Hamburguesas vegetarianas de arroz

Posiblemente no te pegue mucho la palabra hamburguesa con vegetariana. Ya que tenemos muy asumido que este plato está elaborado con carne picada. Como en todo, el secreto es abrir la mente y no cerrar puertas a los sabores y recetas nuevas. Como decía nuestras madres “si no lo pruebas no sabrás si te gusta”.

España en sí no es un país donde haya muchas personas que practiquen el vegetalismo, solo contando con un 0,5% de la población. Aun así, las recetas son sabrosas y una buena forma de comer más sano. Aquí te presentamos la primera receta y os animamos a probarla.

Ingredientes para cuatro personas:

200 g de arroz de grano largo

½ pimiento rojo

1 cebolla

3 cucharadas de aceite

½ cucharada de chile en polvo

Pan rallado

2 huevos

Aceite

Harina

Perejil

Sal

Preparación:

Picar un pimiento y una cebolla. Mientras verter aceite en una sartén y una vez caliente freír los trocitos picados durante 2 minutos.

Añadir a la sartén media cucharada de chile en polvo, mezclar con una cuchada de madera, para que no ralle la sartén, y dejar otro minuto más. Añadir el arroz y mezclarlo para que coja el sabor de aceite y se empape bien y se fría un poquito hasta que se tiña un poco.

Antes de que se queme o retueste, echar el ½ de agua y sazonar al gusto. Dejar cocer durante 20 minutos. El agua se habrá absorbido. Ahora solo tendremos que añadirle el perejil picado.

Dejamos enfriar para poder manipular el arroz condimentado. Espolvorearemos harinas en las manos y empezaremos a hacer las hamburguesas. La forma será cogiendo parte de la mezcla, haciendo bolas con las manos y después aplastarlas.

Batiremos los huevos batidos en un plato, poniendo en otro el pan rallado. Solo tendremos que empañar las hamburguesas metiéndolas en el huevo y después rebozándolas o en el pan rallado.

Calentar aceite en una sartén o en una freidora y freír las hamburguesas. No hace falta que estén mucho tiempo, con 2 minutos bastará.

Solo nos queda montar la hamburguesa como montaríamos una de carne de cerdo o vacuno. Podemos quitar o añadir los ingredientes que queramos o nos sean apetecibles.

Consejos:

Se puede comer montada como hamburguesa normal o también comer con purés o ensaladas. Inmejorable con ensalada de col, maíz y tomate.

Hay muchas formas de hacer hamburguesas de forma vegetal, sin utilizar carnes. Con garbanzos, tofu o lentejas. Esta es solo la primera de una serie de formas que te presentaremos.

¡Que aproveche!

Fabulosas tortillas

Las tortillas son parte de una alimentación equilibrada y que puedes hacer un pocos minutos, son fáciles, digestivas y muy versátiles.  En este post te informamos de cómo hacer una tortilla con algo más.

Tortilla de Patatas con Tocineta

Ingredientes:

3 Patatas grandes

3 Huevos

½ Cebolla

1 Paquete de tocineta en lonchas

Levadura

Leche

Aceite

Preparación:

Coges las patatas las pelas y las partes en rebanadas muy finas (puedes ayudarte con un raspador o un cortador para patatas), coges la cebolla la pelas y la partes en rebanadas muy finas, mételo todo en un bol y agrégale agua; échale un poco de sal al agua y reserva.

Coge el paquete de tocineta y retira 5 o 6 lonchas (o la cantidad que quieras), trocéalas y ponlas en un plato, reserva. Escurre las patatas y la cebolla durante un rato antes de freírlo.

En una sartén un poco honda viertes un poco de aceite y dejas calentar, cuando ya esté caliente agrega las patatas y la cebolla (ten cuidado de que no te salpique) y revuelve, agrega las lonchas de tocineta que has cortado anteriormente y revuélvelo todo bien.

Coge un bol, casca los huevos y separa las yemas de las claras, bate con energía las claras y después agrega las yemas, mientras sigues batiendo agrégale una puntita (de cucharilla de café) de levadura y un chorrito de aceite, cuando esté bien batido, reserva.

Cuando veas que las patatas, la cebolla y la tocineta están bien doradas, lo retiras de la sartén y lo agregas al bol donde están los huevos batidos, la levadura y la leche y revuelve bien, cuando esté bien unido (ayúdate con un tenedor), vuelve a meterlo dentro de la sartén y muévela con energía para que se distribuya bien, espera unos 8 o 9 minutos y coges una tapadera que tenga la misma dimensión de la sartén y con mucho cuidado le das la vuelta para que se haga bien por el otro lado, pasados otros 8 o 9 minutos retírala de la sartén a un plato y tápalo.

Como te darás cuenta, no hemos puesto sal en toda esta preparación, el motivo es que la tocineta de por sí es un poco salada y al unirse con el resto de los ingredientes su sal los cubre. De todas formas, si la encuentras un poco sosa, agrégale un poquito de sal.  ¡Rica, nutritiva y esponjosa!

Con las tortillas de patatas puedes agregarles otros ingredientes, los que tu desees, puede ser con trocitos de pollo, de carne o de pescado, con verduras de cualquier tipo, hasta con mariscos… descubre con qué te gusta más.

Buñuelos Salados

La preparación de la masa de buñuelos es muy fácil y sencilla de hacer, podemos hacerlos dulces o salados y durante todo el año.  En este post les indicamos como hacer la masa y alguna receta para hacerlos salados.

Ingredientes para la masa:

200 gr. de harina

1 Vaso de leche

2 Huevos

1 Sobre de levadura

3 Cucharadas de aceite

1 Cucharadita de Sal

Preparación:

Primero que nada hay que agregar a la harina la sal y removerlo para que se unan bien, reserva.

En el vaso de la batidora hecha los huevos, la leche, el aceite y la levadura y ponla a toda velocidad y poco a poco vas introduciendo la harina, cuando este todo bien unido, observa la masa, no tiene que ser completamente liquida, tiene que quedar un poco espesa, la retiras del vaso de la batidora y la pones en un bol, tápala con un paño, déjala reposar durante 30 minutos.  Ya tienes la masa hecha.

Buñuelos de Gambas

Ingredientes:

1 Kilo de gambas peladas y cocidas

Preparación:

Coges las gambas ya peladas y cocinadas, dales un hervor y deja escurrir, reserva.  Con la masa de los buñuelos descrita anteriormente, solo tienes que agregar las gambas y removerlas bien en la masa.

Pon aceite en una sartén honda y cuando este bien caliente y ayudándote con una cuchara, vas cogiendo parte de la masa y la agregas al aceite para que se frían dejando que se doren por todas partes.  Coloca papel absorbente en un plato y cuando vayas retirando los buñuelos del aceite ve colocándolos en el papel para que absorban el aceite sobrante. ¡Riquísimo!

Buñuelos de Queso

Ingredientes:

2 Tazas de queso rallado (de tu elección)

2 Quesitos tipo “El Caserío”

2 Lonchas de queso para fundir

1 Vaso de leche

50 gr. de Mantequilla

150 gr. de Harina

3 Huevos

Sal

Preparación:

Primero que nada haz una masa (ayúdate con un tenedor) con los quesitos, las lonchas para fundir y un poco de queso rallado, agrégale una pizca de leche, reserva.  Coge una olla y echas el resto de la leche, la mantequilla y un poco de sal y lo pones a hervir a fuego lento, ve añadiendo la harina poco a poco y vas removiendo durante unos 5 minutos hasta que la harina se disuelva completamente.

Retira la mezcla del fuego y agrega 2 huevos ya batidos (el que queda es para pintar los buñuelos) la masa de queso que preparaste anteriormente y remuévelo bien, la masa debe quedar un poco espesa.

Haz unas bolitas ayudándote con una cuchara y ponlas en una bandeja para horno ya enmantequillada, píntalas con un poco de huevo y espolvorea con un poco de queso rallado.  Mételas en el horno durante unos 25 minutos a temperatura media. ¡Fantásticos!

 

Gachas manchegas

Con estos días tan fríos y lluviosos apetecen platos calientes. Cada zona de la península tiene sus propios platos típicos para estos días. En la zona de La Mancha es típico este, las gachas. Un plato típico y barato de las zonas rurales.

Hay distintos tipos de gachas en España y dentro de Castilla La Mancha, esta receta es de Ciudad Real.

Ingredientes para 4 personas:

6 cucharadas de harina de guijas o de almortas (se puede encortar en el corte inglés o  en cualquier súper)

1 diente de ajo

200 gr de panceta de cerdo o tocino

200 gr de chorizos troceados

1 cucharadita de pimentón dulce

Aceite de oliva

Sal

Preparación:

Primero haremos los llamados “tropezones”, que son los trozos de ajo tocino o panceta y el choricillo. Lo freímos en una sartén con aceite hasta que estén dorados, en ese momento lo sacamos del aceite y los reservamos.

En ese mismo aceite, echamos la harina de guijas y la vamos tostando, como si estuviéramos haciendo una pasta. Agregamos el pimentón y removemos rápidamente mientras echamos agua para que no se nos queme. Con un par de vasos nos bastara. Comprobaremos como van espesando, siendo la masa misma la que nos pida más agua.

No dejamos de remover para evitar grumos. La mezcla tiene que quedar como si fuera un puré. Sazonamos con cuidado de no salarlas, ya que ahora toca el momento de añadir esos tropezones de panceta y chorizo.

Apagamos el fuego y las dejamos reposar unos 5 minutos.

Forma de comerlas:

Esta comida es típica de agricultores, por lo cual se comía en el campo, donde un grupo se ponía alrededor de la sartén y con pan se mojaban sopas.

Esto hace que se coman en la actualidad directamente desde la sartén, la cual estará en el medio de la mesa. Pinchando trozos de pan con el tenedor y cogiendo las conocidas “sopazas”.

Si quieres quedar como todo un experto, intenta coger las sopas de tu lado, metiendo el pan al lado de las paredes de la sartén y arrastrando por ella. Se ve cómo desde fuera hasta que poco a poco se acaba y se van mojando hacia el centro.

El “sopón”: Es tradición que cuando unos de los comensales tenga que abandonar la mesa o servir vino, agua, etc. Eche un “sopón” en el medio. Esto es un trocito de pan que hace la función de pausa, para que todos tengan la opción de comer la misma parte.

Podemos usar, en vez de chorizo y panceta, setas. En verdad se pueden comer con cualquier condimento y siguen estando riquísimas.

¡Qué Ricas Paellas!

La paella es un plato exquisito y muy versátil, podemos considerarla como un emblema culinario de nuestra tierra, es originaria de Valencia concretamente de Marjal de la Albufera, este plato tiene gran variedad de variantes dependiendo de la región donde se cocine.  En este post solo os daremos dos variedades, esperando que les guste.

Paella de  

Ingredientes:

3 Tazones de arroz largo

½ Kg. de langostinos

½ Kg. de calamares troceados

½ Kg. de pollo troceado

1 Vaso de coñac o brandy

1 Litro de caldo de pescado

½ Cebolla

2 Dientes de ajo

½ Bote de salsa de tomate natural

Perejil

Aceite

Sal

Preparación:

Para preparar el caldo de pescado puedes hacerlo de dos formas, la primera poner en agua hirviendo cabezas, colas, y cascaras blandas de pescado y mariscos (comprados previamente en la pescadería), cuando estén bien hervidos, pásalo todo a la batidora triturándolo bien y después se cuela por medio de un chino, la segunda es hervir agua y ponerle dos cubitos de pescado y dejar que se deshagan.

Con cualquiera de las dos formas que optes, déjalo que hierva y reserva.  Pon la paella al fuego y échale 3 cucharadas de aceite, cuando este caliente agrégale los dientes de ajo y la cebolla bien picaditos, cuando estén bien dorados agrega los langostinos, los calamares troceados y el pollo y ve revolviendo un poco para que no se pegue.

Cuando los veas medio dorados por todas partes échale 3 cucharadas soperas de salsa de tomate y revuelve bien.  Al cabo de unos 10 minutos echa el arroz y un poco de perejil picado y revuelve todo durante unos cinco minutos, agrégale sal a tu gusto, cuando veas que el arroz está cogiendo un poco de color agrégale el vaso de coñac o brandy y espera unos cinco minutos mientras vas revolviendo todo lo que hay en la paella.

Transcurrido ese tiempo, agrega 6 tazones del caldo de pescado (medidos con el que utilizaste para medir el arroz) reparte bien todos los ingredientes en la paella con un tenedor de madera y déjalo hervir durante unos 25 minutos a fuego moderado, pasado este tiempo prueba el arroz, si ya está listo apágalo y déjala reposar durante unos 5 minutos, cúbrelo con un paño.

Paella de Verduras y Carne

Ingredientes:

3 Tazones de arroz largo

½ Kg. de judías verdes tiernas

1 Lata de alcachofas troceadas.

¼ Kg. de carne para guisar cortada en tacos (ternera)

¼ Kg. de carne para guisar cortada en tacos  (cerdo)

1 Vaso de coñac o brandy

1 Litro de caldo de verduras

½ Cebolla

2 Dientes de ajo

½ Bote de salsa de tomate natural

Perejil

Aceite

Sal

Preparación:

Pon las judías verdes a hervir con un poco de sal, mientras se hierven abre la lata de alcachofas, escúrrelas y pásalas debajo del grifo, cuando las judías estén hervidas únelas con las alcachofas y déjalas escurrir, reserva.

Pon la paella al fuego y échale 3 cucharadas de aceite, cuando este caliente agrégale los dientes de ajo y la cebolla bien picaditos, cuando estén bien dorados agrega la carne para guisar cortada en tacos y ve revolviendo un poco para que no se pegue.

Cuando los veas medio dorados por todas partes échale 3 cucharadas soperas de salsa de tomate y revuelve bien.  Al cabo de unos 15 minutos echa las judías verdes y las alcachofas revuelve bien, deja pasar unos 10 minutos y echa el arroz y un poco de perejil picado y revuelve todo durante unos cinco minutos más, agrégale sal a tu gusto.

Cuando veas que el arroz está cogiendo un poco de color agrégale el vaso de coñac o brandy y espera unos cinco minutos más mientras vas revolviendo todo lo que hay en la paella, transcurrido ese tiempo agrega 6 tazones del caldo de verduras (medidos con el que utilizaste para medir el arroz) reparte bien todos los ingredientes en la paella con un tenedor de madera y déjalo hervir durante unos 25 minutos a fuego moderado, pasado este tiempo prueba el arroz, si ya está listo apágalo y déjala reposar durante unos 5 minutos, cúbrelo con un paño.

La versatilidad de este plato es extraordinaria, puedes jugar con los ingredientes y ofrecer a tus invitados y familiares paellas de tu invención y con un gusto fenomenal. ¡Buen Provecho!

 

Cómo hacer adobo

Imagina lo difícil que era antiguamente llevar o conservar carnes o pescados a cualquier lugar. Sin cámaras frigoríficas o vehículos motorizados y rápidos. Este problema ha estado siempre, durante siglos, y los adobos se han utilizado para hacer que los productos aguantaran más en su conservación. Hoy en día, sin estos problemas, los adobos se utilizan para sazonar y dotar de más sabor a nuestros alimentos.

Aquí te indicamos dos maneras distintas para ayudarte a adobar tanto carnes, pescados como aves.

1ª Receta

Ingredientes:

1 cebolla

2 dientes de ajo

Pimienta en grano

Perejil

Hoja de laurel

Albahaca

1 l. de vino blanco

¼ de vinagre

Aceite

Sal

Preparación:

Freímos la cebolla picada con un poco de aceite en una cacerola grande; añadimos los dientes de ajo pelados y cortados por la mitad. Echamos el resto de ingredientes, menos los líquidos. Cuidando de que no se queme nada, ya que le dará mal sabor.

Cuando la cebolla esté bien blanda y se empiece a dorar, le añadiremos el vino y el vinagre, dejando que cueza a fuego lento media hora.

Una vez frío, pasamos el contenido a una fuente de barro o cerámica y pon los pescados, carnes o aves en el adobo, dejándolo así toda la noche (nunca mas de 12 horas).

Este adobo esta especialmente hecho para posteriormente hacer las carnes o pescados braseados o al horno.

2ª Receta

Ingredientes:

1 cebolla

2 dientes de ajo

1 rama de perejil

1 hoja de laurel

1 rama de tomillo

1 l. de vino blanco

¼ l. de vinagre

Sal

Aceite

Preparación:

Pon un poco de aceite en una cazuela y fríe a fuego lento la cebolla cortada de forma juliana, los ajos ligeramente aplastados y los demás ingredientes excepto el vino y el vinagre. Sazónalo con sal y deja que hierva despacio 30 minutos.

Cuando esté frío pon las carnes, aves o pescados en este adobo, en un cacharro que no sea metálico, y déjalo en un sitio fresco de 6 a 12 horas.

Cuida de darle vueltas para que se empape todo el alimento que hemos echado, para que se quede bien aromatizado con el adobo.

Recuerda que:

Este mismo adobo puede servir para pescados, carnes o aves para asar al horno, brasear con un poco del líquido del adobo, o incluso para freírlo, si lo secas bien antes y lo rebozas en harina.

A estos adobos se les llama también “marinadas” en el lenguaje más técnico de la cocina.

Arroz a la riojana

Es increíble la cantidad de versiones que hay de una misma receta. En este caso, la receta que os dejo esta sacada del recetario de mi madre. Recuerdo que la hacía en esta época, los viernes de cuaresma cuando nos cambiaban los bocadillos de chorizo por los de nocilla.

Ya que era pecado comer carne. Recuerdo la cazuela de barro, el azafrán típico de La Solana (Ciudad Real), llegar del cole y el olor en toda la cocina. Y es que casi todos nuestros recuerdos se componen en una parte importante por el olor.

Aquí os dejo la receta, que en este caso no lleva carne, pero podréis ver en la red como hay un sin fin de versiones. Muchas de ellas incorporan carne picada, chorizo hecho dados y / o trocitos de jamón. Sea como sea, es un plato muy completo para degustar en la mejor compañía. Quien esa esa mejor compañía, es algo que sólo tú puedes decidir.

Ingredientes:

400 gr de arroz

¼ kg de guisantes (sin vaina)

6 alcachofas

2 pimientos morrones

1 cebolla

2 dientes de ajo

Azafrán

1 pastilla de caldo

50 ml de aceite

Sal

Pimienta

Preparación:

Prepara un caldo disolviendo la pastilla en 800 ml de agua punto de hervir. Resérvalo.

Poner aceite en una paellera o cazuela de barro y calentarlo. Rehogar la cebolla y el ajo picados muy finos y, cuando tomen color, añadir el arroz y rehogarlo unos minutos, hasta que se pringue bien el arroz y se tiña con el color dorado.

Preparar las alcachofas cortando los tallos, las puntas y las hojas duras. Córtalas en cuartos y añadirlas al guiso.

Añadir los guisantes y los pimientos cortados en tiras. Rehogar todo unos minutos y verter con cuidado el caldo hirviendo.

Sazonar con sal y pimienta. Machacar el azafrán en el mortero, desleirlo con una cucharada de agua y verterlo sobre el arroz. Cuando rompa el hervor, introducirlo al horno, previamente calentado, de 45 minutos a 1 hora. Decorar y servir con perejil picado.

Valor calorífico:

Medio.

Tiempo:

1 hora y 15 minutos

Coste:

Barato

Dificultad:

Fácil

Dato útil:

Para evitar que lloren los ojos con la cebolla, una vez pelada poner bajo un chorro de agua fría. Otro método consiste en escaldarla durante unos minutos en agua hirviendo, antes de pelarla.

Se puede servir el arroz adoptándolo con la forma de un molde, de forma que sirva de guarnición a una carne o como plato único a elegir según la ocasión.

 

Platos en la oficina

Muchos de nosotros tenemos un horario de trabajo exigente y muchos de nosotros tenemos que comer en la oficina, es muy desastroso para nuestra línea tener que comer todos los días bocadillos, o comida rápida, lo ideal es poder llevarse el almuerzo y si éste es tu caso, te propondremos unas ideas fáciles y sencillas que no arruinaran tu silueta y comerás de lo más sano.

Pollo con Cerveza de Limón

Ingredientes:

4 Contramuslos de pollo sin piel

1 Cebolla

4 Tomates

1 Lata o botellín de cerveza con limón

Aceite

Pimienta

Sal

Preparación:

Si lo deseas, puedes escaldar los tomates, los pelas y los cortas finamente, reserva.  Corta la cebolla muy finamente, reserva. Aliña el pollo sin piel con un poco de sal y de pimienta y pínchalos con un tenedor, reserva el resultado.

Today´s repeating pattern

Pones un poco de aceite en una olla o recipiente algo profundo y cuando esté caliente agrega los contramuslo del pollo, déjalos que se doren, agrega la cebolla y el tomate y poquito de sal, tápalo y déjalo cocinar durante unos 15 minutos a fuego medio.

Pasado este tiempo agrega ½ botellín o lata de cerveza con limón y deja que hierva durante unos 30 minutos, más o menos, revolviendo de vez en cuando hasta que quede con salsa.

Coloca ahora lo que necesites en tu fiambrera y el resto puedes congelarlo en tarrinas y meterlo al congelador, para una próxima vez, sólo tendrás que descongelarlo y podrás llevártelo y calentarlo en el microondas de la oficina.

Ensalada muy variada

Ingredientes:

1 Lechuga Iceberg

1 Lechuga roble

1 Huevo duro

1 Zanahoria

1 Pimiento

Aceite

Limón

Sal

Preparación:Para empezar, lava bien las hojas de lechuga del tipo iceberg y roble, solo las que creas que vas a consumir, escúrrelas y reserva.  Lava bien y ralla la zanahoria, reserva.

Lava bien y corta en tiras muy finas el pimiento, reserva. Parte las lechugas en tiras finas y agrégales la zanahoria, el pimiento y el huevo duro e introdúcelos en un bol grande y remuévelo bien y mételo en el frigorífico en la parte más baja, que no le de el frio directamente. No lo aliñes.

Al día siguiente retira del frigorífico la ensalada ya limpia y fresca y prepara el aliño, en una jarrita que tenga una buena tapa, agregas aceite, sal y el limón.  A la hora de comer en tu oficina, solo tienes que agregarle el aliño a la ensalada y estar como recién hecha.

Sabrosa comida Extremeña

Como en todas las regiones de España, la gastronomía de nuestro país es simplemente deliciosa, exquisita, nutritiva y muy mediterránea: en este post os daremos algunas recetas de la cocina extremeña.

Migas Extremeñas

Ingredientes:

½ Kg. de pan de barra de dos días

100 gr. de tocino

1 chorizo

1 cabeza de ajo

1 cucharada de pimentón

Aceite

Sal

Preparación:

Coge un bol amplio y vierte en él, todo el pan ya troceado en cuadraditos, cúbrelo de agua y échale sal, reserva. Corta en rodajas el chorizo y en tacos el tocino, escoge una sartén un poco profunda y echa y poco de aceite, fríe el chorizo y el tocino hasta que estén dorados -no eches mucho aceite a la sartén ya que tanto el chorizo como el tocino desprenden bastante grasa-.

Cuando ya estén fritos, retíralos de la sartén y escúrrelos, reserva también. Pela algunos dientes de ajo e incorpóralos al aceite donde has frito lo anterior y deja que se doren, cuando veas los ajos dorados, agrégale el pan y revuélvelos hasta que estén bien empapados con la grasa.

Migas Cooking

Ve repartiendo el pan con la espumadera sin dejar de revolver para que se suelte y vayan quedando las migas tal y como tienen que quedarte. Cuando lo veas bien suelto, agrega el chorizo y el tocino que habías reservado, sin dejar de revolver, comprueba la sal.

Espolvorea un poco de pimentón y sigue revolviendo.  Déjalo durante un rato a fuego bajo sin revolver para que absorban todo el sabor y reposen. Servir caliente. Vas a ver qué buenas están: ta alegran hasta el alma.

Ajo Blanco Extremeño

Ingredientes:

1 litro de agua

2 yemas de huevo

200 gr. de pan duro

100 gr. de almendras

2 Dientes de ajo

2 cucharadas de vinagre

4 cucharadas de aceite

Sal

Pimienta

Preparación:

Primero que nada, introduce el pan en el litro de agua para que esté en remojo y si lo prefieres para que esté bastante fresco, mételo en el frigorífico.

Coges en el vaso de la batidora y agregas los dientes de ajo, las almendras, las yemas de huevo, pimienta y échale a todo un poco de sal hasta conseguir una masa muy fina.  Retira el pan del litro de agua y escúrrelo, cuando ya esté agrégalo a la masa fina hecha anteriormente y amásalo bien para que se un.,

Mientras amasas ponle lentamente el aceite y después el vinagre y mézclalo bien, cuando lo veas bien mezclado súmamle el agua fresca también lentamente y lo revolvemos muy suavemente. Servir frio.

Arroz pilav o pilaf

El arroz pilaf, o como siempre le ha llamado mi madre “pilav”,debe su significado simplemente a la palabra “arroz”. No hay mas misterio en el nombre. Pero no sabría decir cuál es el correcto.

Muchos dicen que es la forma de cocinar arroz hindú, otros que es una receta bosnia, rumana o turca…Pero en todas estas recetas que he observado llevan también fideos cabellin, cordero o hígado.

Yo os propongo cocinar el arroz de la forma que siempre he visto en casa. Un arroz simple y sabroso, ideal para comer solo o para ser guarnición de platos combinados, como cerdo y pollo. Ya que es un arroz meloso que da un toque de suavidad a estas carnes hechas a la plancha.

Ingredientes:

400 gr de arroz

Una cebolla

150 gr de mantequilla

1 litro de caldo de carne casero

Sal

Preparación:

  1. Pela y tritura la cebolla. Debe quedar en pedazos muy pequeños, por lo que te recomiendo que utilices una picadora manual o eléctrica. Si lo haces con cuchillo procura que esté bien afilado para que puedas cortar más fino y con mayor comodidad.
  2. Derrite 100 gr de mantequilla en una cazuela de fondo grueso y dora la cebolla picada, a fuego muy suave. Debe quedar muy blanda. Para que te hagas una ideas, su punto perfecto consiste en estar transparente, sin apenas color; es importante que la muevas continuamente y la aplastes con la espumadera.
  3. Echa el arroz y muévelo bien con una cuchara de palo, para que todos los granos se queden impregnados de la grasa y ligeramente transparentes. Esto es importante.
  4. Vierte el caldo, sazona con precaución y deja la cazuela en el fuego hasta que vuelva a hervir. Procura tener cuidado con la sal, ya que el caldo es por sí salado.
  5. Cuando comience a hervir, retira la cazuela del fuego y tápala con papel de barba engrasado, o papel de aluminio, redoblando los bordes alrededor de la cazuela.
  6. Mételo en el horno, previamente encendido y cuando ya esté caliente,unos 20 minutos.
  7. Sacarlo del horno y quitarle el papel. El arroz debe de estar bien seco.
  8. Distribuye sobre la superficie el resto de la mantequilla cortada en pedacitos y remueve el conjunto con dos tenedores para que los granos queden sueltos.

Como ya he dicho al principio, es un arroz que se puede complementar con más ingredientes. Así que os invito a, una vez hayáis probado la receta, experimentar.