zoom-49ca988b1f4ed191f14474a2f87afc13-398-299-398x288.jpg

Recetas con alcachofas

La alcachofa es un alimento rico en fibra que ayuda a favorecer el tránsito intestinal. Es importante incluir esta clase de alimentos en la dieta. Ya que mejora el control de glucemia en personas con diabetes, reduce el colesterol y previene el cáncer de colon.

Pero también es difícil encontrar recetas ricas con las que degustar esta verdura. Aquí te proponemos dos ricas recetas ¡ricas, riquiiiiiiiiiisimas!

Alcachofas rellenas

Ingredientes:

12 alcachofas medianas y tiernas

75 gr de mantequilla

2 cucharadas de harina

½ l de leche

200 gr de jamón de serrano

2 yemas de huevo

Zumo de limón

2 cucharadas de queso rallado

Sal

Pimienta

Preparación:

Quitar las hojas duras externas, cortar las puntas e igualar los tallos de las alcachofas. Frotar con limón y cocer en agua, sal y limón. Escurrir y reservar.

Poner mantequilla en una cazuela, añadir la harina y remover hasta que coja color; mojar con la leche caliente y mover con las varillas para que no se formen grumos; dejar cocer 5 minutos. Separar del fuego y añadir el jamón picado fino y las 2 yemas de huevo.

Abrir un poco la alcachofa y rellenar con la mezcla. Engrasar una fuente, colocar las alcachofas, distribuir el queso rallado y regar con un chorreón de aceite.

Meter en el horno hasta que la superficial se haya dorado, sacar y servir en la misma fuente.

Dato útil:

Se puede utilizar jamón de york o beicon en lugar de jamón.

Alcachofas con bechamel 

Ingredientes:

6 alcachofas

6 lonchas de jamón cocido

150 gr de mantequilla

50 gr de harina

½ l de leche

6 rebanadas de pan de molde

sal

1 limón

Preparación:

Para ir empezando, pela las alcachofas y quita las hojas exteriores. Córtalas por la mitad y mételas durante 15 minutos en un cuenco con agua y zumo de limón. Pon un puchero con agua y sal en el fuego. Cuando empiece a hervir, echa las alcachofas y cuécelas 45 minutos.

Escúrrelas y rehógalas con 100 gr de mantequilla. Tuesta el pan. Derrite 50 gr de mantequilla, incorpora la harina y mezcla rápido para que no salgan grumos; dilúyela pasta con leche caliente, sazónala con sal y, si te gusta con un poco de nuez moscada.

Déjala a fuego 10 minutos removiendo a la vez, sin prisa pero sin demasiada pausa.

Pon las rebanadas de pan en una fuente para el horno, coloca encima una loncha de jamón y dos medias alcachofas. Echar la bechamel y gratinarlo al horno.

Dato útil:

Puedes echar queso encima para fundirlo.

0101-500x288.jpg

Menestras muy ricas

La menestra de verduras es un compendio de varias verduras para hacerlas estofadas, solas o con lo que desees añadir.  Aquí te damos unos ejemplos para hacerla fácil, casera, rica y muy nutritiva.

Menestra de Verduras con Chorizo

Ingredientes:

¼ de Guisantes

¼ de Zanahoria babi

¼ de Judías Verdes

¼  de Alcachofas tiernas (Bote)

¼ de Habas tiernas

½ Cebolla

1 Patata

1 Ajo

1 Chorizo

Aceite y Sal

Preparación:

Escoge una patata grande pélala y córtala en tacos, reserva.  Cuando tengas pelada y partida, coges el resto de las verduras y pásalas debajo del agua del grifo y déjalas escurrir, reserva. Coge el chorizo y parte ¼ ( o más si lo deseas) córtalo en rebanadas medianas, reserva.

Escoges una cazuela un poco honda y agregas un poco de aceite y la pones a fuego medio, mientras se calienta corta la cebolla y el ajo muy fino, cuando este caliente agrega la cebolla, el ajo y el chorizo todo junto revuelve un poco y deja que se dore un poco.

Coge todas las verduras ya escurridas y agrégalas a la cazuela, agrégale un poquito de sal y revuelve bien, tápala durante unos 10 minutos (soltaran un poco de líquido) agrega ½ cubito de verduras y revuelve bien, llénalo de agua hasta cubrir las verduras y deja cocinar hasta que las habas estén tiernas, deja que se consuma un poco el caldo.

Si deseas, en vez de comprar cada verdura, puedes encontrar en el supermercado bolsas congeladas de menestra, puedes utilizar la cantidad que desees y hacer el mismo procedimiento del guiso.

Menestra de Verduras con Arroz

Ingredientes:

1 Bolsa de menestra congelada

2 Tazas de arroz

½ Cebolla

½ Limón

1 Ajo

Aceite y Sal

Preparación:

Pela la cebolla y el ajo y córtalos pequeños, reserva. Abre la bolsa de menestra y saca de ella ½ o ¾ de menestra, colócalo en un bol, reserva. Coge una cazuela baja y plana tipo paella vierte un poco de aceite y ponlo a fuego medio.

Cuando esté caliente echa la cebolla y el ajo cortados y deja que se doren durante unos 5 minutos, cuando ya estén dorados échale el arroz revuelve con una cuchara de madera y agrégale el limón, deja que cocine unos 5 o 6 minutos y después le echas la menestra, revuelve bien y déjalo que cocine unos 10 minutos más.

Al cabo de este tiempo agrégale  ½ cubito de verduras y un poco de agua que solo cubra los ingredientes y dejar cocinar, cuando el arroz este en su punto apágalo.

acelgas-en-blanqueta.jpg

Acelgas en blanqueta

Las acelgas, al igual que las espinacas (a su vez como el resto de verduras de color verde oscuro) son muy ricas en betacarotenos. Unos componentes que puede que no te suenen mucho, pero que dentro de tu organismo se trasforman en vitaminas A.

Hace poco me entere que estas verduras verde oscuras son grandes aliadas para el hígado. Por lo cual favorecen y son muy recomendables para las personas que padezcan alguna dolencia o alguna clase de infección puntual. Ya que ayudan a depurar y limpiarlo de toxinas.

No os voy a mentir, no conozco a muchas personas que las acelgas les pirren. Pero si es verdad que hay truquitos para que nos resulten más atractivas a la vista y al gusto. Como la receta de hoy, la que le gustara a grandes y pequeños. Espero que os resulte de gran utilidad.

Ingredientes para 4 personas:

1 kg de acelgas

½ l de aceite

2 cucharadas de mantequilla

2 cucharadas de harina

1 cucharadita de nuez moscada

Queso rallado

Sal

Preparación:

Empezamos esta receta limpiando bien las acelgas. El modo más sencillo de hacerlo es poniendo las acelgas debajo del chorro de agua del grifo. Escurrirlas bien y a continuación trocearlas. Una vez cortada las acelgas, es conveniente cocinarlas enseguida, para que no pierdan ninguna de su propiedades.

De tal forma, las coceremos en una olla con agua, sal y un chorrito de aceite. Más o menos lo que sería en su propio jugo.

Mientras que se hace las acelgas, vamos preparando en otro cazo lo que será la salsa que envuelva las acelgas, lo que llamamos blanqueta. Para ello calentaremos este segundo cazo la leche con mantequilla.

Cuando se empiece a mezclar este segundo contenido del cazo, sin dejar de remover una cuchara de madera, espolvoreamos en su interior la harina. Seguimos removiendo sin bajar el ritmo constante. Esto evitara que se formen grumos y la salsa se quede suave. Sazonamos a neutro gusto y le damos un toque con la nuez moscada.

Escurrimos las acelgas, que las teníamos reservada tras su cocción. Retirado el máximo posible de agua, colocamos en una cazuela de barro. Retiramos la salsa del fuego y recubrimos toda la cazuela y las acelgas con esta salsa blanca fina. Terminamos cubriendo todo con una capa de queso rallado.

Para finalizar, metemos la cazuela al horno, lo que conseguirá que el queso se gratine y le dé un toque más cremoso y crujiente. Este tiempo suele ser de 5 minutos. Una vez que este gratinado a nuestro gusto, sacamos la cazuela  y lo servimos a una temperatura moderada.

Espaguetis-a-la-carbonara-500x288.jpg

Espaguetis a la carbonara

Che bello! Una ricetta italiana autentica! Perdón: ¡Qué bueno! ¡Una receta italiana auténtica! Los espaguetis a la carbonara son uno de los platos más reconocidos de la nación transalpina. Y lo son por muy buenas razones, como podrás comprobar.

Voy a hacerte una oferta que no podrás rechazar: toma el mandil  sígueme a la cocina. Vamos a preparar un plato tan inolvidable como una visita a Florencia y tan sano como corresponde a la cocina tradicional mediterránea.

Espaguetis a la carbonara

Espaguetis a la carbonara

Ingredientes:

Empieza por preparar, si vamos a ser cuatro a la mesa, 20 centilitros de aceite –más o menos, no vamos a ponernos ahora demasiado rigurosos-, 400 gramos de espaguetis, cuatro yemas de huevo, un pellizco de pimienta negra (“un pellizco” no es parte del sistema métrico decimal, pero tampoco sé cuánto te gusta o te disgusta la pimienta negra), 150 gramos de queso, si es pecorino, mejor, una pizca de sal y 120 gramos de tocino ahumado.

Preparación:

¿Lo tienes todo? Buen chico. Lo primero que vas a hacer es cocer los espaguetis en abundante agua salada. Mientras éstos se van cocinando, ralla los quesos y corta el tocino en trocitos pequeños, evitando que se te quede medio dedo entre la carne, para cual basta con que tengas cuidad seas consciente de dónde termina el tocino y dónde empiezan tus carnes.

Ahora, en una sartén, con un poco de aceite, fríes el tocino, hasta que cambie ligeramente de color. Lo retiras y, en una fuente, bates las yemas, el queso y la pimienta.

Un detalle importante: ten cuidado con la sal, pues el pecorino suele llevar la suya propia. Lo ideal es que vayas poniendo pizquitas minúsculas mientras vas batiendo, hasta que las yemas y los quesos se confunden en una crema homogénea y deja de saber a huevo.

¡¡La pasta!! ¿Está ya lista? Si es así, cuélala para quitarle el agua sobrante. Échale una vez seca y en un bol grande, una pequeña porción de crema, remuévela rápidamente, añádele otro poco vuelve a remover, y así sucesivamente hasta que hayas acabado con la masa.

Un apunte: está bien que la pasta esté caliente, pero no como para que el huevo se cueza.

Ya por último, añade el tocino convenientemente seco de aceite al conjunto y sírvelo todo al momento y bien calentito.

Recuerda:

20 centilitros de aceite

Las yemas de 4 huevos

400 gramos de espaguetis

1 pellizco de pimienta negra

1 pizca de sal

150 gramos de queso pecorino

120 gramos de tocino ahumado

Se trata, como ves, de una receta muy fácil y que te ocupará del orden de 25 minutos.

DSC00331-1000x288.jpg

Garbanzos con aliño marroquí

Puedes llamar también a este plato ensalada de garbanzos o ensalada marroquí. Es muy fácil de hacer. Una manera sana de comer legumbres y, sobre todo muy barata, dentro de una dieta mediterránea.

Puedes ponerlo como un primer plato o una cena. Además es una solución ahora que estamos en época de cuaresma. No sé muy bien si la gente aún hace lo de no comer carne los viernes… Pero es una solución.

Propiedades de los garbanzos:

La gran aportación que nos dan los garbanzos y su mayor característica es su elevada lecitina, que es un tipo de grasa que controla tanto el colesterol como los triglicéridos. Digamos que lo que hace este tipo de grasa natural es poder mezclar las grasas del organismo con el agua, lo cual favorece eliminarlas.

También ayuda a prevenir enfermedades del hígado, como la hepatitis o cirrosis ya que consigue eliminar las toxinas depositadas. Esto lo consigue por ser gran aportador de vitamina B.

Ingredientes para 4 personas:

40     gr de aceitunas negras

2 ajetes

200 gr de atún en conserva

Canela molida

2 cebolletas

Cominos en grano

Guindilla de cayena

Jengibre

Laurel

Lechuga

Pimentón de la Vera

1 tomate

40 ml de vinagre

1 dl de aceite

Sal

Pimienta

Preparación:

Dejar la noche anterior los garbanzos en agua para que se ablanden en agua fría. Cocer en agua hirviendo con sal y unas hojas de laurel. Una vez que estén tiernos, sacar, escurrir en un escurridor y dejar enfriar. Recuerda que también se pueden utilizar garbanzos ya cocidos, de los que se venden en botes de cristal en cualquier supermercado De esta manera te saltas el proceso de cocerlos y harás tu plato más rápido.

Limpiar la cebolleta y el ajete, picar en juliana, esto es, de forma fina. En un tarro de cristal que tenga tapa echamos el vinagre, el aceite, el comino, el jengibre, la cayena, el pimentón, la canela, la pimienta y la sal. Añadiremos el ajete y la cebolleta y taparemos el tarro. Como una coctelera, agitaremos la mezcla para que la vinagreta emulsione.

Partirnos, lavamos y centrifugamos las hojas de lechuga, rallamos y cortamos el tomate y quitamos el aceite al atún. A continuación ponemos todo en una bandeja. Poniendo también los garbanzos y las aceitunas negras.

Vertemos encima el aliño que hemos creado, dejamos que se macere unos minutos y servimos. Vas a ver qué buenos están estos garbanzos con aliño marroquí.

Precio: 3,5€

Calorías: 500

Dificultad: baja

42ec7_solomillo-400x288.jpg

Solomillo con hojaldre

Ingredientes

1 solomillo de ternera

½ kg de hojaldre

2 higadillos de pollo

50 gr de foie-gras

1 pastilla de caldo

1 cebolla

1 zanahoria

1 cucharada de mantequilla

1 copa de Jerez seco

1 huevo

Perejil

Sal

Pimienta

Preparación:

Salpimentar el solomillo con sal y pimienta (es recomendable prepararlo el día anterior para que coja bien la sustancias) y meterlo al horno a una temperatura media de 180-190ºC hasta que veamos que se ha hecho, pero procurando que no quede muy seco.

Mientras, picamos a estilo juliana tanto la cebolla como la zanahoria. Picamos el perejil y troceamos los higadillos en dados pequeños y reservamos todo.

Cogemos una sartén profunda y fundimos la mantequilla a fuego lento. Una vez que esté fundida rehogaremos las verduras que hemos picado. Junto a ellas el perejil. Poco a poco vamos añadiendo el resto de elementos, primero los trocitos de higadillo, friéndolos durante  unos minutos.

Una vez estén sellados, los rehogamos en la sartén con el jerez que tenemos preparado y desmenuzamos en su interior la pastilla de caldo. Tas unos minutos, retiramos del fuego.

Ahora llegara el turno de verter el foie-gras y el huevo, que lo echaremos batido. Ponemos en el fuego unos minutos para que reduzca un poco y espese.

Extendemos la masa de hojaldre encima de nuestra superficie plana de trabajo, intentando que se quede una lámina no muy gruesa. Cogemos la sartén y volcamos en el centro de forma alargada el contenido realizado. Encima de ello colocaremos el solomillo.

Ahora será el momento de enrollarlo. Primero en las partes del ancho y después cubriremos con un lateral y luego con el otro hasta que quede similar a un rollito de primavera, pero muchísimo más grande.

Pintaremos la superficie superior con huevo batido. Pincharemos después varias veces la superficie con un tenedor de tal forma que se haga bien por dentro pero también salga el calor al cocer.

Lo metemos al horno y dejamos cocer durante 30 minutos a una temperatura media, 180-190º. Esta receta es deliciosa tanto en caliente como en frío.

Sugerencias:

Se puede realizar el hojaldre, aunque te parecerá mucho más rápida y fácil si lo compras ya hecho en grandes superficies.

Con las partes sobrantes de la masa del hojaldre puedes decorar la superficie de este, en forma de rejado, flores o escribiendo algo. Todo lo que puedas imaginar. Lo que lo hará visualmente más bonito y elegante.

 

1068420494_78a1c871d8-500x288.jpg

Tomate Resultón

El tomate es uno de los frutos más comunes en nuestra mesa, normalmente lo utilizamos para ensaladas, como complemento en un sándwich, para hacer salsa para nuestros riquísimos platos o en puré.

Sabías que…  El tomate solo tiene 20 Kcal., en 100 gr., y que hay una variedad de colores y tamaños extensa, en tamaños los hay de 1 o 2 cm., de diámetro como los tomates cherry hasta de 10 cm., de diámetro como los tomates beefsteak, en colores los hay en rojo (conocido por todos), amarillo, naranja, rosado, purpura, verde, verde muy oscuro (casi negro) blanco, multicolor o rayados.  En este post te daremos algunas ideas para hacerlos de otras maneras y que queden de lo más resultones.

Firey Tomatoes

Tomates Rellenos Fríos

Ingredientes:

4 Tomates grandes y maduros

4 Cucharadas soperas de salsa rosa

½ Kg., de Gambas cocidas peladas

2 Huevos duros

1 Zanahoria

1 Patata Grande

¼ Guisantes congelados

¼ Judías verdes congeladas

Preparación:

Pela la patata y la zanahoria, las cortas a cuadros pequeños y las pones a hervir en una cazuela más o menos honda junto con los guisantes y las judías y agregas una cucharadita de sal, que hierva durante unos 20 minutos, cuando ya esté la zanahoria, echas las gambas y cueces durante unos 10 minutos más, apagas el fuego, escurres lo hervido y dejas que se enfrié a temperatura ambiente y reservas.

Coges los huevos duros, los pelas y los cortas en cuadros pequeños, reserva.

Coges los tomates y los cortas por la parte de superior a efecto de tapa y extraes el contenido con sumo cuidado, mediante una cuchara, esta pulpa la cortas a cuadros pequeños. Deja un poco de carne (del tomate) para que no se rompa al rellenarlo.

Cuando ya esté fresco lo hervido, coge un bol y agrégalo todo con la pulpa del tomate, los huevos ya cortados y la salsa rosa y remueve para que este bien unido. Rellena con sumo cuidado cada tomate y al final ponle la tapa del tomate a modo de sombrero. ¡Exquisito, fresco y dietético!

Tomates Fritos

Ingredientes:

½ Kg. de Tomates medianos y maduros

Aceite de oliva

Sal

Pimienta

Preparación:

Limpia bien los tomates y si tienen rabo, quítaselos. Coge un cuchillo fino y afilado y corta los tomates en rodajas, más o menos gruesas, colócalos en un plato y échale un poco de sal y pimienta (a tu gusto) y reserva.

Coges una sartén no muy honda y agrega un poco de aceite y deja que esté bien caliente, cuando lo esté, ve colocando cada rodaja para que se vayan friendo, cuando esté por un lado, dale la vuelta para hacerlo por el otro lado.  Servir caliente.

Este plato puede ser una guarnición perfecta para carnes y pescados hechos a la brasa. ¡Buen apetito!

Cazuela-de-mejillones-y-gambas.jpg

Cazuela de mejillones y gambas

Los amantes del pescado y el marisco están de suerte hoy. Pues os traemos una rica receta, cazuela de mejillones y gambas, que además de ser un plato muy tradicional nos permite disfrutar de lo mejor del mar todo el año a un precio muy económico. Además de poder disfrutar de ella en cualquier época y momento del año.

Ingredientes para 4 personas:

2 kg de mejillones

500 gr de gambas peladas

2 pimientos morrones

1 cebolla

50 gr de pan rallado

3 dientes de ajo

1 cucharón de salsa de tomate o tomate triturado

1 dl de aceite de oliva

2 vasitos de vino blanco

1 hoja de laurel

Perejil

Pimienta

Sal

Preparación:

Comenzaremos limpiando los mejillones. El proceso es el siguiente: Primero se rallan con un cuchillo para quitar las barbas del mejillón, intentando quitarle todas. Se lavan con agua y sal. Y procedemos a darles un hervor en un cazo. Escurrimos los mejillones y con este caldo resultante de la cocción lo reservamos para después.

Podemos utilizar cualquier tipo de gambas. Podemos comprarlas crudas y cocerlas nosotros, o si lo preferimos comprarlas directamente y solo pelarlas para esta receta. Pudiendo utilizar, siempre que descongelemos, congeladas. Reservamos.

Mientras cuecen podemos aprovechar para trocear los pimientos morrones. Las cebollas las pelaremos y picaremos en trozos muy finos (si lo preferimos podemos rallarla), junto a los dientes de ajo bien laminados y el perejil, también muy picado.

Cogemos una sarten y vertemos algo de aceite. Cuando este este caliente rehogamos la cebolla con el ajo, hasta que se empiecen a dorar. En este momento recuperamos los mejillones que estarán ya bien escurridos, junto a un poco de su caldo. Echamos una hoja de laurel y el vino blanco. Probamos y salpimentamos con sal y pimienta a nuestro gusto.

Dejamos cocer hasta que se abran todos los mejillones. Una vez estén todos abiertos, los retiramos del caldo, quitamos la cascara superior del mejillón y los vamos colocando uno a uno en una cazuela amplia de barro.

En este caldo ahora echaremos los pimientos morrones, la salsa de tomate y algo de pan rallado, para espesar la salsa. Ponemos al fuego y sin dejar de remover dejamos cocer durante 10 minutos. Cuando pase este tiempo pasamos el resultado por la batidora hasta crear una salsa fina.

Echamos esta salsa sobre los mejillones colocados ya en la cazuela de barro, después añadiremos las gambas ya peladas, las que podemos colocar de manera decorativa a modo de presentación. Añadiendo algo de perejil picado, a nuestro gusto. Quedando la receta lista para servir y disfrutar.

 

2274913828_759f1609ab_m.jpg

Receta de tallarines frutti di mare

Frutti Di Mare

Hoy quiero enseñarte a elaborar un plato que une pasta y marisco y que está buenísimo, además de ser muy sano e ideal para aquellos a quienes os guste el marisco, ya que este es su ingrediente principal.

Además, los tallarines frutti di mare son muy fáciles de preparar y, si no te gusta este tipo de pasta, puedes utilizar macarrones o espaguetis. ¡Elige la que más te guste y disfruta de este riquísimo plato!

Ingredientes: 100 gramos de chirlas, unos 20 mejillones, 100 gramos de calamar a rodajas, 100 gramos de gambón, 500 gramos de tallarines, 2 dientes de ajo, 4 tomates maduros, 3 cucharadas de aceite de oliva y perejil.

Preparación: ¿te apetece elaborar este rico plato de tallarines frutti di mare? ¡Pues vamos allá! En primer lugar, limpiaremos muy bien los mejillones y las chirlas. Para que estas últimas expulsen toda la arena, las dejaremos en remojo dentro de un cuenco con agua y sal durante toda la noche y, por la mañana, las enjuagaremos varias veces para que se desprendan de la arena que haya podido quedar en su interior.

Acto seguido, cogeremos una sartén, le añadiremos el aceite de oliva y freiremos los gambones. Cuando estén dorados, los apartaremos del fuego. Después, haremos lo mismo con el calamar y, una vez que se haya dorado, también lo apartaremos para, acto seguido, freír el ajo.

Una vez que los dos dientes de ajo también se hayan dorado, introduciremos los tomates pelados, sin pepitas y cortados a trozos en la sartén. Cuando estos se hayan convertido en una especie de salsa, verteremos las chirlas y los mejillones en el interior de la sartén y la taparemos para que ambos se vayan abriendo.

Mientras las chirlas y los mejillones se abren, cogeremos una olla, la llenaremos de agua hasta algo más de la mitad y, cuando hierva, introduciremos los tallarines, que deberán cocerse durante unos ocho minutos, aproximadamente. Una vez que estén al dente, los colaremos para eliminar el agua y los rociaremos con agua fría para que no se queden pegados.

Una vez que los mejillones y las chirlas se hayan abierto por completo, introduciremos en el interior de la sartén donde hemos metido todos estos ingredientes los gambones y el calamar que hemos dorado previamente, para después verter los tallarines. Acto seguido, lo sazonaremos todo con perejil al gusto y ya habremos terminado de preparar esta deliciosa receta. ¡A comer!

Salmón-marinado-550x288.jpg

Salmón marinado

Mi suegro es un auténtico cocinillas. Hace la mejor tortilla de patata que he probado en mi vida, de esas gruesas pero cuajadas por dentro y que queda esponjosa y con cierta cremosidad. Mmm… La boca se hace agua ¿verdad? Pues hoy no vamos a probar esta exquisitez, pero sí que vamos a ver, paso a paso, cómo realizar un salmón marinado muy, muy rico.

Lo primero que hay que hacer es acercarse al mercado y comprar una hermosa cola de salmón. Es muy importante, para evitar el contagio con el anisakis que congelemos los lomos de salmón entre 48 y 72 horas.

Continue Reading