images31.jpg

Arroz caldoso con bogavante

Delicioso plato que siempre me recuerda al verano, ya que era cuándo solíamos ir a comerlo a un pueblo cercano dónde lo preparaban realmente rico. El marisco todos sabemos que no es precisamente barato, pero siempre se puede recurrir al congelado o a comprar el que viene de Francia, menos sabroso pero que para un caprichito puede valer. Eso si, como el marisco de la tierra, olvídalo que no hay otro.

Un arroz caldoso es mucho más fácil de preparar que un arroz seco, dónde medir el agua es fundamental, así que es una receta ideal para aquellos que no tienen demasiada experiencia en los fogones. Puede ser que preparar el caldo parezca laborioso, pudiendo comprarlo en un brick, pero os aseguro que merece la pena.

Ingredientes para un arroz caldoso con bogavante

4 tazas de café de arroz

2 bogavantes

4 nécoras

Una cabeza de ajo

Una cebolla

Aceite de oliva

Sal y perejil

En muchas recetas no se añade cebolla porque se dice que no se debe de poner cebolla al arroz. Es cierto, pero solo si hablamos de paella. En un arroz seco la cebolla no se debe de agregar porque ablanda el grano, pero ese efecto, perjudicial en la paella, es justo lo que queremos en el arroz caldoso.

Preparación de un arroz caldoso con bogavante

Troceamos las nécoras e inmediatamente las ponemos en una sartén con un poco de aceite, cebolla picada, perejil y un par de dientes de ajo. Le damos un par de vueltas, añadimos agua y dejamos que cueza a fuego medio unos 20 minutos. Separamos las nécoras y colamos el caldo. Lo probamos para ver si está muy concentrado.

En una olla ponemos un poco de aceite y un par de dientes de ajo junto al arroz. Se añade el caldo, tres medidas de caldo por cada una de arroz. Pero si vimos que estaba demasiado fuerte de sabor, entonces ponemos dos medidas de caldo y una de agua por cada taza de arroz. Se deja a fuego medio un cuarto de hora.

Mientras se prepara el arroz troceamos el bogavante y lo sellamos en una sartén con un poco de aceite. Añadimos el bogavante y las nécoras al arroz y dejamos que cueza cinco minutos más con el marisco.

Se puede hacer la misma cantidad de arroz con la mitad de marisco, todo depende de si os gusta o no recargado. Yo suelo cargarlo bastante y hacerlo como plato único, pero hay quien prefiere un plato más ligero y servirlo como primero.