DSC_0015_ok-1000x288.jpg

Nidos de patata

Hacer unos nidos de patata es una forma original y divertida de comer un buen puré de este tubérculo y acompañarlo con lo que más te guste. Vamos a ver cómo se realiza y comprobaréis que es una receta muy sencilla y que encantará a todos, desde el más pequeño de la casa hasta a los abuelos.

Aunque proceda de Sudamérica, la patata se ha convertido en un elemento clave de las dietas europeas por sus propiedades nutritivas y culinarias. Lejos del mito, hay que decir que asadas o cocidas apenas tienen grasas; además, son una fuente de fibra y de potasio. Poseen vitamina C y otras del grupo B.

patata

Todas esas características hacen de este alimento un acompañante ideal en muchos platos. La patata es fundamental también a la hora de hablar de guarniciones y es un ingrediente versátil que permite realizar muchas y muy variadas recetas.

Hacer el puré

Lo primero que hay que hacer es pelar las patatas y cocerlas. No lo hagáis con mucho agua, porque el puré que hagamos debe quedar más bien espesito. Una vez que la patata está cocida hay que triturarla.

Para que tenga más sabor y cremosidad se puede añadir un poco de leche, nata o queso. No olvides la sal, y si no puedes echarla, ponle un poco de pimienta. De esa forma el puré de patata será más sabroso.

Al horno o tal cual

Lo más complicado en esta receta es conseguir la textura perfecta para realizar el nido. El puré tiene que estar bien espeso. Tienes que colocarlo en la bandeja del horno de manera que forme un pequeño cuenco.

Este cuenco es el que va a recibir el relleno, del que hablaremos ahora. Si lo rellenas con algo crudo (como ponerle un huevo, por ejemplo), solo queda hornearlo unos minutos. Si el relleno es algo también cocinado, puedes emplatarlo directamente.

El relleno

Qué poner en nuestro nido es más una cuestión de imaginación que de seguir una receta. Una cosa básica es echar un huevo en el hueco que hemos creado y dejar que se hornee. Pero también se puede rellenar de morcilla de León, que al ser un poco picante le dará un gusto estupendo.

Otra forma de rellenarlo puede ser con verduras partidas en pequeños daditos y salteadas antes de meterlas a hornear. De esta manera, podemos convertir el plato en un lujo para aquellas personas vegetarianas o incluso veganas si no ponemos leche en nuestro puré.