cordero-1000x288.jpg

Carré de cordero con costra de hierbas y patatas paja

No te asustes. Es más complicado nombrar este plato que elaborarlo. Cualquiera de los pasos para esta receta va poco más allá de lo básico. Y cualquiera de los ingredientes es muy fácil de encontrar (puedes comprar carne aquí, si quieres asegurarte de que esté bien fresca).

Atrévete con un plato que, sin lugar a dudas, va a hacer las delicias de tus comensales y a ser la envidia de todo aquél que te oiga decir: “Me he preparado un carré de cordero con costra de hierbas y patatas paja”. Total, nada.

Ingredientes:

Veamos qué vas a necesitar para que coman dos personas: para empezar, un carré de cordero (lo que vienen siendo ocho costillas), una  patata, medio diente de ajo, una rebanada de pan tostado, un par de cucharadas de mostaza de Dijon, un vaso de txakolí o, en su defecto, de vino blanco, un poco de aceite oliva virgen extra, sal y pimienta. Ten a mano unas cuantas hierbas aromáticas.

¿Te falta algo? ¿No? Pues, ¡al tajo!

Preparación:

Vas a empezar por separar la carne del carré de los huesos, pero evita hacer dos cosas: una, cortar la carne por completo; dos, y más  importante, hacerte un corte en los dedos. Retira la carne que hay entre las costillas, dejándolas tan limpias como sea posible.

Ahora toca salpimentar y untar el carré con una cucharada de mostaza. Atas la pieza con un hilo de bramante o una cuerda de cocina y la dejas sobre una bandeja específica para el horno, junto con una ramita de orégano en la placa. Mojas la carne con un chorro generoso de txakolí y la horneas durante quince minutos a 220º.

Vamos a ir preparando el majado. Para ello, corta en láminas el ajo y machácalo (májalo) en el mortero junto con unos granitos de sal. Añádele unas hojas de orégano, romero, perejil picado y una pizca de tomillo. Deja caer un chorrito de aceite y pon la rebanada de pan tostado hecha pedacitos. Chac, chac, chac… Májalo todo muy bien.

¡La carne! ¡Que ya ha pasado el cuarto de hora! Retira la cuerda y unta el carré con la mostaza que te ha sobrado. Ahora, la embadurnas bien con el majado (vas a tener que lavarte las manos luego. Vaya peste a ajo).

De vuelta a horno, vas a dejar que se gratine la carne durante un par de minutos, hasta que esté dorada. Ahora, cortas la pieza de modo que se queden en cuatro costillas para cada comensal.

Vamos a preparar la guarnición, las patatas paja. Ayudado por la mandolina, corta la patata en tiras muy, muy finas. La fríes en una sartén con una buena cantidad de aceite caliente y la escurres en papel de cocina, para que suelte esa grasa que no nos hace falta para nada.

Sirve este plato. Escucha. Deja que tu ego de chef se dispare a cotas nunca imaginadas.

Recuerda:

Un carré de cordero (como 8 costillas)

Una patata

Medio diente de ajo

Una rebanada de pan tostado

Dos cucharadas de mostaza de Dijon

Un vaso de txakolí o vino blanco

Aceite de oliva virgen extra

Sal

Pimienta

Hierbas aromáticas, entre las que deben estar el tomillo, orégano, romero y perejil.

Tardarás poco más de media hora en tener listo este plato de dificultad media y sabor superior.