salsa-agridulce-550x288.jpg

Más salsas

Las salsas siempre dan un toque y un sabor especial a ciertas comidas, y aquí te damos dos recetas muy conocidas que harán que tus carnes y pescados queden de lo más sabrosos.

Salsa Agridulce para Carnes

Ingredientes:

1 Vaso de caldo de carne

1 Cebolla pequeña

2 Cucharadas soperas de Azúcar

1 Cucharada sopera de Maicena

2 Cucharadas soperas de Kétchup

2 Cucharadas de Vinagre

Aceite

Sal

Preparación:

Coge la cebolla, pélala y rállala o córtala muy finamente. Coge una sartén y échale un chorrito de aceite, ponla al fuego y échale la cebolla. Remueve hasta que esté doradita.

Home made tomotoe puree

Mientras se fríe la cebolla, disuelve una cucharada sopera de maicena en medio vaso de caldo de carne, remueve bien para que no se hagan grumos, cuando esté listo y viendo que la cebolla está doradita, agrega el caldo a la sartén, deja que hierva un poco.

Cuando empiece a hervir agrégale dos cucharadas de vinagre, dos cucharadas de azúcar, dos cucharadas de kétchup y una pizca de sal. Revuelve continuamente hasta que empiece a hervir la salsa, déjala cocinar durante cinco minutos sin dejar mover.  Apaga y sirve caliente sobre la carne.  Si está muy espesa la salsa, échale un poco más de caldo de carne.

Salsa Agridulce para Pescados

Ingredientes:

1 Vaso de caldo de pescado

1 Cucharada de Azúcar

1 Cucharada de Salsa de soja

1 Cucharada sopera de Maicena

1 Cucharada de Kétchup

2 Cucharadas de Vinagre

Sal

Preparación:

En un cazo, vierte ½ vaso de caldo de pescado concentrado y agrégale una cucharada sopera de maicena, disuelve bien para que no haya grumos. Mientras está en el fuego calentándose a media temperatura, agrega sin dejar de mover, una cucharada sopera de azúcar, una cucharada sopera de salsa de soja, una cucharada sopera de kétchup, dos cucharadas soperas de vinagre y media cucharadita de sal.

Remueve constantemente para que no se hagan grumos y en cuanto empiece a hervir baja el fuego al mínimo y déjala que hierva durante unos cinco minutos sin dejar de remover.

Cuando esté lista, apaga y sirve caliente sobre el pescado.  Si resulta que está muy espesa la salsa échale un poco más de caldo de pescado y verás cómo queda en su punto.

Si te gustan este tipo de salsas puedes agregarlas al arroz, al puré de patatas, a las patatas fritas o al sándwich: te aseguro que te quedaran fenomenales dándoles un gusto extra y excepcional.