tarta-sacher-600x288.jpg

Tarta Sacher: el capricho de un príncipe en tu mesa

Los amantes de los dulces y, en concreto, las amantes del chocolate sentimos debilidad por la tarta Sacher ya que es un delicioso y rotundo bizcocho de chocolate, recubierto de glaseado de chocolate negro y relleno de una fina capa de mermelada de albaricoque.

Cuando se sirve la porción, se decora con una nube de nata montada o crema chantilly en un lateral del plato lo que le da un contrapunto blanco cremoso al negro rotundo de la tarta no solo visual, ya que está muy buena si mojas una esquinita de cada bocado en la crema.
Una de las reglas de oro y que no todos siguen es decorar la tarta con la palabra Sacher, el apellido de su creador, como una manera de homenajearle.

Origen de la receta

Franz Sacher era un joven aprendiz de repostería quien en 1832 se enfrentó al complicado reto de improvisar un postre para satisfacer nada más ni nada menos que al príncipe Klemens Wenzel von Metternich y a un selecto grupo de invitados: quedaron encantados.

Tras 16 años perfeccionando el arte de la repostería en Bratislava y Budapest, Franz Sacher regresó a Viena donde abrió una tienda de delicatessen y vinos. Su hijo mayor, Eduard, trabajaba en la confitería vienesa Demel en la que perfeccionó la tarta. Con los años fundó el Hotel Sacher Eduard y en él comercializó la Sachertorte hasta su muerte tras la cual hubo una disputa legal cruenta entre los herederos de Sacher que regentaban el hotel y la pastelería Demel.

La propiedad de la receta fue motivo de disputas legales a mediados del siglo XX entre los herederos de Sacher (dueños del hotel) y la pastelería Demel. La justicia determinó que el hotel tenía derecho a comercializar el dulce con el apelativo de Original Sacher-Torte, mientras que Demel debía hacerlo como Eduard Sacher-Torte.

¿Cuál es la receta original, entonces? Ha triunfado la que vende el Hotel Sacher que es la que compartimos con vosotros hoy, aunque seguro que algún truquito se han guardado para sí porque una receta por la que se ha luchado con tanto celo no se transmite entera sin guardarse un par de ingredientes bajo la manga, ¿verdad?

Ingredientes para unas diez porcionestarta-sacher

  • 1 taza de manteca pomada ( 200 gramos ) o mantequilla
  • 60 gramos de azúcar glas
  • 6 yemas
  • 6 claras
  • 200 gramos de chocolate semiamargo
  • 1 taza de harina ( 120 gramos )
  • 1/4 taza de almidón de maíz ( 30 gramos )
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 3 cucharaditas de polvo de hornear
  • 1 cucharadita de café soluble
  • 1/2 cucharadita de canela
  • 1/4 taza de cacao amargo ( 40 gramos aprox. )
  • 1/2 taza de almendras ( 50 gramos )

Para rellenar y bañar

  • mermelada de albaricoque
  • 1/4 taza de leche ( 60cc. )
  • 200 gramos de chocolate cobertura
  • 50 gramos de mantequilla a punto pomada

Preparación

Derretir el chocolate poniéndolo en un recipiente apenas cubierto con agua caliente y dejarlo reposar.

Mientras, batir la mantequilla hasta que quede una consistencia blanca y cremosa. Añadir el azúcar y seguir batiendo. Incorporar poco a poco las yemas que hemos mezclado aparte en otro recipiente. Añadir a la mezcla el chocolate al que habremos quitado el agua que lo recubría. Mezclar bien hasta que quede una masa homogénea.

Batir aparte las claras con el azúcar glas hasta que se convierta en un merengue firme. Agregar la mitad a la mezcla homogénea removiendo con cuidado hasta que se mezcle bien

Añadir poco a poco removiendo despacio todos los ingredientes secos que habremos mezclado previamente en un recipiente: harina, almidón, bicarbonato, polvo de hornear, café, canela y cacao; así como las almendras molidas y, finalmente, el resto del merengue.

Horneado

La Tarta Sacher es, en realidad, dos tartas unidas por mermelada y recubiertas por chocolate; por ello para hornearla no se empleará una tartera sino dos de unos 26 centímetro de diámetro, cuyo fondo forrarás con papel blanco.
Vierte con cuidado la mezcla distribuyendo de manera uniforme en las dos tarteras para que tengan la misma altura y hornéalas durante unos 30 a 35 minutos a una temperatura media de 150º a 160ºC.

Retira con cuidado y deja que enfríen.

Unta una de las superficies con mermelada de albaricoque, une las dos partes y recubre apenas con mermelada la tarta.

Cobertura

Disuelve el chocolate con la leche. Ponlo en un recipiente al baño María y añade poco a poco la mantequilla o manteca pomada y remueve hasta que se incorpore bien la mantequilla. Cubre la tarta totalmente. Dibuja sobre su superficie la palabra Sacher.

Deja enfriar y sirve una porción con una nube de nata o de chantilly en una esquina. Algunas personas añaden una hoja de menta para aportarle más colorido, pero la receta original no la lleva.

Y ya está; espero que os haya gustado la receta: la tarta de un príncipe para tu mesa.