolvoréalos con un poco de eneldo. Hecho esto, ponlos en un recipiente apto para el microondas. Mételos y déjalos a una potencia normal durante cinco minutos. Luego, vas a ir comprobando cuándo pierden su tono rosado característico de cuando están crudos.

En cuanto veas que el pescado está hecho, ponlo en un plato y medio cúbrelo con la salsa. Acompáñalo con la guarnición que más te apetezca –arroz, ensalada…-, pero lo ideal es que saltees un poquito de trigo tierno con mantequilla.

Rercuerda:

Cuatro lomos de salmón con su piel

Una tarrina de queso a las finas hierbas

250 mililitros leche

Eneldo

Sal

Pimienta

Ya has visto que es muy fácil, que tendrás lista la receta en un cuarto de hora y que está mejor que estupenda.

tiznao-manchego-480x288.jpg

Tiznao: Plato manchego

El plato que hoy se presenta es muy típico de la provincia de Ciudad Real. Aunque su ingrediente principal sea el bacalao, suele ir acompañado con todo tipo de verduras. Se le puede añadir pimientos, patatas, ajos, cebolla… Fundamentalmente es un plato para los fríos inviernos, calentito y agradable al paladar

La desventaja de la versión manchega es que ya no existen aquellas cocinas de leña en que cuando solamente quedaban las brasas, se aprovechaba para asar los pimientos o las patatas. Ya no queda ese olorcillo tan característico del carbón o la leña ardiendo en las chimeneas.

Ingredientes:

½ kg de bacalao

1 ½ kg de patatas asadas

3 cebollas

1 cabeza de ajo

1 guindilla picante seca

4 pimientos rojos secos asados

Sal

Aceite de oliva virgen extra

Agua

Preparación:

El primer paso será desalar el bacalao en agua caliente. Otra opción es  comprarlo directamente desalado en nuestra pescadería habitual. Mientras lo desalamos, podemos lavar la patatas y asarlas en el horno, así aprovechamos el tiempo. Una vez asadas, en la una bandeja de horno podemos poner la cebolla partida, la cabeza de ajos, los pimientos, la cayena y como no, el bacalao.

Es importante que el horno esté previamente precalentado para que cuando metamos el bacalao ya haya alcanzado la temperatura que nos hace falta. Después de 20 minutos a 190º, los pimientos y el bacalao estarán en su punto. Los sacaremos y el resto de los ingredientes los dejaremos dentro del horno durante una hora más.

Una vez todo a punto, dejaremos que se enfríen las patatas, para después pelarlas y cortarlas en tacos. Los pimientos, sin embargo, los cortaremos en trozos pequeños. Un buen vino y un mejor postre pueden ser la guinda del pastel a una comida estupenda.

Otras versiones disponibles

Existen en otras regiones de España con platos típicos parecidos al Tizao manchego como el Somallao o el Espencat. Los ingredientes utilizados en estas tres versiones son prácticamente los mismos, sólo cambian algunos detalles.

La diferencia es que el “Somallao” lleva patatas y tomate triturado, y en el caso del Tiznao, el ingrediente principal es el bacalao. De todas maneras, en esto de los gustos no hay nada escrito, y por tanto, cada uno elegirá aquel plato que más le guste o tenga especial cariño. Lo realmente importante es que como en todas las recetas, siempre se añade el ingrediente secreto del cariño y del amor.

¡Buen provecho!

Perdiz-con-col-1000x288.jpg

Perdiz con col

La receta de hoy no resulta altamente complicada, lo que hace que aunque parezca un plato complicado se pueda realizar por cualquiera. No sé si os habéis fijado, pero la perdiz, a diferencia de otras aves, siempre se sirve cocido con algún tipo de caldo, crema o escabeche. Esto es debido a que tiene una carne muy seca. Aun así, resulta un alimento delicioso ideal para cualquier celebración.

Ingredientes:

4 perdices

1 col

100 gr de tocino

½ kg de tomates maduros

2 zanahorias

2 cebollas

1 pastilla de caldo

1 cucharada de harina

Vino de cocina

Laurel

Aceite

Sal

Preparación:

Empezaremos por limpiar las perdices, recuerda que si se lo pides al carnicero lo podrá hacer por ti. Una vez abiertas sazonaremos con sal su interior, acompañándolo con 25 gramos de tocino en un trozo dentro de cada una. Comenzamos a freírlas en aceite hasta que estén doradas por ambos lados.

Cogemos una cazuela de barro, a poder ser. Verteremos el aceite de las perdices y echaremos sobre él la cebolla y zanahorias ralladas, doramos un poco antes de añadirle también los tomates pelados y sin pepitas, el vino y una hoja de laurel. Dejamos que se haga un poco unos 15 minutos. Pasado este tiempo espesaremos la salsa con un poco de harina y una pastilla de caldo concentrado durante unos minutos más.

Ahora será el momento en el que meteremos en la cazuela las perdices y bajamos el fuego a lento. Las dejaremos ahí cociéndose durante aproximadamente una hora.

Mientras prepararemos el resto su guarnición, las coles. El modo será hirviéndolas hasta que se ablanden, unos 10, 15 minutos. Las escurrimos y separamos sus hojas en grupos de dos o tres, exprimiéndolas hasta darle forma redondeada. Las embarramos en harina y las echamos a freír en abundante aceite caliente.

Una vez fritas las escurrimos y quitamos el exceso de aceite depositándolas en un papel de cocina. El momento de añadirlas al guiso será 5 minutos antes de que se acabe el tiempo de cocción. Esto hará que el rebozado se ablande.

Sugerencias:

Esta clase de plato entra en el grupo de los estofados. Por lo cual existe una norma no escrita de que son alimentos que mejoran mucho más de un día para otro. Así que te recomendamos que lo cocines la noche anterior a servirlo

images1.jpg

Lasaña de verduras

Seguro que a todos nos gusta la pasta y todo tipo de comida que conlleve salsas y ricos sabores. Pero claro, la mayoría de esos platos suponen un alto contenido en grasas y calorías, lo que supone algo negativo para nuestra figura y nuestra salud. Pero, ¿y si os dijéramos que hay una manera de comer nuestros alimentos favoritos sin necesidad de consumir un gran número de calorías? No nos hemos vuelto locos, ya que con la lasaña de verduras tendremos todo el sabor de este rico plato italiano con la mitad de calorías que una lasaña normal.

Continue Reading

Clams-500x288.jpg

Almejas a la marinera

Hoy nos vamos a dar un capricho. Hoy toca marisco. Concretamente, vamos a comeros unas almejas. Ya verás qué sencillo es preparar este plato y lo bien que vas a quedar con tus invitados a esa estupenda cena que les has prometido.

Ingredientes:

Vas a necesitar, para cuatro personas –si son más, o menos, haz cuentas-, medio kilo de almejas grandes, tres dientes de ajo de buen tamaño, 50 mililitros (como cinco cucharadas) de aceite de oliva, la misma cantidad de vino blanco y otro tanto de agua. También es precisa una cucharada pequeña de harina de trigo, media de pimentón dulce, un poco de sal y, si te gusta y te apetece algo de perejil.

Preparación:

Para empezar, limpia a fondo las almejas para quitarle toda la arena que puedas. Para ello, ponlas en un tupper mediano cubiertas con agua y un par de cucharadas de sal durante un par de horas.

Cuando haya pasado este tiempo, escurre el agua, enjuaga las almejas en agua del grifo y escúrrelas de nuevo. Aprovecha para observar si hay alguna rota y, si es así, tírala para que no te estropee el plato.

Ahora, en una sartén grande –de modo que no se amontonen las almejas-, pon todos los bivalvos-las almeeejas- y añade los cincuenta mililitros de agua. Caliéntalas a fuego medio, tapadas. Espera hasta que se abran. De nuevo, descarta aquéllas que  se abran, pues estaban muertas y pueden hacerte daño.

Ya abiertas, pásalas a un bol y tápalas con un paño húmedo, que no chorreante, para que no se sequen. Cuela el caldo que se te ha quedado en la sartén con una tela o una gasa de malla muy fina y resérvalo.

Siguiente paso: pela y corta en rodajas los ajos; luego, en una sartén limpia añade el aceite y los ajos cortados para que se hagan a fuego medio. Que se doren, sin quemarse. Ya doradito el ajo, retira la sartén del fuego, esperas como 10 segundos, añade la harina y encima de ésta el pimentón. Remueves bien, añades el vino y vuelves a poner la sartén al fuego medio, donde la dejarás unos minutos (vete probando) hasta que el alcohol del vino se haya evaporado por completo.

Una vez evaporado el alcohol, añade el caldo que habías reservado tras abrir las almejas. Deja que se vaya reduciendo y cuando esté casi a tu gusto de espesor, corrige de sal. Añades las almejas para para que se calienten de nuevo y se mezclen con la salsa y esperas a que ésta acabe de espesar.

Si te apetece, pica un poco de perejil por encima, y listos ¿Qué? ¿Era difícil?

Recuerda:

Medio kilo de almejas grandes

Tres dientes de ajo grandes

50 mililitros de aceite de oliva (unas cinco cucharadas)

50 mililitros de vino blanco

50 mililitros de agua

Una cucharada pequeña de harina de trigo

Media cucharada pequeña con pimentón dulce

Sal

Perejil (sólo si te apetece)

Tardarás menos de una hora en tener esta receta de dificultad media.