3870674807_b83a044a09-500x288.jpg

Trucos en la cocina

Siempre necesitamos algunos truquillos al hacer nuestras comidas y así nos ahorramos tiempo y dolores de cabeza.  En este post te informamos de algunos de esos trucos.

Pechuga de Pavo Seca: Sabemos que la pechuga de pavo casi siempre, por no decir siempre, queda muy seca. Cuando hagas pavo al horno, si lo vas a hacer entero, haz lo siguiente: compra en la farmacia una jeringa con aguja, la llenas de whisky o ron y se la pinchas en varias partes de la pechuga. Hazlo varias veces mientras el pavo está en el horno. Riquísimo.

Detalle del Zancarrón en Salsa con Vermout

Estofado de Carne Dura: Si vas hacer estofado de carne, mientras se va haciendo, échale un poquito de bicarbonato, con la punta de una cuchara pequeña, bastara para que quede muy suave.

Corrigiendo

Comida Muy Salada: Si la comida te está quedando salada mientras la cocinas y no quieres echarle más agua, puedes echarle una patata picada y dejar que se cocine con la comida, absorberá gran cantidad de sal.

Pastoso o Apelmazado: Si vas hacer arroz o pasta y no quieres que se te peguen o te queden pastosos o apelmazados, échale ½ limón al agua hirviendo y después echa el arroz o la pasta, te quedara suelto y perfecto.

Esos (molestos) grumitos

Grumos en la Sopa de Sobre: Si quieres preparar una sopa de sobre, en la que normalmente se hacen grumos, échale un chorrito de aceite de oliva al agua hirviendo y después echa el contenido del sobre sin dejar de remover.

Aceites con Sabores: Si quieres que tu aceite para la ensalada tenga otro sabor, puedes agregarle a tu aceitera el condimento que más te guste como un ajo, o una guindilla o unas ramitas de menta o de hierbabuena, le dará a tus ensaladas un sabor… huuummm… especial.

De hacerlo, hagámoslo bien

Ensalada bien aliñada: Cuando tengas la ensalada ya limpia y puesta en un recipiente, lo primero que tienes que echarle es la sal, después el vinagre y por último el aceite: te quedará mucho más sabrosa.

Tomates bien pelados: Si quieres pelar tomates y que no se te vaya parte de la carne con la piel, pon un cazo con agua a hervir y cuando ya esté hirviendo, retírala del fuego y pones los tomates durante 1 minuto, los retiras y pélalos, veras que fácil se pelan.

Albóndigas Suaves y Jugosas: Si quieres que las albóndigas te salgan mucho más suaves, puedes echarle a la carne picada una rebanada de pan de molde previamente mojado y un huevo. Mézclalo bien y sazónalo a tu gusto.