Aguacates-en-ensalada-569x288.jpg

Aguacates en ensalada

Ingredientes:

3 aguacates

5 ramas de apio blanco

1 cogollo de lechuga

3 huevos duros

100 gr de almendras crudas y peladas

3 cucharadas de nata liquida

Limón

Aceite

Pimienta

Sal

Preparación:

Para empezar esta exótica receta procederemos a preparar los aguacates. La forma es pelándolos y cortándoles la pulpa en dados de tamaños lo más similares posibles, reservamos en un recipiente. De la misma forma, separamos las ramas de la lechuga, las limpiamos con agua, cortamos en trozos y vamos colocando sus trozos en  los extremos de una bandeja amplia, que será donde sirvamos la ensalada.

Te recomendamos que metas la fuente en el frigorífico para que este más fresca a la hora de comer. De esta forma, además, la lechuga no pierde frescura y ni se pone fea, siguiendo estando crujiente. Que es lo que con el calor les suele suceder, que se mustia.

Ponemos los huevos a cocer en un cazo al fuego. Mientras iremos preparando el resto de ingredientes, en este caso el apio. Para ello tienes que quitar las partes duras, así como las hebras y cortarlo en bastoncillos. Echamos en el mismo recipiente que el guacamole.

Añadiéndole después el aceite, el limón, la pimienta y por último la sal, estos dos al gusto. De esta forma, si ponemos la tapa al recipiente, podemos gracias a sacudidas enérgicas de arriba y abajo, hacer que se mezcle a la perfección nuestros ingredientes, sin necesidad de darle vueltas en la bandeja y estropear la presentación.

Abrimos y con la ayuda de una cuchara extendemos su interior por la bandeja, que ya habremos sacado del frigorífico, sin tapar la lechuga, por el centro. Con los huevos ya cocidos los pelamos y cortamos. Una vez listo los ponemos encima del resto de esta ensalada y adornamos su presentación.

Solo nos queda servir en la mesa y esperar el entusiasmo de los comensales, ya que es un plato fresco, cómodo y muy rico. Seguro que les encantara.

Consejo:

Cuando cortes aguacates y tengas que conservarlos un tiempo, echarlos en un recipiente junto a su hueso. El ayudara a que no se estropee y se conserve fresco hasta que lo necesitemos.

Si tienes montada la ensalada con anticipación o tienes que esperar para servirla. Puedes guardarla en el frigorífico. Al estar ya aliñada no olvides taparla con papel de aluminio o trasparente. Así no se estropeara.