Calamares-rellenos-599x288.jpg

Calamares rellenos

Ingredientes:

2 calamares grandes

100 gr de carne picada de cerdo

2 rebanadas de pan

1 huevo duro

1 huevo fresco

2 cucharadas de piñones

4 cucharadas de aceite

Un chorrito de coñac

Harina

Aceite

Pimienta

Sal

Salsa:

6 cucharadas de tomate frito

1 vasito de vino blanco

1 cucharadita de harina

½ de laurel

Pimienta

Sal

Preparación:

Para comenzar la receta empezaremos por limpiar los calamares, separando las aletas de las patas. Trocearemos las extremidades y las mezclamos junto con el huevo duro picado, los piñones, la carne picada, y la miga de pan remojada en leche, huevo batido y coñac. Sazonamos con pimienta y sal al gusto. Mezclamos.

Con esta mezcla rellenamos los calamares con la ayuda de una cucharilla. Los embarramos con harina y lo echamos en una sartén friéndolo en aceite a un fuego moderado hasta que veamos que se dora el calamar. Alcanzando este momento, apagamos el fuego, lo retiramos y lo reservamos.

En este aceite elaboraremos la salsa. La forma será  añadiendo el tomate frito, el laurel, el vino y la harina disuelta en un  poco de agua. Removemos y dejamos cocer la el resultado a fuego suave durante unos 20 minutos como mínimo.

Trascurrido este tiempo, verteremos los calamares en la sartén y dejaremos que se cuezan junto a la salsa cubriendo la sartén con una tapa, conservando el fuego lento. El tiempo dependerá de la calidad de los calamares, tendremos que conseguir que se queden tiernos.

Servimos caliente emplatando o sirviendo en una bandeja directamente, según prefiramos y nos sea más cómodo.

Sugerencias:

Es aconsejable cerrar los calamares para que no se vuelque o pierda su relleno en el resto de la sartén. Para ello podemos utilizar un palillo de madera atravesando la boca. El momento será justo antes de freírlo, así se mantendrá sujeto todo el tiempo.

Aunque esta receta esta rellena de mezclando carne y pescado, podemos rellenarlos de cualquier clase de alimentos, tanto otros pescados, como merluza o atún, como de verduras, como calabacín, cebolla, etc.  Así como las salsas. Lo que hace que este plato resulte una receta muy versátil.

Para acompañar la receta podemos utilizar condimentos, como un arroz blanco cocido, lo que liga muy bien con cualquier salsa, carne y pescado. Como con unas patatas en gajos o fritas. Lo importante es aprovechar y mojar, pues la salsa es riquísima.