130384035_0f47baddd6-500x288.jpg

Un buen plato de verduras

Las verduras son uno de los alimentos con gran cantidad de minerales y vitaminas que nuestro organismo precisa. Si te gustan todo tipo de comidas, mejor, ya que son muy digestivas y nutritivas. En este artículo daremos algunas ideas distintas de cómo preparar algunas.

Ensalada Caliente de Coliflor con Frutos Secos

Ingredientes:

1 Coliflor mediana

15 gr. de Laminas de almendras crudas

15 gr. de Nueces

Aceite de oliva virgen

Pimienta

Sal

Preparación:

Escoge una coliflor mediana, límpiala bien y pártela en varios trozos más o menos medianos, cuécela al vapor y échale un poquito de sal (de este modo no perderá sus nutrientes), cuando ya esté hecha, resérvala en la misma vaporera, tapándola para que siga caliente.

spring vegetables sc

Coge las láminas de almendras y tuéstalas un poco en una sartén con un chorrito muy fino de aceite y cuando esté listo, reserva. Para decorar, reserva unas cuantas nueces enteras y láminas de almendras y el resto muélelo o tritúralo con una mini-pimer, pero que no quede muy fino. Cuando lo tengas listo, reserva.

Coge un bol  y coloca la coliflor y espolvoreas por encima las nueces y almendras que has molido anteriormente, remuévelo con mucho cuidado y échale un poco de pimienta y un chorrito de aceite, sírvelo en un plato llano y decóralo con las nueces y láminas de almendra que reservaste para decorar. ¡Buen provecho!

Ensalada de Lentejas

Ingredientes:

1 Tarro de lentejas cocidas

1 Cebolla

1 Zanahoria

1 Lechuga roble

½ kg. Tomates cherry

½ Limón

Aceite

Pimienta

Sal

Preparación:

Abre el tarro de lentejas y cuando estén en el escurridor pásale agua del grifo y déjalas escurrir, (si has hecho lentejas el día anterior también te pueden servir para esta ensalada).

Mientras se escurren las lentejas, puedes ir limpiando la lechuga, limpia bien las hojas que vas a utilizar para la ensalada y déjalas escurrir, el resto de la lechuga guárdala en el frigorífico para otra ocasión; limpia bien la zanahoria y la cebolla y cuando las tengas limpias córtalas muy finas, a tiras, y corta los tomates cherry en cuatro partes.

Coge un bol y echas la lechuga, la zanahoria, la cebolla y los tomates cherry y los aliñas con un poco de sal, un poco de pimienta, el ½ limón y un chorro de aceite, (en ese orden) revuélvelo bien y después le echas las lentejas, vuelves a revolver con cuidado y listo. ¡A comer!

tarta-sacher-600x288.jpg

Tarta Sacher: el capricho de un príncipe en tu mesa

Los amantes de los dulces y, en concreto, las amantes del chocolate sentimos debilidad por la tarta Sacher ya que es un delicioso y rotundo bizcocho de chocolate, recubierto de glaseado de chocolate negro y relleno de una fina capa de mermelada de albaricoque.

Cuando se sirve la porción, se decora con una nube de nata montada o crema chantilly en un lateral del plato lo que le da un contrapunto blanco cremoso al negro rotundo de la tarta no solo visual, ya que está muy buena si mojas una esquinita de cada bocado en la crema. Continue Reading

pizza-anchoas-aceitunas-receta-728x624.jpg

Pizza de anchoas y aceitunas

En esta ocasión quiero deciros esta receta ya que a todos seguro que nos gusta, niños, mayores y más mayores, ¿A quién no le puede gustar una pizza casera?

Sobre la pizza…

La auténtica pizza es una especialidad napolitana. Tradicionalmente, se elabora con masa de pan o masa de pizza, cubierta con una capa de tomate triturado, queso mozzarella y los más variados ingredientes. Esta receta, sin queso puede degustarse perfectamente fría, como si fuera una coca salada.

Para el relleno de la pizza, se puede sustituir el tomate fresco y concentrado por 500 g de cebollas cortadas en rodajas finas y rehogadas con un poco de aceite. Condimentar con ajo y sustituir el orégano por tomillo. Espolvorear con abundante pimienta, para realzar el sabor algo dulzón de las cebollas. Después, continuar como se indica en la receta. 

Ingredientes:

para la masa

250 g de harina

15 g de levadura fresca

1 huevo

1 c de café de sal

10 cl de agua tibia

3 c soperas de aceite de oliva

para el relleno

400 g de tomates pelados

2 c soperas de aceite de oliva

2 dientes de ajo

1 c sopera de orégano fresco

150 g de anchoas en aceite escurridas

100 g de aceitunas negras sin hueso

sal

pimienta

Preparación de la masa

Desmenuzar la levadura y diluirla con 10 cl de agua tibia. Poner la harina tamizada y la sal en un recipiente hondo y formar un pozo en el centro. Añadir el huevo. Mezclar bien con la punta de los dedos.

Incorporar la levadura diluida y el aceite de oliva. Amasar durante 10 min hasta obtener una masa flexible y lisa. Formar una bola con la masa y cubrirla con un trapo húmedo  Dejar descansar la masa 1h 30 minutos en un lugar templado (25º).

Comprobar que la masa haya doblado su volumen.

Amasarla aplastándola y doblándola sobre si misma. Con un rodillo extenderla hasta obtener un gran rectángulo, que se trasladará a la placa del horno, untada con aceite.

Presionar con las manos sobre la masa para ajustarla y eliminarle las burbujas de aire.

Preparación del relleno

Triturar finalmente los tomates pelados, el concentrado de tomate, los ajos picados y el aceite. Añadir la sal, la pimienta y el orégano fresco picado. 

Precalentar el horno a 200 º, termostato 6-7

Cubrir la masa con el preparado de tomate, dejando un borde de 1 cm en todo el alrededor. Colocar las anchoas sobre el tomate, formando rombos.

Colocar las aceitunas en el centro de los rombos. Cocer la pizza de 20 a 25 minutos.

Sacarla del horno y verter un chorrito de aceite sobre toda su superficie.

Cortar la pizza en porciones cuadradas y servirla caliente.

Espero que tanto a vosotros como a vuestra familia y amigos les encante la receta.

Calamares-rellenos-599x288.jpg

Calamares rellenos

Ingredientes:

2 calamares grandes

100 gr de carne picada de cerdo

2 rebanadas de pan

1 huevo duro

1 huevo fresco

2 cucharadas de piñones

4 cucharadas de aceite

Un chorrito de coñac

Harina

Aceite

Pimienta

Sal

Salsa:

6 cucharadas de tomate frito

1 vasito de vino blanco

1 cucharadita de harina

½ de laurel

Pimienta

Sal

Preparación:

Para comenzar la receta empezaremos por limpiar los calamares, separando las aletas de las patas. Trocearemos las extremidades y las mezclamos junto con el huevo duro picado, los piñones, la carne picada, y la miga de pan remojada en leche, huevo batido y coñac. Sazonamos con pimienta y sal al gusto. Mezclamos.

Con esta mezcla rellenamos los calamares con la ayuda de una cucharilla. Los embarramos con harina y lo echamos en una sartén friéndolo en aceite a un fuego moderado hasta que veamos que se dora el calamar. Alcanzando este momento, apagamos el fuego, lo retiramos y lo reservamos.

En este aceite elaboraremos la salsa. La forma será  añadiendo el tomate frito, el laurel, el vino y la harina disuelta en un  poco de agua. Removemos y dejamos cocer la el resultado a fuego suave durante unos 20 minutos como mínimo.

Trascurrido este tiempo, verteremos los calamares en la sartén y dejaremos que se cuezan junto a la salsa cubriendo la sartén con una tapa, conservando el fuego lento. El tiempo dependerá de la calidad de los calamares, tendremos que conseguir que se queden tiernos.

Servimos caliente emplatando o sirviendo en una bandeja directamente, según prefiramos y nos sea más cómodo.

Sugerencias:

Es aconsejable cerrar los calamares para que no se vuelque o pierda su relleno en el resto de la sartén. Para ello podemos utilizar un palillo de madera atravesando la boca. El momento será justo antes de freírlo, así se mantendrá sujeto todo el tiempo.

Aunque esta receta esta rellena de mezclando carne y pescado, podemos rellenarlos de cualquier clase de alimentos, tanto otros pescados, como merluza o atún, como de verduras, como calabacín, cebolla, etc.  Así como las salsas. Lo que hace que este plato resulte una receta muy versátil.

Para acompañar la receta podemos utilizar condimentos, como un arroz blanco cocido, lo que liga muy bien con cualquier salsa, carne y pescado. Como con unas patatas en gajos o fritas. Lo importante es aprovechar y mojar, pues la salsa es riquísima.

Tomates-rellenos-1000x288.jpg

Tomates rellenos de arroz

Aun hayamos tenido unos días en los que parece que el buen tiempo nunca va a llegar, estamos ya en Mayo y hay que prepararse con alimentos que estimulen nuestra piel y ayuden a alcanzar ese dorado o tostado que buscamos conseguir este verano.

Estos alimentos son ricos en betacoratenos y vitaminas C y E. Que encontramos en frutas y hortalizas de color naranja, amarillo o, en este caso roja. Así que te traemos una rica receta para comer tomates de forma sana y muy original.

Ingredientes para 6 personas:

1 ½ tazas de aceite de oliva

1 taza de arroz

1 taza de cebollas muy picadas

1 taza de perejil picado

1/3 tazas de pan rallado

12 tomates grandes

750 gr de patatas

Sal

Pimienta

Preparación:

Para empezar esta receta primero prepararemos los tomates. Cortaremos la parte superior de ellos, por el tallo de cada tomate, y con la ayuda de una cuchara le quitaremos las semillas y pulpa, la que reservaremos triturándola por un chino o batidora.

Salpimentamos el interior de los tomates y los colocamos en una bandeja.

Cogemos una cacerola y vertemos la mitad de aceite que hemos preparado. Una vez que este caliente echamos la taza de cebolla picada y dejamos que se poche a fuego lento, con cuidado de que no se queme.

Cuando este la cebolla bien dorada echamos el arroz. Lo salteamos y le añadimos la mitad de la pulpa triturada del tomate, que teníamos reservado desde el principio, el perejil, sal y pimienta. Cuando el arroz este bien pringado le echamos agua y dejamos cocer hasta que el arroz este a medio hacer, sobre unos 10 minutos.

Con este arroz iremos rellenando los tomates huecos con la ayuda de una cuchara hasta que se cubra la mitad de estos. Ahora taparemos los tomates con la parte superior que le quitamos en un principio, la parte del tallo.

Pelamos unas patatas y las cortamos en dados, gajos o panaderas, según prefiramos. Las colocamos en la bandeja entre los tomates.

Regaremos con el resto de aceite los tomates y espolvoreamos el pan rallado. Encima de las patatas echaremos el resto de la pulpa que teníamos reservada.

Cogemos la bandeja y la introducimos en el horno a una temperatura media de 180 a 190ºC durante unos 45 minutos. Serviremos el pato con dos tomates y emplatándolo con las patatas y la salsa del tomate triturado.

Besugo-con-pimientos-morrones.jpg

Besugo con pimientos morrones

Siempre nos parece que hacer recetas tradicionales o caseras son algo compiladas o engorrosas. No os voy a engañar, la de hoy es de ese tipo de platos que nos hace estar encima de los fogones, mimándolo y estando pendientes de él.

Sin embargo, como todo en la vida, el caso es ponerse. Puede que las primeras veces te resulte complicado y no obtengas el resultado que esperabas. Así que hay que practicar, no te desanimes. Además, es una manera muy rica y jugosa de comer pescado. Ideal tanto para la hora de comer como cenas.

Ingredientes para 4 personas:

1 besugo de un kg

700 gr de pimientos morrones

150 gr de harina

6 dientes de ajo

1 dl de aceite de oliva

Sal

Preparación:

Para empezar esta rica y sana receta comenzaremos pelando los dientes de ajo, reservamos. Continuamos descamando, limpiando, descamando y finalmente secando con un trapo el besugo. Ahora le daremos un par de vueltas con la harina y lo mantenemos reservado hasta que lo necesitemos.

Cogemos los pimientos morrones y los lavamos. Una vez limpios los colocamos en una placa de horno. La manera de prepararlos será echando un chorretón de aceite y los asamos unos minutos a fuego medio. Cuando ya estén asados, esperamos que se enfríen un poco y le quitamos la piel separándolos de la carne. Cortamos en tiras y los reservamos para después.

En una cazuela de barro calentamos 4 cucharadas de aceite y la ponemos a calentar a juego lento. Cuando empiece a humear echamos los dientes de ajo enteros. Después añadimos las tiras de pimientos y dejamos que cuezan ambas cosas a fuego muy suave durante una hora, removiendo de vez en cuando con la ayuda de una cuchara de madera.

Cuando pase este tiempo reservamos la primera cazuela y cogemos otra nueva, en la cual echamos el resto de aceite y lo calentamos para freír en el besugo enharinado durante unos 10 minutos por cada uno de sus lados, sazonándolo en cada vuelta al gusto.

Vertemos los pimientos y el ajo de la primera a la del besugo e introducimos en el horno durante 5 minutos a temperatura media.

Cuando pase este tiempo retiramos del horno. Tapamos una cazuela y le damos el último calentón a fuego muy muy suave. Sabremos cuando ya esté porque el pescado quedara muy tierno.

1068420494_78a1c871d8-500x288.jpg

Tomate Resultón

El tomate es uno de los frutos más comunes en nuestra mesa, normalmente lo utilizamos para ensaladas, como complemento en un sándwich, para hacer salsa para nuestros riquísimos platos o en puré.

Sabías que…  El tomate solo tiene 20 Kcal., en 100 gr., y que hay una variedad de colores y tamaños extensa, en tamaños los hay de 1 o 2 cm., de diámetro como los tomates cherry hasta de 10 cm., de diámetro como los tomates beefsteak, en colores los hay en rojo (conocido por todos), amarillo, naranja, rosado, purpura, verde, verde muy oscuro (casi negro) blanco, multicolor o rayados.  En este post te daremos algunas ideas para hacerlos de otras maneras y que queden de lo más resultones.

Firey Tomatoes

Tomates Rellenos Fríos

Ingredientes:

4 Tomates grandes y maduros

4 Cucharadas soperas de salsa rosa

½ Kg., de Gambas cocidas peladas

2 Huevos duros

1 Zanahoria

1 Patata Grande

¼ Guisantes congelados

¼ Judías verdes congeladas

Preparación:

Pela la patata y la zanahoria, las cortas a cuadros pequeños y las pones a hervir en una cazuela más o menos honda junto con los guisantes y las judías y agregas una cucharadita de sal, que hierva durante unos 20 minutos, cuando ya esté la zanahoria, echas las gambas y cueces durante unos 10 minutos más, apagas el fuego, escurres lo hervido y dejas que se enfrié a temperatura ambiente y reservas.

Coges los huevos duros, los pelas y los cortas en cuadros pequeños, reserva.

Coges los tomates y los cortas por la parte de superior a efecto de tapa y extraes el contenido con sumo cuidado, mediante una cuchara, esta pulpa la cortas a cuadros pequeños. Deja un poco de carne (del tomate) para que no se rompa al rellenarlo.

Cuando ya esté fresco lo hervido, coge un bol y agrégalo todo con la pulpa del tomate, los huevos ya cortados y la salsa rosa y remueve para que este bien unido. Rellena con sumo cuidado cada tomate y al final ponle la tapa del tomate a modo de sombrero. ¡Exquisito, fresco y dietético!

Tomates Fritos

Ingredientes:

½ Kg. de Tomates medianos y maduros

Aceite de oliva

Sal

Pimienta

Preparación:

Limpia bien los tomates y si tienen rabo, quítaselos. Coge un cuchillo fino y afilado y corta los tomates en rodajas, más o menos gruesas, colócalos en un plato y échale un poco de sal y pimienta (a tu gusto) y reserva.

Coges una sartén no muy honda y agrega un poco de aceite y deja que esté bien caliente, cuando lo esté, ve colocando cada rodaja para que se vayan friendo, cuando esté por un lado, dale la vuelta para hacerlo por el otro lado.  Servir caliente.

Este plato puede ser una guarnición perfecta para carnes y pescados hechos a la brasa. ¡Buen apetito!

img_1458.jpg

Postre de ojos de halloween

Este divertido flan además de estar muy bueno queda espectacular en HALLOWEEN. La idea es bien simple, hacemos un flan de huevo pero en vez de usar leche entera lo hacemos con leche semidesnatada (así cuaja peor y queda más deconstruido que dicen ahora).

INGREDIENTES:

  • 8 huevos
  • 1 litro de leche semidesnatada
  • 10 cucharadas grandes de azúcar
  • un poco de caramelo líquido para el fondo del molde
  • ojos de gelatina,
  • Colorante alimentario Rojo

Bate los huevos y mézclalos con la leche y el azúcar. Todo al microondas en un molde adecuado y a esperar que cuaje.

Sobre el Flan de huevo hacemos huecos con una cuchara donde echamos el colorante alimentario rojo y ponemos uno de los ojos.

Los ojos puedes encontrarlos en las tiendas de chucherías (http://sweet-design.es/producto/ojos-de-gelatina/) , el colorante alimentario en cualquier supermercado.

albondigas.jpg

Albondigas al azafran

Hoy voy a presentaros esta receta tan rica y que gustará a todos mucho, albondigas al azafrán.

Ingredientes

¼ cucharadita de hebras de azafrán

80 ml (⅓ taza) de vino blanco seco

500 g de carne de cerdo picada

50 g de panceta o jamón, cortado en trozos pequeños

2 huevos

1 rebanada gruesa de pan, picado por el pan rallado

1 cucharadita de pimentón dulce ahumado

¼ cucharadita de nuez moscada rallada

80 ml (⅓ taza) de aceite de oliva virgen extra

1 cebolla roja grande, cortada en rodajas finas

5 dientes de ajo, en rodajas

1 pimiento rojo,

1 pimiento verde

1 pimiento amarillo, sin semillas, cortadas en tiras finas, 3 cm de largo

3 tomates grandes, pelados y picados

Preparación 

Para empezar con la realización de estas albóndigas, remojar el azafrán en el vino blanco durante la noche o durante el mayor tiempo que se pueda.

Mientras tanto, mezclar la carne de cerdo picada con la panceta, huevos, pan rallado, pimentón y nuez moscada.

Añadir 1 cucharadita de sal y mezclar bien para combinar. Cubrir y refrigerar por lo menos 30 minutos.

Durante el enfriamiento, calentar el dos cucharaditas de aceite en una gran sartén de base pesada a fuego medio.

Una vez que se haya calentado cocinar la cebolla durante 5 minutos o hasta que empiecen a ablandarse y a cambiar al marrón. Agregar el ajo y cocinar por 2 minutos más.

Ahora, añadir los pimientos con ½ cucharadita de sal y cocinar durante 7 minutos o hasta que la mezcla comience a secarse.

Mezclar los tomates y cocinar por 8 minutos o hasta que los tomates empiezan a romper un poco.

Añadir el azafrán y vino blanco, reduciendo el fuego a bajo y cocinar a fuego lento. Revolver ocasionalmente, durante 10 minutos o hasta que el pimiento comienza a romperse y la salsa haya espesado.

Añadir un poco de agua si es necesario.

Sazonar con sal y pimienta.

Con las manos húmedas, hacer con la mezcla de cerdo hacer 30 bolas. Calentar 1 cucharada de aceite en una sartén de base pesada a fuego alto. Cocinar las albóndigas en grupos, volteándolos, durante 6 minutos o hasta que se dore por todos lados.

Transferir las albóndigas a la salsa con la 1 cucharada de aceite de oliva. Tapar y cocinar a fuego lento, y revolviendoocasionalmente, durante 12 minutos o hasta que estén cocidas.

Se puede servir caliente o tibio.

Consejo

Para pelar los tomates, lleve una cacerola grande con agua a hervir. Cortar una pequeña cruz en la piel en la base de cada tomate, a continuación, colocarlos en agua el hirviendo durante 20 segundos.

Y por último, colocar inmediatamente en un recipiente con agua helada. Enfriar y quitarles la piel.

Ajoarriero-de-antaño-600x288.jpg

Ajoarriero de antaño

Hoy os traemos un plato también con mucha historia. Se trata de un plato que se popularizo en ventas y posadas para las personas que trabajaban como arriero (lo que se conocía entones por transportistas de mercancías), en la zona de Bilbao a Zaragoza.

Este plato se inventó ya que el País Vasco es famoso por su bacalao. Los comerciantes que llevaban este alimento en su viaje no podían tardar mucho en venderlo en verano, ya que se ponía malo y lo tenían que ir vendiendo únicamente en la zona.

Hay muchas formas de prepararlo, según las zonas. Pero la que os presentamos es común en Bilbao.

Antes era costumbre añadirle patatas a la receta. Aunque ahora no se prodiga mucho. Aunque aún se ve así en lugares como Navarra. En Tafalla también, aunque esta receta lleva también caracoles. El toque que le da la patata es darle finura al plato.

Sea como sea, es un alimento riquísimo con una gran historia en nuestro país.

Ingredientes para 4 personas:

750 gr de bacalao

4 pimientos choriceros secos

3 tomates maduros

½ cebolla

1 huevo

6 dientes de ajoarriero2 dl de aceite

1 cucharadita de pimentón

Sal

Preparación:

Esta receta hay que empezar a prepararla la noche anterior. Pondremos el bacalao en remojo en un bol grande con agua. Al día siguiente, cuando este desalado lo descamaremos y desmigaremos. Lo reservamos.

Pelaremos y picaremos tanto la cebolla como los dientes de ajo.

Batiremos el huevo y pelaremos y trituraremos los tomates.

Cogeremos los pimientos choriceros secos y los dejaremos en remojo unos 10 minutos para que se reblandezcan. Luego los cortaremos en tiras.

Calentamos aceite en una cazuela de barro y echamos en ella la cebolla, los dientes de ajos, que ya están bien picados y dejaremos que vayan friendo.

Trascurridos 5 minutos añadimos el pimiento (intentando que se le haya retirado el total del agua), el tomate triturado y la cucharadita de pimentón. Dejamos sofreír todo en la cazuela durante 5 minutos y ya le podremos añadimos el bacalao desmigado.

Dejamos cocer durante 15 minutos a fuego suave y le añadiremos el huevo batido. Comprobamos el punto de sal corrigiéndolo si hiciera falta.

Serviremos muy caliente.

Sugerencias:

Este plato mejora considerablemente acompañado de un vino blanco aromático, que suelen ser los vinos jóvenes. Nada de vinos más clásico tinto que suelen ser muy secos y con cierto sabor a barrica.

¿No tienes la sensación de que flota en el ambiente un olor como el que tenía la cocina de la abuela?