Chipirones rellenos

Vas a quedar como un señor. O como dos. Hoy te presentamos un primer plato es-pec-ta-cu-lar ¡Chipirones rellenos! Si es que hasta el nombre sabe bien. Te lo van a agradecer todos (menos los chipirones), ya lo verás.

Además, a poco que tengas dos manos y un nivel de cocinero suficiente para diferenciar el grifo un balón de baloncesto, encontrarás que es muy fácil elaborar una receta cuya única dificultad radica en no hacerla todos los días. Así de buenos están estos chipirones rellenos.

Chipirones rellenos

Chipirones rellenos

Ingredientes:

Comienza por sacar un kilo y cuarto de chipirones de la nevera (si los guardas en otro sitio tienen la costumbre estropearse: son así de exigentes); toma también un par de cebollas, un bote de tomate triturado y media docena de dientes de ajo.

También te va a hacer falta una rebanada de pan, 100 cc de aceite de oliva (un poco más de un tercio de un vaso normal), 3 decilitros de vino blanco (lo que cabe en una lata de refresco, más o menos), tinta de calamar y 100 gramos de jamón picado.

Preparación:

Vamos a empezar preparando el relleno, para lo que, primero, limpiaremos los chipirones y reservaremos, de un lado la cabeza y de otro las patas. Aprovecha para salar ambas partes. Ahora fríe media cebolla picada muy menuda, a la que le añadirás las patas, también picadas y el jamón. Ponle un cuarto del vino blanco.

Seguimos adelante, preparando la salsa: en otra sartén, dora la rebanada de pan y los dientes de ajo. En cuanto estén doraditos –que no quemados-, añades la cebolla que te faltaba, también muy picada ¿A que huele bien?

Ahora viene la parte que distingue a los cocineros con dos manos de los que cocinan como si no las tuvieran: mete el relleno dentro de las cabezas de los chipirones, ciérralas con un palillo y ponlas en la salsa. Es el momento de añadir el resto del vino y la salsa de tomate.

Haz un poco de ejercicio: machaca los ajos, con el pan y la tinta, en el mortero, mézclalo todo bien y ponlo encima de los chipirones. Déjalo todo durante cincuenta minutos, más o menos, a fuego lento. Entretanto, si quieres hacerte una guarnición, cuécete un poco de arroz.

Recuerda:

1250 gr. de chipirones

2  cebollas

1 bote de tomate triturado

5 o 6 dientes de ajo

1 rebanada de pan

100 cl. de aceite de oliva

3 dl. de vino blanco

tinta de calamar

100 gr. jamón picado

Como ves, se trata de una receta fácil en la que apenas invertirás una hora.